Mercedes González Amade

Foto: Orlando Domínguez
Foto: Orlando Domínguez

HAVANA TIMES — Convivo con dos niñas que son contemporáneas, al igual que sus madres. Estas preciosuras tienen alrededor de 4 años y, a pesar de ser de la misma familia y vivir en la misma casa, están siendo criadas de maneras diferentes. Una, muy sencilla y acorde con su edad; la otra está metida en una burbuja de pacotilla y moda, alejada de los intereses de la infancia.

Las diferencias económicas se reflejan a diario en lo que comen, los juguetes, las fotos, etc. Eso es normal, cada quien debe crecer según sus circunstancias. Algunas personas creen que los hijos son juguetes, muñecas que podemos utilizar a nuestro antojo, y no tienen en cuenta que son seres humanos en formación. Las han creado una (no entiendo esta parte)  gran tirantez entre las madres y eso repercute en las pequeñas.

Me trae recuerdos hermosos cuando veo a una de ellas vestida con lazos y batas, pero es triste ver a la otra ataviada igual que su madre, aparentando ser una mujer en miniatura.

Todas pasamos por esa edad, nos ponemos la ropa y los zapatos de nuestras madres o hermanas mayores, los collares, y hasta las imitamos; es un juego sano y divertido. Lo que no es saludable  para una niña pequeña es implantarlo como un estilo de vida. Caminar un ratico con zapatos altos no es lo mismo que usarlos permanentemente, pues esto último pudiera afectar el desarrollo de los huesos del pie aun en formación, el daño podría llegar a ser irreversible.

Cada período de la vida es único, es bueno disfrutar cada uno con todo lo que trae. Vivir el crecimiento de nuestros hijos es un privilegio incomparable, es una lástima que lo empañemos quemando sus etapas. La escalera se sube peldaño a peldaño, es mejor no saltar los escalones. Se ven tan lindas las niñas con sus batas y lazos ¿por qué vestirlas con ropa de personas mayores?

Mercedes González

Mercedes González Amade: tengo 38 años y soy discapacitada. Sobre muletas o en silla de ruedas lucho a diario en esta vida. Tengo un niño de 12 años que es mi inspiración principal y por el que lucho a brazo partido. Ocupo un cargo en la institución gubernamental que atiende a los discapacitados de mi municipio y en las tardes practico Tenis de Campo bien lejos del lugar donde vivo. Mi intención con Havana Times es contribuir a contagiar el deseo de vivir y de hacerlo dignamente, sobre todo en personas con dificultades físicas y motoras.

11 thoughts on “Niñas o barbies

  • Una tiene baro y la otra no, una madre es superficial y la otra quisiera serlo…. lo peor de toda esta historia son los nuevos ricos cubanos que se creen que mientras mas pacotilla lleven y mas orteras se vean mas realzan su poder… pero nada poco a poco la gente se acostumbra que uno tiene y el otro no…

  • Estimado Nathan, es increíble como Martí, en su corta existencia física, pudo escribir, analizar y sentenciar sobre practicamente todo, tanto a nivel social como sobre la propia existencia humana; grande e irrepetible el Apóstol. Saludos.

  • Excelente nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *