Misión para Venezuela

Janis Hernández

Médicos cubanos en Venezuela.  Foto: radiorebelde.cu
Médicos cubanos en Venezuela. Foto: radiorebelde.cu

HAVANA TIMES — La prédica del Estado cubano durante años ha sido que las llamadas misiones o colaboraciones son el modo en que se lleva a cabo “la ayuda desinteresada a otras naciones”. Pero todos sabemos que detrás de ese pregonado sentido filantrópico hay otra cosa. Tal fraternidad fue transformándose en una de las principales fuentes de ingreso de divisas para país.

El envío de personal calificado en materia de salud, deporte, educación, cultura y otros sectores desde Cuba se efectúa mediante la suscripción de convenios con los países receptores. Estas misiones no se envían gratuitamente; el gobierno cubano la cobra en divisas fuertes. Según ciertas cifras, ya para el 2009 el principal rubro de entradas de divisas del país fue la exportación de servicios a otros países y no el turismo internacional.

El gobierno cubano recibe la totalidad del estipendio mensual acordado por los servicios de cada trabajador exportado, mientras que a la familia del profesional se le abonan 50 dólares mensuales y el sueldo en moneda nacional. Solo al final de las misiones, con un sello de misión cumplida en sus expedientes es que estos profesionales pueden cobrar las llamadas cuentas congeladas, que junto con el estipendio que han recibido en sus estadías, sumará un porciento mucho menor que el monto con el que se queda el Estado.

Si estos profesionales piden el fin de la misión antes de que termine, por razones personales, de salud o de otra índole, como dicen los jovencitos:…hasta ahí las clases…

Venezuela es uno de los principales destinatarios. Hace más de una década que muchos profesionales viajan a este país por período de dos años, y los hay quienes la continúan por dos más.

Una misión para Venezuela, significaba para cualquier profesional cubano ganar algún dinero con el que después poder comprase una vivienda, y/o hacerse de algunos artículos y efectos electrodomésticos que en Cuba con sus salarios no podrían comprar en años y años de trabajo. Y de paso cargar con algunas pacotillas para regalar a familiares y amigos y otra buena cantidad para vender y hacer un dinerito extra.

No les importa si el gobierno los explota,…así es como único mejoran un poquito ellos y los suyos.

Conseguir una misión se convirtió en negocio para los responsables en las Direcciones Provinciales del Ministerio de Salud, que lo mismo le resolvían a sus amigos y familiares, que vendían dichas misiones. Hasta en Revolico.com, leí una vez un anuncio que decía:…soy médico, dispongo de 300 CUC, parar pagarme una misión.

De Venezuela, los colaboradores exportaban todo tipo de útiles y enseres, venían en contenedores desde pomposos refrigeradores hasta cristalería fina, a un considerado monto aduanal y límite de peso. Pero un buen día estas prebendas cambiaron y los que llegaban del hermano país bolivariano, tendrían que pagar igual que todo el mundo.

La crisis económica y social que viene enfrentado ese país desde Chávez, y agudizadas en el mandato de Maduro, no les permite ya a los misioneros cubanos hacerse de tantas cosas. Y aunque en entrevistas para la televisión, frente a las cámaras siempre digan estar orgullosos de cumplir esta tarea desinteresadamente. En realidad cada vez son menos los quieren ir para Venezuela. Prefieren Brasil o los países de África que pagan mejor.

Para agenciarse un poco de dinero y mejorar su calidad de vida, los profesionales cubanos se enfrentan a todo tipo de riesgos, desde muertes en hechos violentos, o por accidentes en zonas de difícil acceso, o por contagiarse de enfermedades letales, o por atentado.

Más de un centenar de médicos cubanos que laboraban en la misión Barrio Adentro han fallecido en Venezuela desde que se inició el programa en 2003. Aunque las autoridades cubanas aseguran que no es así, en 2010, El Nacional publicó un trabajo que daba cuenta del deceso de 69 médicos cubanos en el país.

La historia es que bien sea por el dinero, los efectos electrodomésticos, la pacotilla, o hasta la forma de desertar para llegar a estados Unidos, las misiones han sido una opción detrás de la que están los profesionales de la isla, más allá del cacareado gesto humanitario.

Hoy escuché la conversación de dos médicos, y uno le decía al otro:

-Ahí, luchándome una misión para cualquier lugar, menos para Venezuela, ya eso no da nada, prefiero África con ébola y todo.

Mire usted que altruismo.

Janis Hernández

Janis Hernández: No pretendo cambiar el mundo, menos aún dar recetas de cómo debe o no debe ser. No creo tener el don de la oratoria, ni dotes de literata. No soy una analista, ni una filósofa. Soy solo una observadora de las cosas que pasan a mi alrededor y me siento en el deber de hablar de mi país sin tapujos, ni frasecitas hechas, solo hablar y eso hago en mi diario.


36 thoughts on “Misión para Venezuela

  • el 3 marzo, 2015 a las 10:29 am
    Permalink

    Venezuela con Maburro al frente podran emular a la dictadura cubana en muchas cosas, sobre todo en manipulacion de las masas con un lenguage de enfrentamiento al enemigo y toda esa maraña para quedarse en el poder por 30 o 40 años. Lo único que no podrán emular será la mandadera de médicos por todo el mundo como lo hace cuba, cosa que le da tremenda reputación en el mundo, y mucho dinero. Para lograrlo tendrían que crear una situación de miseria extrema como en cuba, crear grandes necesidades donde puedan manipular médicos a su antojo que se vean en la necesidad de ir a donde quieran que los mande y así mostrar el rostro “salvador” del socialismo.

  • el 2 marzo, 2015 a las 11:20 pm
    Permalink

    Bobo:

    Muchas veces me has preguntado sobre China y, en la medida de mis posibilidades, he tratado de explicarte. Recuerdo que una vez dije algo así como que no hay una China, sino varias Chinas dentro de un mismo territorio. No es lo mismo vivir en Pekín, Shenzhen, Cantón o Shanghái (por no hablar ya de Hong Kong o Macao), punteras en el desarrollo económico, que en las aún muy retrasadas Sichuan o Qinghai, por sólo citar dos ejemplos. En esta última se ubica el hospital oftalmológico con personal cubano que acabas de ver.

    La revista británica The Economist hizo un análisis comparativo de las provincias o ciudades chinas, denominando a cada una como un país, en atención a su PIB per cápita y nivel de desarrollo. Así, mientras Shanghái es el equivalente asiático de Finlandia, Qinghai (sede del hospital de marras) sería Bolivia. Así que saca cuentas, en cuanto a diferencias de acceso a la medicina que existen en Filandia y Bolivia.

    http://www.economist.com/content/chinese_equivalents

    Pues Bobo, los médicos cubanos no están prestando servicios en la “Finlandia” china; están en la “Bolivia” de los narras.

    El Gobierno ha establecido un seguro mínimo de salud para esas regiones (que se paga entre varios niveles administrativos). Pero no creo que el mismo sea suficiente para cubrir, por ejemplo, una operación de cataratas, al menos para los sectores más desposeídos de esas regiones.

    El dato del salario de los médicos te lo debo. Me lo recuerdas.

  • el 2 marzo, 2015 a las 6:38 pm
    Permalink

    Conozco que en Chile pagan muy bien a los médicos del sector publico, incluyendo un sobresueldo si trabajan en lugares alejados de la ciudad. Ecuador recientemente ha subido muchísimo los salarios al sector publico.

  • el 2 marzo, 2015 a las 6:31 pm
    Permalink

    No entiendo esa misión cubana en la China de comunistas millonarios. Explicamos tu mismo si es gratis la atención en ese hospital o necesitan un seguro medico y si pagan el mismo salario a los médicos públicos chinos que al gobierno de Cuba por cada misionero. El vídeo se interrumpe y no dice casi nada relevante.

    Igual no respondes al sobre sueldo que pagan a los cubanos respecto al salario criollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *