¿Remisión médica para qué?

Nonardo Perea

El hospital militar. Foto: Jimmy Roque Martínez
El hospital militar. Foto: Jimmy Roque Martínez

HAVANA TIMES — Hace unos días tuve un accidente; una olla de frijoles hirviendo calló encima de mi pierna izquierda.

Enseguida acudí al hospital más cercano, el Militar. Adolorido hice una caminata de varios kilómetros. Al llegar al cuerpo de guardia, enseguida una enfermera mayor de edad me atendió atentamente, buscó gasa y agua destilada para aplacar mi dolor.

En poco tiempo me explicaron que iba a ser remitido al hospital Calixto García que está en el Vedado, porque en el Militar no atendían quemados.

Esto fue lo primero que llamó mi atención, ¿cómo es posible que en un hospital militar no atiendan a personas quemadas?

Luego de la información, me explicaron que podía esperar por una ambulancia que me llevaría dado mi estado. Mi novio, que estaba conmigo, preguntó cuánto demoraría la gestión, y uno de los médicos nos explicó que podía tardar unas cuatro horas, por lo que decidimos irnos por nuestra cuenta en un taxi de alquiler para agilizar el proceso.

No obstante, antes de partir debí esperar media hora para recibir una remisión médica, de la que se hizo cargo una muchachita, al parecer estudiante, que tuvo que rehacer la remisión tres veces, porque nunca le salía bien, hasta llegar a la cuarta. Mientras tanto, estaba adolorido y con ganas de llegar al otro hospital que queda algo distante de donde vivo.

Una vez en el Calixto García, le mostré la remisión a la doctora de turno y esta no le dio ningún interés, ni siquiera la leyó por arribita, o sea, que la pérdida de tiempo en la anterior unidad asistencial fue en vano.

Fui curado, y recibí otra remisión en la que indicaban ir a otro centro hospitalario, esta vez el Fajardo, también distante de mi casa, allí debía comenzar con las curas.

Dos días después, bien temprano en la mañana, llegué al Fajardo con el papelito de la remisión. Estaba en la cola, que era bastante extensa, cuando uno de los pacientes me aseguró que la remisión no me servía de nada, era innecesaria, solo debía pedir el último y luego, según el orden de llegada, rellenar una especie de formulario donde debía escribir mi nombre, edad, lugar donde resido y cuál era el sitio de la quemada. Solo eso.

Salí doblemente adolorido, la primera cura fue terrible, porque me rasparon hasta que saliera la sangre.

Lo más difícil fue salir por mis propios pies. Mientras caminaba solo pensaba en lo inútil que a veces son los papelitos de remisión, y en esas otras personas, muchas veces ancianas (os) que con quemaduras deben viajar de lejos sin apenas tener recursos para luego retornar a casa, para ese entonces nadie te hace un papelito para tomar un taxi e, y claro, para qué, si al final todos sabemos que los papelitos no sirven para nada.

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.


10 thoughts on “¿Remisión médica para qué?

  • el 7 octubre, 2015 a las 1:03 pm
    Permalink

    Ojala, la diferencia de Cuba con Ecuador es que alli no se hizo una “revolucion de los humildes, por los humildes…etc” y que nadie ha dicho que tal pais es una potencia medica mundial, tampoco se hablan maravillas a nivel planetario de las bondades sin limite del sistema ni se exportan los medicos y otro personal de salud en detrimento del propio. Ud cree que todos los cubanos tienen auto? “son solo 20 minutos en carro” si, como no, Ud sabe cuanto cuesta un almendron aunque sea solo para recorrer la distancia esa de 20 minutos? Brother, cuando usted se fue al extranjero perdio la perspectiva.

  • el 7 octubre, 2015 a las 4:35 am
    Permalink

    Ah, que se me había pasado…debe ser “la olla cayó”…no calló, a menos que implique que la misma hizo silencio…

  • el 4 octubre, 2015 a las 8:47 pm
    Permalink

    Brother, entre todos los hospitales que mencionaste creo no hay mas de 20 minutos en carro, del Finlay al Calixto y despues para el Fajardo, yo soy medico y he trabajado en varios paises, imaginate aqui en Ecuador te remiten por cualquier boberia a un hospital que puede estar a 6 horas de tu casa……… y nos quejamos!!!???? No creas que encontrar un epecialista en Caumatologia es facil y alli lo encontraste en tu misma ciudad…. que bueno!!!! lo que pasa que los cuabnos estamos acostumbrados a protestar por boberias y no conocemos “de la Misa ni la mitad” Saludos, pronta recuperacion.

  • el 30 septiembre, 2015 a las 12:27 am
    Permalink

    Warhol:

    Ojo con las cicatrices…si no hay otra cosa, recurre a la sábila…

  • el 29 septiembre, 2015 a las 11:41 pm
    Permalink

    Por mi parte, te deseo que rebases la pruebita sin mayores consecuencias…pero me dejaste con la duda…¿también acudiste al Militar?

  • el 29 septiembre, 2015 a las 6:43 am
    Permalink

    Copio, en el Sistema de salud en su laberinto:

    “Ya con el ingreso en la mano fuimos a admisión para que nos llevaran a la sala. Puerta cerrada. Toques. Más toques. Nada, seguramente no hay nadie. Esperamos, un ratico nada …

    ——
    Y asi por el estilo. La odisea del laberinto de la salud.cubana.
    Por mi parte, el sabado descubrí que un dolor en una mano, que yo atribuia a artritis, era provocado
    por una ligera inflamacion en un tendon, Adverti en mi trabajo que me ausentaria el lunes para ir
    al medico. Ayer, llamé a mi doctora que accedió a verme casi a las 5 de la tarde. Me remitió, luego
    de un examen visual para que me presentara hoy a las 8 de la mañana a un laboratorio, “Te voy a hacer un
    mapita para que llegues” “No – le respondi a la asistente. Pongo la dirección en mi GPS y el me indica
    sin falta. LLegue hace un rato a eso de las ocho menos cuarto. Los baños estaban limpios y todo estaba
    como para inspeccion del Ministerio Je Je. Las asistentes y tecnicas, me trataron con una sonrisa en los
    labios y amablemente, “Su licencia de conducir y tarjeta de seguro”, por favor- , me pidio.
    Me tiraron dos placas, Los resultados, que estan en dos dias se los mandan a mi doctora y ya ella
    enseguida me llamará. Salí de ahi a las ocho y nueve minutos. Como soy tan simpatico, espero que
    los foristas me deseen que no sea nada malo. Ji Ji. Saludos.

  • el 28 septiembre, 2015 a las 10:46 pm
    Permalink

    Cuanto lo siento Warhol. Que te recuperes pronto. Lo que cuentas del bienestar de salud cubano, no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

  • el 28 septiembre, 2015 a las 5:42 pm
    Permalink

    que te recuperes pronto!

  • el 28 septiembre, 2015 a las 9:41 am
    Permalink

    basta media vez que no tengas el salao papelito para que te lo pidan y te viren para atras

  • el 28 septiembre, 2015 a las 9:30 am
    Permalink

    Accidentado y obligado a deambular por los Hospitales de la ciudad. Pero el General afirma que cumplimos los Objetivos del Milenio y seguramente pronto tendremos un informe de los amanuenses que dice igualmente que los cumplimos sin cifras fiables y/o ocultando cifras.Este otro papelito lamentablemente cree el gobierno que te debe bastar aunque tampoco te sirva para nada como el de la remisión.Muy lamentable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *