Menú de restaurante: limitado

Jorge Milanés Despaigne

HAVANA TIMES — La pizarra menú del restaurante tenía ofertas con buen precio. Había un portero y me le acerqué: ¿Es lo único que tienen de plato fuerte? “Sí”, me contestó.

Estuve un poco indeciso, porque no era lo que buscaba, pero no tenía otras opciones. “Dos raciones de pollo frito, sin guarnición, por favor”, le pedí al camarero ya acomodado en una mesa.

“Lo siento, pero no puedo venderle las raciones de pollo sin guarnición”, me dijo. “Sale con arroz, ensalada y papas fritas o guisadas”.

Por segundos le miré fijamente a los ojos, mientras me preguntaba el porqué de esa oferta caprichosa.

Decidí hablar con alguien que estuviera al frente del “negocio”, para que me explicara por qué tenía que llevarme aquello que no deseaba.

Le pedí al dependiente que me localizara al jefe de turno o al dueño. “Sí, como no, yo soy el dueño”. Me respondió.

“¡Qué bien! Quiero tres raciones de pollo para llevar a casa, pero no necesito guarnición porque ya tengo, y no creo que eso le haga algún daño a sus ganancias, sino al contrario”, le dije.

“Ya le explique cómo es la oferta de la carta menú en este restaurante, sino no está de acuerdo lo sentimos”, insistió.

“Como cliente, le digo que ese es un problema que tiene todavía esta cafetería-restaurante. Aunque también hay otras que mantienen ofertas rígidas en el menú, se puede llegar a un acuerdo. ¿No  puedes hacer combinaciones de platos según el gusto de los clientes para satisfacerlos?”

“Sí, Usted tiene razón, pero por el momento no lo puedo complacer”.

Le aclaré que para alguien que comienza en el mundo de los negocios de restaurantes y cafeterías tanta rigidez no es conveniente, de lo contrario el éxito estará muy lejos. Luego di la espalda y continué buscando lo que quería.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


3 thoughts on “Menú de restaurante: limitado

  • el 25 diciembre, 2012 a las 6:00 pm
    Permalink

    y tu buscabas safarte de pagar la guarnicion o simplemente no querias llevartela aunque la pagaras? si estuviste bajo la segunda hipotesis si que le rebuscaste en la cazuela, eso es no estar en na!

  • el 21 diciembre, 2012 a las 5:42 pm
    Permalink

    Me parece muy bien, si no te satisface no estás obligado a comprar.

    Por experiencia propia, en un tiempo vendí comida. Lo que pasa es que cocinas una cantidad para vender las comidas completas. SI vendes luego el pollo solo, entonces se te quedará el arroz.

    Aunque, si el cliente paga lo que cuesta la comida completa y simplemente no desea algo, no se lo ponía y ya.

  • el 21 diciembre, 2012 a las 4:03 pm
    Permalink

    Bien hecho. Ya su negocio se ira a pique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *