Taxi prohibido para sillas de ruedas

Mercedes Gonzalez Aguade

mercedesHAVANA TIMES — Tengo una amiga que me regaña porque escojo las guaguas para viajar; con lo difícil que resulta montar en ellas la silla de ruedas. Un día que salimos juntas al teatro pude explicarle mis argumentos.

Con la idea de llegar temprano y con el maquillaje en su lugar decidimos tomar un taxi colectivo privado (boteros les llamamos aquí). Luego de buen rato sacando la mano sin que ninguno parara y ante el desconcierto de mi amiga aproveché para explicarle: “es muy sencillo, no quieren pasar el trabajo ni perder el tiempo en bajarse del taxi y guardar la silla en el maletero”.

Uno de los taxistas que hizo por detenerse al ver la situación aceleró. Mi amiga lo insultó “amablemente” y el tipo respondió: “Cómprate un carro”.

Las guaguas son muy incómodas porque casi siempre van repletas pero es la única opción que tengo para desplazarme por la ciudad. El servicio de taxis de recogida atiende solo a hospitales y los choferes de taxis en moneda dura son muy serviciales pero mi economía no da para eso.

Luego de mi explicación y de mucho esperar por un botero buena gente o desesperado por dinero, mi amiga se convenció y fuimos a buscar la guagua. Por suerte vino casi vacía y llegamos a tiempo para la función de teatro.

 

Mercedes González

Mercedes González Amade: tengo 38 años y soy discapacitada. Sobre muletas o en silla de ruedas lucho a diario en esta vida. Tengo un niño de 12 años que es mi inspiración principal y por el que lucho a brazo partido. Ocupo un cargo en la institución gubernamental que atiende a los discapacitados de mi municipio y en las tardes practico Tenis de Campo bien lejos del lugar donde vivo. Mi intención con Havana Times es contribuir a contagiar el deseo de vivir y de hacerlo dignamente, sobre todo en personas con dificultades físicas y motoras.


6 thoughts on “Taxi prohibido para sillas de ruedas

  • el 5 enero, 2015 a las 8:25 pm
    Permalink

    jaja…oye, estás tirando fuerte con el humor negro…

  • el 4 enero, 2015 a las 10:45 pm
    Permalink

    A coger palco para ver los a servicios que la maravilla socialista le va a brindar a la llegada de americanos parapléjicos.

  • el 4 enero, 2015 a las 4:37 pm
    Permalink

    Mercedes:

    No quiero ser absoluto, pero creo te va a resultar imposible encontrar un botero “buena gente” o “desesperado por dinero”, fíjate si es así que en los eufemísticamente llamados taxis (en su mayoría cacharrones de mala muerte, con tremenda peste a diesel , gas o luz brillante) amontonan habitualmente más pasajeros de la cuenta, esto sin hablar de los yipis que cubren las rutas a La Palma y Santiago de La Vegas; donde, además de hacinados hay que viajar a velocidad loca y encorvados para que la cabeza no golpee el techo. Ninguno de ellos precisa de 20.00 pesos más o menos, al final del día le pasan al verdadero dueño del cacharrón su “mascada” (500.00 o más pesos) y quedan felices y contentos. Bueno, que más se puede esperar si creo Cuba es el único país donde quien viaja en”taxi almendrón” tiene que seguir la ruta que le da la gana al chofer, nada de llevarte a la puerta de tu casa o del lugar donde vas de viaje. En los países que he visitado, incluso en el que vivo, los ómnibus están especialmente equipados para subir las sillas de las personas discapacitadas, además de que, en caso de querer viajar en taxi, solo hay que levantar la mano y ya tienes uno presto a llevarte a donde quieras y por un precio asequible a tu salario. Coño, que malo es el capitalismo!!!, pero como facilita la vida a las personas!!!! Saludos.

  • el 3 enero, 2015 a las 5:23 am
    Permalink

    Eso seguirá así hasta tanto no haya una cooperativa al estilo ANCHAR (la de los años 60), que imponga reglas de atención al público entre otras medidas…porque nadie me podrá negar que esos almendrones andan a la buena de Dios…¡y cómo contaminan!

  • el 2 enero, 2015 a las 9:12 pm
    Permalink

    La ciudad de New York tiene un servicio publico gratuito de taxis acondicionados especialmente para movilizar a las personas discapacitadas de un lugar a otro de la ciudad. El socialismo tiene que esforzarse mucho mas si quiere ser una alternativa real al capitalismo. Cosa que a mi me parece imposible después de haber vivido en ambos sistemas.

  • el 2 enero, 2015 a las 2:05 pm
    Permalink

    Quizás no es que sea “prohibido’ sino ” prohibitivo ”

    Y esa actitud de los taxistas podria ser motivo de reclamos en muchos lugares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *