Ovejas descarriadas

Nonardo Perea

Foto: flikr.com
Foto: flikr.com

HAVANA TIMES — Un amigo mío y yo, asistimos a una fiesta cristiana.

Y no fuimos precisamente como invitados, sino que la pastora estaba interesada en que filmasen el acontecimiento, y otro amigo nuestro nos pidió de favor que ayudáramos con la filmación.

No puse objeción, porque respeto todas las religiones que existen en el planeta, y decidí participar del evento.

No niego que me sentí un poco incómodo, porque desde que llegamos al patio sagrado de la casa, las personas que concurrían el lugar nos miraban como si no fuéramos personas normales. Más bien nos observaban como si fuésemos una especie en extinción.

Acostumbrado a ciertas posturas de la sociedad, me senté en uno de los bancos que había en el patio, y comencé a observarlo todo, al poco rato apareció la pastora y comenzó a saludar a los presentes, luego de un buen rato, ya ella tenía conocimiento de quienes filmarían el suceso, y se acercó a nosotros con dos muchachos cristianos.

Nos hizo hacer un círculo, no sabía que esto formaba parte de la fiesta.

En voz baja comenzó a orar, y pidió al señor que salvara a las ovejas descarriadas. Supuse que los descarriados éramos mi amigo y yo, que sin cobrarles un centavo estábamos allí para brindarles un servicio desinteresado.

Poco faltó para que me diera un ataque de risa, yo y mi amigo nos miramos y sonreímos, no pudimos hacer otra cosa que reír.

Ahora me pregunto, ¿de dónde sacó la pastora que mi amigo y yo éramos ovejas? ¿Y descarriadas? ¿De dónde nos conoce para asumir que éramos personas que necesitábamos ayuda del señor?

Finalmente terminamos de filmar el espectáculo, y ya concluyendo, la pastora habló hermosas palabras a sus ovejos.

Inesperadamente, recibió una llamada a su celular, se trataba del esposo de la pastora, acto seguido puso el altavoz, y desde los Estados Unidos de América, el pastor saludó a todos. Al escuchar su voz, de repente creí estar en un concierto de Michael Jackson, porque las ovejas no descarriadas no dejaban de gritar por la contentura.

Para finalizar, la pastora mandó a una muchachita con un saquito en la mano, a que fuera fila por fila recogiendo dinero de los presentes.

Eso me hizo pensar que la pastora, también formaba parte del rebaño, y era una oveja un poquito descarada.

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.


8 thoughts on “Ovejas descarriadas

  • el 26 septiembre, 2014 a las 12:28 pm
    Permalink

    “Para aquel que cree ninguna razon es necesaria…… para el que no cree ninguna razon es suficiente”.

    Para los que no creen vayan a estudiar un poquito de fisica cuantica y aprendan que el materialismo se quedo sin materia…… que todo lo que conocemos como materia esta formado de energia…… que energia es lo que los filosofos siempre han opuesto a la materia en sentido religioso……. y que era energia hasta el pequeño nucleo que dio origen al Big Bang creando en unos segundos todo el universo que conocemos, el que no conocemos y probablemente algunos mas que puede que existan paralelos al que vivimos…….. despues que aprendan estas cosas y algunas otros comportamientos excentricos de la energia vienen y de nuevo aqui y tratan de contradecir la siguiente afirmacion de Albertico Einstein:

    “La religion sin la ciencia es ciega……. la ciencia sin la religion es coja”

  • el 26 septiembre, 2014 a las 6:08 am
    Permalink

    Warhol,

    No basta con decir que se respetan las religiones. Hay que hacerlo de hecho.

    Primero: Un poco de conocimiento no daña. El lenguaje usado es el mismo que usan todos los templos, el de la biblia. No hay otro. Para Dios todos nacimos del pecado original, somos pecadores “by default”. Nada que ver contigo y tu condición. No veas fantasmas donde no los hay.
    Segundo: Todas las iglesias del mundo se mantienen con el aporte de sus feligreses. No es descaro, es que , a luz, el agua y el teléfono del templo se paga en dinero. Las biblias y todo el material que la iglesia usa y que hace llegar gratis hasta el fin del mundo, se imprime en imprentas que o bien mantiene la iglesia o bien subcontrata.

    Y eso te lo dice uno que no cree ni en la madre que lo parió.

    Vamos, que llevas una racha en los últimos posts que dejan mucho que desear.

  • el 26 septiembre, 2014 a las 4:16 am
    Permalink

    Jajaja, buen relato Wharol, me imagino la gritería cuando escuchaban el mensaje desde la “yuma”. Realmente es muy molesto, por lo menos en mi opinión, que alguien se tome el derecho de determinar quien es descarriado y quien no lo es, como mismo determinar quien se salvará y quien no, eso tiene un cierto tufillo a dictadura. No es para generalizar, pero he visto, tanto en Cuba como en otros países, líderes de iglesia que se contradicen en sus mensajes y se dan una vida poco menos que de reyes, viajando y disfrutando con el dinero de sus “hermanos”. Saludos.

  • el 24 septiembre, 2014 a las 8:47 pm
    Permalink

    Por favor especifica, eran cristianos ¿evangélicos? ¿U otra cosa? Porque no todos pos cristianos hacen los mismos cultos.

    Los catolicos no hacen ese tipo de shows donde te exhiben delante del rebaño, hacen la misa y el que quiere va a coger la hostia y el que no se quda en su puesto. Pasan el cepillo y cada cual da lo que quiere si quiere. Y lo mismo los epicospales que igual creen en los santos pero no reconocen al Papa.

  • el 24 septiembre, 2014 a las 1:05 pm
    Permalink

    Wharol hay que cantarte la canción de Santiago Feliu que dice “No eres tu mi amor, son los demás”

  • el 24 septiembre, 2014 a las 12:00 pm
    Permalink

    Excelente relato Warhol P. Ojalá la Pastora tome el carril de la decencia y no viva de sus ovejas!!!

  • el 24 septiembre, 2014 a las 10:58 am
    Permalink

    Warhol, en todos los templos, de todas las creencias, se habla de los descarriados, así es que no se sientan aludidos ni tu amigo, ni Tu, que en fin de cuentas todos somos un montón de ovejas descarriadas!.

  • el 24 septiembre, 2014 a las 9:07 am
    Permalink

    Jajaja, muy bueno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *