Mi granito de arena para Nicaragua

Por Michelle Quezada

HAVANA TIMES – Mi linda Nicaragua, sueño tanto verte libre, que tus calles se llenen de hijos que te aman, que no temen a la represión o a morir por ejercer un derecho constitucional.

Abril es el mes que, sin duda, nos dejó marcados a muchísimos. Luchamos en contra de un tirano que nos ha arrebatado todos nuestros derechos y libertad de expresión, que ha convertido nuestra Constitución en un diario personal para su conveniencia. 

Recordar es volver a vivir, gritar con fuerza Nicaragua libre, alzar mi bandera y gritar con sed de justicia para mi país.

Las ocasiones que logro hablar con mi familia desde el exilo se me hace un nudo en la garganta. Los amigos que hice durante las manifestaciones, que se encuentran en el exilio, también sabemos lo que implica estar tan lejos del país.

Muchas veces pensé en regresar, pero sabemos lo que pasaría si regresamos: la muerte o la cárcel y solo causaríamos más dolor a nuestra tierra y nuestras familias. Por más que amo a mi Patria no puedo vivir en ella.

Los amigos que tengo en Nicaragua me dicen que no regrese que las cosas están muy feas allá. Es verdad, sigo de cerca la situación del país. Estamos al tanto que las garantías de un retorno seguro no existen. Eso lo sabemos bien, porque los arrestos arbitrarios continúan. Igual que los asedios y desapariciones y también más condenados por cargos inventados.

Al menos aquí en Noruega puedo manifestarme por Nicaragua y sé que no me van hacer daño. Mi granito de arena para mi país es seguir manifestándome por medio de mi voz en esta parte del mundo y contar sobre nuestra situación. Así se dan cuenta de la crisis que se vive en Nicaragua. He estado en radios para denunciar los crímenes de lesa humanidad de la dictadura de Daniel Ortega.   

Muchas personas que se han interesado en el tema investigan por cuenta propia y después me hacen cometarios respecto a la compleja problemática y me dan ánimos para seguir en la lucha.

En Noruega somos muy pocos nicaragüenses. Estoy pensando en hacer foros. Eso será más adelante. 

Solo nosotros mismos podemos defendernos del tirano y sacar a Nicaragua del secuestro al que está sometida. Desde el exilio, las redes han sido una gran herramienta, tanto para mantenernos informados, como para seguir denunciando.

Yo invito a los exiliados que sigamos en la batalla como podamos, unámonos con los demás y no olvidemos por qué estamos luchando y cuáles son nuestras convicciones.

Lea más del diario de MIchelle Quezada aquí en Havana Times.

Michelle Quezada

Soy una joven nicaragüense de 20 años. Me describo como una persona alegre, sociable y soñadora con metas definidas. Quiero estudiar ingeniería ambiental y también me gusta mucho el diseño de moda, dos cosas totalmente distintas. Crecí sabiendo que los sueños se pueden lograr si somos dedicados y luchadores. Mi vida ha dado unos giros inesperados; les estaré contando.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *