¿De quién es amigo AMLO?

¿Del pueblo cubano o del gobierno del Partido Comunista de Cuba?

Los presidentes de México y Cuba en Mayo 2022 en La Habana. Foto: la página de AMLO

Por Osmel Ramírez Alvarez

HAVANA TIMES – El gobierno de Cuba es literalmente ‘el gobierno del Partido Comunista de Cuba’, del PCC, no el del pueblo cubano. Se puede ser romántico, pero no tonto, y no parece que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, no conozca todavía ‘el agua tibia’. Es la realidad política cubana y decir otras cosas sería ciencia ficción, demagogia o ignorancia infantil de la realidad cubana, depende de quién lo diga.

Nuestro pueblo ni elige ni postula ni ejerce la soberanía, todo lo hace el PCC, directa o indirectamente; a camisa quitada o camuflado; pero lo hacen ellos. Cuando se esgrime el principio de ‘la libre determinación de los pueblos’, simplemente no aplica para Cuba, porque el pueblo cubano no tiene la capacidad política de determinar nada. Esto no es un país normal, es un país enfermo por el despotismo y el totalitarismo, y así no podemos siquiera intentar participar o protestar.

A AMLO y el resto de la comparsa de presidentes que no abren la boca para pedir por nuestros derechos humanos más elementales, pero sí gastan todo su capital político en abogar para que la dictadura del PCC sea aceptada por la comunidad internacional como un gobierno legítimo, no les interesa la orden de ataque contra el pueblo el 11 de Julio que lanzó las fuerzas represivas contra una protesta legítima e increíblemente ordenada.

Ni le importa la criminalización de esa protesta con miles de detenciones y cientos de juicios condenatorios, politizados. No les importa que hubo un muerto y no fue un policía asesinado por el pueblo enfurecido, sino un ciudadano que protestaba el que fue asesinado por un policía.

Y ese policía nadie sabe cómo se llama, no le han celebrado juicio que se sepa y mientras, contra los manifestantes, se han ensañado usando las leyes y los tribunales para el escarmiento y la intimidación. Y así persuaden a la ciudadanía a que no haga uso de sus propios derechos constitucionales cuando atentan contra el sistema. 

Tampoco les importa, a AMLO y compañía, el bloqueo interno a la libertad económica de los cubanos, que es la razón principal de nuestras penurias. Incluso, si no existieran las prohibiciones y las trabas al ejercicio económico libre, el bloqueo estadounidense no fuese operativo ya que no es dirigido contra el sector privado, sino contra el estatal controlado por el PCC.

Y todo bloqueo es condenable, pero nadie que tenga ética y decencia exige primero al extranjero que quite un bloqueo antes de exigírselo al nacional que lo impone más cruel y fuerte, y sobre cosas más sensibles.

Por eso es abusivo, cruel y cómplice que se refieran al problema de Cuba como un asunto que debemos resolver los cubanos sin intromisión de nadie; sin que nadie apoye o se solidarice con nosotros; y que mientras no podamos sacudirnos el yugo, el resto de los países deben relacionarse con el gobierno del PCC, como si no estuviera pasando nada.

Así como las mujeres víctimas de violencia doméstica necesitan ayuda externa, los pueblos que sufren del despotismo también la necesitan. Cerrar los ojos por respetar más la casa ajena que la dignidad de las personas, y mucho peor ser amigo del abusador, es complicidad.

La excusa de ‘la no interferencia en los asuntos internos’ no es legítima en el caso de Cuba. El soberano de Cuba no es el PCC, es el pueblo cubano y quien se diga amigo del pueblo cubano debe abogar por nuestra soberanía popular, no por el supuesto derecho del PCC a gobernarnos eternamente como una casa reinante.

¿Por qué el mandatario azteca cree que los cubanos no merecemos una democracia o disfrutar de nuestros derechos humanos o al menos tener el espacio democrático para luchar por ellos como hacen los mexicanos? ¿Por qué cree que lo que nos merecemos es una dictadura, que usufructúa sin consultarnos ni permitir un debate libre, nuestra soberanía?

Si AMLO fuese amigo del pueblo cubano, en vez de desgastarse intentando que las dictaduras sean bien vistas y toleradas, mejor hubiese pedido a Díaz Canel la liberación de todos los presos políticos en Cuba y que inicie un diálogo nacional sincero con la oposición y la sociedad civil, como parte del consejo o la idea que lanzó de ‘actualizar la revolución’. 

Lo que podría significar, si quisieran hacer algo útil por este sufrido pueblo, la búsqueda de un nuevo pacto social donde quepamos todos los cubanos, con democracia, libertad económica y derechos humanos plenos. Pero dejó bien claro de quién es amigo.

Lea más del diario de Osmel Ramírez aquí.



Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.

Osmel Ramirez has 158 posts and counting. See all posts by Osmel Ramirez

2 thoughts on “ ¿De quién es amigo AMLO?

  • Ese es el pecado de la izquierda en todo el mundo, confundir el gobierno con el pueblo.

  • Así es Tito. Salvo pocos ejemplos de integridad moral en la izquierda democrática, la mayoría adora coquetear con los déspotas y autoritarios, como si de corazón se vieran representados por ellos. Como si la democracia que los parió fuese sólo un mal necesario. Horrible!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.