Una carta y un poema de Martí influyeron decisivamente en el rumbo de mi vida

Por Osmel Ramírez Álvarez

‘Su propio autoretrato es la imagen de Martí que más me impresiona’

HAVANA TIMES – Ya era un hombre, aunque muy joven, cuando descubrí a Martí. Al Martí real, desde sus propias palabras, conociendo su vida a través de las diversas biografías y relatos de personas que lo conocieron. Porque antes solo sabía de esa versión manipulada del Maestro, cuasicomunista, supuesto autor intelectual de la obra de Fidel.

Por fortuna, pude despegarme de ese lastre y buscarlo por cuenta propia. Así, poco a poco, entré en su mente, o al menos traté, a través de sus discursos, ensayos, poemarios, cartas y artículos periodísticos. Ya explorábamos al verdadero Héroe Nacional muchos jóvenes universitarios en los 90, y grande era nuestro entusiasmo.

Un ejemplo bastará para dibujarlo: un día, otro estudiante se aparece en mi casa, estando de pase de fin de semana, con un gran descubrimiento. Era la carta de Martí a Gómez, del 20 de octubre de 1884 (Obras Escogidas T1, pp 459. Edt. Ciencias Sociales), en la cual rompe con su colaboración en el Plan Gómez-Maceo. Algunas frases ya eran muy conocidas, pero la totalidad del texto parece como si estuviera dirigido a Fidel Castro. Para mí constituye su verdadero testamento político, no la carta inconclusa a Manuel Mercado escrita en Dos Ríos y que nunca llegaremos a saber su completo significado.

En esta a la que me refiero, escrita al Generalísimo, describía los peligros del autoritarismo, y como si fuera una fotografía, dibujaba los principales males de nuestra sociedad devenidos con la revolución autoritaria y socialista radical. Aquel amigo que me la mostraba estaba exaltado y ambos respirábamos un fervor patriótico desbordante. Me proponía acciones para hacer algo por la Patria, porque el Apóstol tiene la capacidad aún hoy de animar a ser patriota y ciudadano activo. Martí es peligroso en la Cuba de hoy y en nuestra inocencia juvenil ni lo percibíamos.

Lamentablemente, ese antiguo amigo ya ni lo es hace tiempo. Pronto reaccionó en aras de superación personal y se abstuvo por largo tiempo de leer al Apóstol, porque lo “iba a separar de sus metas individuales” por otras altruistas y casi suicidas. Hoy vive en el extranjero y aunque está al tanto de la política, sin perderse un detalle, dice que es apolítico y que no le interesa Cuba; ha abrazado filosofías extremistas antifeministas y de superación personal, y apartó nuestra amistad, igual que hizo con Martí.

Pero en mí caló mucho más el Maestro. Seguí leyéndolo y encontré el poema Yugo y Estrella, (Obras Escogidas T1, pp 366. Edt. Ciencias Sociales), el cual memoricé rápidamente y abracé su contenido como un evangelio. En él su madre le presenta las dos opciones en la vida, luchar por la libertad y la justicia, o someterse a lo más conveniente en aras de vivir lo mejor posible: sufres por “elegir la estrella” o eres un “manso buey”. Es fácil saber en cuál de los dos caminos estamos, solo lleva un pequeñísimo análisis tras leer el poema.

Todo lo escrito por Martí es un caudal de conocimientos, valores éticos y magisterio patrio, pero esa carta a Gómez y ese poema de los Versos Libres cambiaron mi vida, ayudaron a definir mi derrotero y me animaron a leer mucho más.

Quien logra entender el mensaje más profundo en los escritos martianos, desde que comienza a leerlo por vez primera, puede llamarse genio. Se necesita tiempo de aclimatación con su forma de escribir y mucha cultura universal para llegarle de verdad. Confieso que fue un proceso lento en mí y entre más lo leía, más capaz era de captarlo rápidamente.

Sin embargo, su estilo es compartimentado y seductor a la vez. Pueden las mentes menos listas sentirse abrumadas con su prosa densa, como en Nuestra América, o por su lírica estrepitante, como en Versos Libres, pero la mayoría alcanza a entender y emocionarse. Sin embargo, la comodidad intelectual lleva a la mayoría a preferir y no pasar de sus obras más simples como la literatura infantil y los versos sencillos. Lo cual, sin duda, deja cojo cualquier acercamiento fiel.

Recomiendo no verlo como un hombre perfecto que se lo sabía todo, porque no lo era. Yo mismo no concuerdo con algunos detalles y es natural que suceda. Solo fue un visionario muy audaz, entregado en cuerpo y alma a aquello que consideraba lo correcto; de mente brillante y capacidad de análisis infinita; de alma sensible y a la vez profunda. Para mí es una verdadera escuela.

Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.



Un comentario sobre “Una carta y un poema de Martí influyeron decisivamente en el rumbo de mi vida

  • Osmel, una de las entradas de mi blog: adovale.cubava.cu se titula: “El verdadero testamento político de José Marí.” Y reproduzco el texto completo de su carta al General Máximo Gómez del 20 de octubre de 1884 (OC, Vol. 01:177-180 Versión digital) del Centro de estudios Martianos.
    Realmente el borrador inconcluso de una carta a su amigo Manuel Mercado no debe ser considerado como su testamente político porque la misma esta relacionada con un visita hecha por él a Mexico, el año anterior, con el propósito, entre otros, de recabar el apoyo del dictador mexicano Porfirio Díaz a quien le solicitó una fuerte cantidad de dinero, en calidad de préstamo, que este finalmente no otorgó, y es evidente que le está dando argumentos a su amigo del alma Manuel Mercado, muy cercano a Porfirio Díaz, para que influyera sobre este para que accediera al préstamo solicitado. Ya en carta a Máximo Gómez contándole sobre esta visita a México le dice “por la independencia mostrada, y el pensamiento de política
    antiyanqui que, sin exceso, dejo influyendo grandemente en México” OC, Vol. 3:249

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Bosque de La Habana.  Por Monisha Ehsan (Canadá).  Cámera: iPhone XS Max

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]