Cazan palomas para hacer sopa

Por Nike

Paloma Raviche, asi se conoce en Cuba, proveniente de África.

HAVANA TIMES – Es increíble lo que la gente hace para comer carne. Un vecino ha continuado trabajando a pesar de la cuarentena. Eso le dificulta hacer cola para adquirir pollo o picadillo, por lo que se ha inventado una forma de comer carne poniendo trampas a las palomas silvestres.

Deja sus trampas en un lugar frente a su casa y las vigila desde su portal o a través de las ventanas. Dice que con dos o tres palomas se hace una sopa riquísima.

Una mañana, hace pocos días, salgo al portal de mi casa y veo a otro hombre caminando despacio por la acera de en frente; este se detiene, sigiloso, saca un tirapiedras de su bolsillo, apunta y lanza un pedrusco a una paloma que está posada en un poste. Falla el tiro y el ave huye. Luego me mira, dice que ya no es un niño, guarda el tirapiedras y sigue su camino.

He oído que las palomas raviches son una especie importada que se ha adaptado muy bien y que abunda por toda Cuba. Pero el hombre es un depredador muy eficaz y puede llevarlas a la extinción. Eso me hace sentir mucha pena por esos animalitos.

Qué diablos le pasa a las personas que se creen con el derecho de comerse cuanto ser vivo camina por este planeta. Acaso no podemos convivir con otros seres. No es eso precisamente lo que nos ha llevado a lo que ahora pasamos.

Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

6 comentarios sobre “Cazan palomas para hacer sopa

  • «Qué diablos le pasa a las personas que se creen con el derecho de comerse cuanto ser vivo camina por este planeta. Acaso no podemos convivir con otros seres. »

    Pasa que tienen hambre, y cuando hay hambre no hay pan duro decía mi abuelita. Ya en los años 90 hubo una cacería de gatos, garzas, palomas rabiches (estos son los que tengo en mi memoria porque conocí personas que lo hicieron), no sé si realmente también se comió perro.

    Sin posibilidades de un dieta completa para elegir (las verduras están perdidas o carísimas, las viandas bien pocas cuando las consigues, la carne a precios inalcanzables), es lógico que algunas personas comiencen a cazar lo que se ponga delante para satisfacer sus necesidades.

    No es que esté correcto acabar con todo, pero criticarlos así abiertamente sin ir a los detalles de su situación me parece un poco injusto. Ofrézcase para comprarle el pollo y el picadillo a su vecino a cambio de que deje los animalitos tranquilo y de esa forma ha contribuido a mejorar el mundo.

    Saludos.

    Respuesta
    • Muy Buena tu contesta una Buena sopa despues de una borrachera es muy sabrosa.

      Respuesta
  • Hola. Estoy percibiendo la reanudación del período especial. La psiquis se acomoda en la degradación, más que en una situación de supervivencia. Éste periodo de reanuda en un país supuestamente civilizado, los extremos se acomodan más cercanos a los vicios que a soluciones únicas. El hambre es algo serio pero la payasada es una caricatura de la necesidad.

    Respuesta
  • Es cierto que en el periodo especial personas comieron gatos y cuantos animales se podía encontrar para comer, según la cultura de los diferentes países es la comida que se come, pero coincido que tampoco hay que ser tan mono y respetar la fauna silvestre,

    Respuesta
  • En vez de criticar al vecino que caza para saciar su hambre… déjese de ser tan [email protected] con los animales que son parte de la cadena alimentaria desde el inicio de la evolución y arremeta y centre sus artículos en culpar a la mala dirección y las malas decisiones de la dictadura que ha provocado, numerosas veces en la historia contemporánea de esa Nación, episodios como el que se describe. Si los alimentos, variados, al gusto del consumidor, estuvieran presentes en los mercados con precios equiparados a los salarios devengados y su vecino decapita un gato para comerlo por placer… entonces hablaríamos en otros términos. ¡Sea [email protected] con el necesitado y hambriento!

    Respuesta
  • Ese vecino tuyo es un HP, con las pobre palomas, que siembre en su patio, él echó cemento a su jardín y perdió la oportunidad de recoger alimentos sembrados por su propia mano. Diganle esta historia a un vegetariano y se volará de rabia. Matar gatos, perros o cualquier animal libre no es la solución. El hombre, esl primer depredador del planeta lo sigue destruyendo con su comportamiento agresivo contra los animales, que tienen derecho a vivir. ¿Comería carne humana si no hubiera más nada por ahí?

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *