Guerra entre vecinas

Nonardo Perea

Solar de La Habana. Foto: Eladio Reyez
Solar de La Habana. Foto: Eladio Reyez

HAVANA TIMES — Se sabe que para un escritor cuando está frente a la página en blanco, lo más importante es que baje la musa, cosa en la que no creo mucho; para mí por ejemplo, para escribir un buen cuento lo más importante es tener tranquilidad y que reine un silencio absoluto, solo así consigo ser creativo.

Y desde que a tres de mis adoradas vecinas les ha dado por armar una guerrita personal, mi tranquilidad se ha visto modificada. Vivo en un solar, y, por desgracia, mi vivienda está situada en el centro, y rodeada por otras siete.

Antes eran las mejores amigas, confidentes, se visitaban y hasta compartían fines de año y celebraciones de todo tipo; hacían caldosas en el patio del solar, y todo era un sueño, pero las cosas terminan, y no siempre de la mejor manera.

Ahora, a dos de ellas les ha dado por poner música todos los días, y a todo volumen.

Si una tiene puesto al cantante José José, la otra pone el peor reggaetón Made in Cuba, la música comienza, a más tardar, a las nueve de la mañana. Luego hacen un receso sobre el mediodía, supongo que para el almuerzo, y la actividad musical se reanuda a las dos de la tarde, hasta la noche. La guerrita musical es horrible, porque aunque cierre mi puerta y ventanas, me parece tener a los cantantes en vivo en la sala de mi casa, no consigo escribir un buen texto. Ahora mismo, escribo este post y tengo al Chacal y a Yakarta por un lado, y por el otro, a la cantante española Malú. (Una de las dos es más romántica que la otra.)

Esta es una guerra entre ellas, pero por lo visto incluye a todos los vecinos, que día tras día tienen que soportar ese tipo de situación, porque al final como dicen muchos, esto es un solar, y, al parecer, cuando uno vive en un lugar así tiene que aguantar de todo, y las normas sociales no se respetan, pues no es solo porque vivimos en un solar, sino porque estamos en Cuba.

¿En otros países, ocurriría lo mismo?

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.

Nonardo Perea has 117 posts and counting. See all posts by Nonardo Perea

8 thoughts on “Guerra entre vecinas

  • Estamos hablando de alteración del orden,de irrespeto a la convivencia civilizada. todo lo cual está previsto por la ley. No estamos hablando de ninguna turba de fascinerososque,pororden expresadelgobierno,va acompañada de lapolicía a caerle agolpes y a insultar y difamar a un ciudadano pacífico, (Lo cual no esta amparado,ni por la Constitución,ni por decreto o leuy alguna de la república), nada más que porque discrepa del gobierno y tiene la honestidad de manifestarlo públicamente y reclamar los derechos que le tocan.

    Con esas salidas tan flojitas, la verdad es que te veo jaba en veremos…

  • Si aqui en Cuba sucede eso en HT le llaman abuso policial y violación de los derechos humanos

  • Y si el solar es de baño compartido entonces si que dices mama clarito y papa enredao. Y todavía hay funcionarios indignados con la crudeza de la película El rey de La Habana.

  • Sexo, violencia y lenguaje de adultos!!!, ese es el resumen de un solar. Que lindos son los solares para los turistas!, entran, tiran un montón de fotos, otros buscan el sexo fácil de jineteras y jineteros, todo en medio del focklor y una aparente cubanía ( denigrante). Vivir en un solar es la última carta de la baraja, compartir espacios con personas que no tienen muchas veces absolutamente nada que ver contigo, enterarte de diez mil problemas íntimos gritados a voz en cuello en el patio común (que si fulana es una p…, que si mengano tarrea a la mujer con la vecina, etc); el colmo, hasta en ocasiones tener que c…en un inodoro común!

  • Warhol, un abrazo solidario. Sé lo que es eso Que mejore tu situación pronto.

  • ¿Quuieres saber lo que pasa aquí en Miami? Pues suele suceder que cuando más embullado estés con la escandalera, te toquen lapuerta, y cuando abras, te encuentres cara a cara con un oficial de policía que te manda que bajes la música inmediatamente. Y ni siquiera te enteras de quién fue el que lo llamó. Si sigues con la cantaleta y tienen que tocarte la puerta por segunda vez, la multa no te la quita nadie, si es que no tienes que acompañar al oficial a la estación.

    Aquí en los Estados Unidos la gente aprende a ser civilizada, y a respetar al vecino, quiera o no quiera.

  • que todos conocemos, nadie menciona el sueño de eliminar los solares y que la direccion en este sentido ha sido contraria, lo ultimo que le puede pasar a un ser humano, es nacer, vivir y morir en un solar habanero, y miren que han tratado hasta focloricamente de presentarlos en algunos como simbolo de la cubania, la musica de cajón, el teatro vernáculo, el que no haya vivido en uno, o aunque sea lo haya hecho de vecino, jamas podra tener una idea de esa triste realidad. Por ultimo, cuando vivia en Kendall, un vecino amigo, me contó, que la noche anterior (un sábado) jugaban unas datas y estuvieron hasta un poco tarde, (me ahorro explicar que pasa, cuando 4 cubanos con algunos tragos (no muchos) echan un partido de dominó, y la policia les toco a la puerta, ya que un vecino se habia quejado, no pasó nada, porque agentes de manera muy respetuosa y amable, les pidieron que si era posible complacer a sus vecinos y que tuvieran un sueño tranquilo, la respuesta fue obvia.

  • conozco las mejores zonas residenciales de West Kendall, en las que no hay ningun condominio (edificios multifamialres, en Cuba) y hay sus problemas con los volumenes musicales, con los parqueos en los cesped cuando hay party (actividades en Cuba), con las cacas de los perros, tambien viví en La Habana en la calle Consulado y en la cuadra entre Genios y Refugio habia (hay) uno, el ataúd se llamaba (se llama ??), tenia amiguitos que vivian alli, y entraba y compartia, señores, un solar habanero es un solar, mientras no se demuestre lo contrario, cuando se habla de las grandes utiopias de fidel castro (y se habla mucho) (zafra 10 millones, ganaderia, leche, cafe caturra, escuelas en el campo y el largo rosario q

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *