Nuevas experiencias, nuevas culturas

Por Michelle Quezada

Afortunadamente, también hay ciertas actividades que realizan para los refugiados, como el senderismo o salidas a museos…

HAVANA TIMES – En mi diario de hoy hablaré un poco más sobre las experiencias que he vivido en Noruega y de lo que he podido hacer para sentirme un poco más familiarizada con la cultura y que el cambio fuera menos difícil.

Desde el primer momento que llegué a Noruega traté de mantenerme activa. Sin embargo, el idioma es una barrera muy difícil y la vida en los campamentos de refugiados es triste y solitaria.

Afortunadamente, también hay ciertas actividades que realizan para los refugiados, como el senderismo o salidas a museos, entre otras formas de convivencia.

En el tercer campamento es donde se permanece por más tiempo. He vivido con mujeres de Siria y países de África y muchas otras naciones. De cada una de esas personas he aprendido mucho.

Me han contado cómo es la situación en sus lugares de origen y por qué salen en busca de protección. Algunas llevan muchos años en el proceso. Durante el tiempo que estuve viviendo con ellas era una mezcla de todo tipo de culturas, comidas, tradiciones y religiones. Cada una era distinta. Siempre respeté cada religión o costumbre.

También probé platos nuevos de países como: Siria, Afganistán Etiopía, Venezuela.

Había una chica en particular, de Afganistán, que llevaba mucho tiempo en el refugio y en Noruega, y aún no tenía Respuesta final. Siempre me comentaba que estaba cansada del proceso sin poder hacer nada.

A veces me sentaba con ella a comer y platicábamos un poco. Le decía que hiciéramos ejercicio para que no se aburriera, ya que se sentía muy sola. Yo la entendía a la perfección, a pesar de que el idioma era muy distinto. Ella sabía un poco de inglés y trataba de comprenderla.

Luego nos separaron a todas y actualmente vivimos en ciudades distintas. Hace unos meses recibí noticias de ella. Me contó que ya había obtenido la protección y me sentí muy feliz por ella.

Otras de las cosas que he podido realizar es senderismo con personas de la Cruz Roja de Noruega. A mí en lo personal me he gustado mucho, porque aquí a las personas les encanta estar rodeados de la naturaleza. Aquí hay un dicho muy común: “No hay mal clima, solo ropa no adecuada.”

Durante mi tiempo en Noruega he aprendido mucho de las personas y de las culturas. Hay una gran variedad de personas y también he logrado hacer amigos de Venezuela, ya que es más sencillo entendernos.

Sabemos muy bien lo que es exiliarse y también cómo es el proceso. Ante cada experiencia y situación tratamos de mantenernos juntos y con positivismo.

Estoy segura que siempre podemos siempre encontrar el lado bueno a las situaciones y tratarnos con respeto, así se pueden crear bonitos momentos en medio de nuestras vidas difíciles.

Lea más del diario de MIchelle Quezada.

Michelle Quezada

Soy una joven nicaragüense de 20 años. Me describo como una persona alegre, sociable y soñadora con metas definidas. Quiero estudiar ingeniería ambiental y también me gusta mucho el diseño de moda, dos cosas totalmente distintas. Crecí sabiendo que los sueños se pueden lograr si somos dedicados y luchadores. Mi vida ha dado unos giros inesperados; les estaré contando.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *