Digamos NO a los transgénicos en Cuba

Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES — De manera sigilosa avanza la introducción de cultivos genéticamente modificados en la agricultura cubana, con una casi nula participación de los consumidores y productores nacionales, en el diseño de las políticas y estrategias en esta área.

La presencia en la TV nacional hace algunas semanas de dos de las principales figuras que lideran el debate en torno a estas tecnologías, no parece garantizar la imperiosa necesidad de detener la liberación y propagación a escala productiva de maíz y soya transgénica, cuya contención fuera de los ambientes controlados de los laboratorios, ha demostrado ser imposible para los agricultores en el mundo entero.

Las series de debates producidos hace más de un año en algunos ambientes intelectuales habaneros, solo sirvieron para poner el negocio de los transgénicos en manos de los militares cubanos; y ya sabemos que el Ejército cuenta con todas las libertades para hacer y deshacer, sin rendir cuenta a la gente común, ni a las instituciones civiles, docentes o investigativas.

Aunque siempre se prefiere que el debate en torno a los transgénicos no conduzca a una binaria postura de totalmente a favor, o totalmente en contra, lo cual sería paralizante para el flujo y desarrollo de ideas y de la ciencia misma; lo cierto es que sin una moratoria para profundizar los debates y llegar a consensos mínimos, de nada serviría el diálogo.

Las actuales circunstancias, descubiertas por un grupo de intelectuales estadounidenses, que participaban en un evento en la isla, los impulsaron a emitir una declaración pública, que este lunes ha sido apoyada con otro texto por un reducido número de cubanos, a la espera de más firmas.

Aquí está la nueva declaración:

POR UNA AGRICULTURA CUBANA SIN TRANSGÉNICOS

Los abajo firmantes hemos decidido acompañar una iniciativa reciente de intelectuales estadounidenses y cubanos, quienes en una declaración hicieron patente su preocupación por la introducción en la isla de prácticas agrícolas basadas en el uso de organismos genéticamente modificados (OMG).

Entidades estatales cubanas promueven hace algunos años la producción de maíz y soya transgénica, entre otros cultivos, además de importar alimentos transgénicos que forman parte de la dieta humana básica en la isla, sin informar a la población de tales características y sus posibles implicaciones.

La tecnología de los transgénicos conlleva a la recuperación de un modelo agrícola convencional, de altos insumos, altamente dependiente de decisiones externas, y que quita autonomía al agricultor, lo cual resulta totalmente incompatible con el modelo agroecológico cubano.

La agricultura a base de OMG, además de no garantizar un verdadero mayor rendimiento, provoca el deterioro y pérdida de la biodiversidad agrícola, y favorece la privatización y control de las semillas.

Cuba ha desarrollado por más de 20 años un modelo de agricultura ecológica, que aún espera por ensayarse en toda su amplitud, y que demuestra la capacidad de la isla para generar su propia tecnología y su propia visión acerca de la producción de alimentos. Para ello dispone de personal científico especializado y reconocido internacionalmente, además de una puesta en práctica reducida, pero de gran valor.

La experiencia internacional, donde la tecnología de los OMG no ha solucionado el hambre ni la pobreza, sino que ha servido para agravar los problemas existentes, desplazando la agricultura familiar, debe servir de advertencia a las autoridades y el campesinado cubano.

La diversidad cultural también ha sufrido con la implantación de ese modelo agrícola extensivo altamente tecnificado, que ha provocado la desaparición del etnoconocimiento allí donde se ha convertido en hegemónico.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud ha advertido que el uso de OMG puede significar “riesgos potenciales para la salud y el desarrollo humano”, pues “la introducción de un transgén en un organismo receptor no es precisamente un proceso controlado, y puede tener varios resultados con respecto a la integración, la expresión y la estabilidad del transgén en el huésped”.

Entre los varios daños que se han logrado identificar a corto, mediano, y largo plazo (a contrapelo de las trasnacionales, que promueven sus propias investigaciones), se destacan: la aparición de nuevas alergias y otras dificultades inmunológicas, la resistencia a antibióticos, la aparición de nuevos tóxicos en los alimentos, la disminución en la fertilidad, así como alteraciones endócrinas.

Son los promotores de los OMG quienes deben demostrar fehacientemente que los mismos no tendrán efectos negativos sobre la salud humana o el medioambiente, en las condiciones específicas de cada lugar. Tales pruebas no existen en Cuba, que aprobó en tiempo récord la liberación del maíz FR-Bt1, desoyendo las recomendaciones de expertos y la solicitud de una moratoria al proceso.

Por todas esas razones, nos oponemos al cultivo extensivo de transgénicos en Cuba, y llamamos a la comunidad científica nacional, al campesinado cubano, y a los ciudadanos y ciudadanas, a sumarse a este reclamo, y a exigir su derecho a participar activamente en la toma de decisiones relacionadas con aspectos que le incumben directamente.

  1. Isbel Díaz Torres. Biólogo. CUBA
  2. Jimmy Roque Martínez. Optometrista. CUBA
  3. Mario G. Castillo Santana. Historiador. CUBA
  4. Ariel Hidalgo. Maestro. CUBA/EUA
  5. Pedro Manuel González Reinoso. Promotor de Literatura. CUBA
  6. Karel Negrete. Jurista. CUBA/Francia
  7. Julio Tang Zambrana. Historiador. CUBA/EUA

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


49 thoughts on “Digamos NO a los transgénicos en Cuba

  • el 11 octubre, 2016 a las 9:09 am
    Permalink

    Yo pienso que los transgénicos hace mucho daño al mundo de hoy. Aunque tiene muchos beneficios para la producción de la comida, es muy malo para los seres humanos. Así que comprendo que los transgénicos hace perder la biodiversidad agrícola, y eso significa que hay menos variedad en la comida por los transgénicos. También los transgénicos traen nuevas alergias, resistencia a antibióticos, y hay tóxicos en los alimentos de la comida. Otra cosa es que causa la infertilidad en las mujeres y los hombres. Por estos razones, no creo que los transgénicos son bueno para el mundo y la personas, y creo que tienen muchos riesgos para la gente que come la comida afectada por los transgénicos.

  • el 11 octubre, 2016 a las 9:09 am
    Permalink

    Yo creo que los transgénicos, aunque pueden ser malos, son necesarios en el mundo de hoy. Para explicar, los alimentos transgénicos pueden resistir enfermedades, producen más producto, y están ayudando con la pobreza en Cuba. Sin embargo, yo creo que cuando los transgénicos están causando alergias, nuevos tóxicos, y la resistencia a antibióticos, necesitamos parar la mejora del alimento y concentrar en restablecer la biodiversidad. Hay un equilibrio yo creo.

  • el 29 febrero, 2016 a las 1:06 pm
    Permalink

    Pienso que los transgenicos no son buenos para usar ahora. Pero, creo que los transgenicos pueden ser usados en el futuro con más experimentacion para hacer transgenicos perfectos. Cuando sepamos más de los riesgos de los transgenicos, reemplazaremos los rasgos malos como alergias y dismunucion de fertilidad en el suelo con rasgos buenos como más producción y la habilidad para cultivar en climas extremos. Si elegimos transgenicos al final, entonces, tendremos el problema que tenemos ahora con los bananos, una pequeña reserva de genes. Esta situación permite que viruses maten muchas plantas y ponga el mundo en huambruna. Por esa razón es porque yo creo que los cientificos necesitan tener cuidado antes que ellos elijan para usar transgenicos.

  • el 29 febrero, 2016 a las 12:59 pm
    Permalink

    Esta es un tema que es muy difícil para mí dar una opinión porque hay argumentos razonables en ambos lados del tema. Un lado de la discusión dice que no queremos comer esos alimentos, y que hay muchos riesgos envueltos con esos transgénicos, y puede afectar las funciones diarias del cuerpo. Esta es una razón muy justificada para comer estos alimentos.
    Al contrario, ¿es mejor tener poca comida o tener mucha comida que no es buena para la salud? Es triste que esta decisión tiene que ser hecho, pero creo que seria mejor tener comida mala para comer, que no tener ninguna comida. También, creo que debería ser la decisión de los cubanos, y no de los estadounidenses de hacer, pero esperaro que los cubanos hagan la decisión de continuar los transgénicos, o formar una idea más eficiente para hacer más comida buena.

  • el 9 abril, 2015 a las 12:26 pm
    Permalink

    Hasta que los científicos sepan más sobre los efectos de los transgénicos, especialmente efectos a largo plazo, ellos deben esperar a poner a la venta los transgénicos para la población. Ayudaría proporcionar una solución temporal para el pobre y el hambre en Cuba, pero causará problemas imprevisibles en futuros años venir. No podemos poner a la venta más cosas antinaturales en el medio ambiente sin saber qué hará a nuestros niños en el futuro. Sabemos algunos problemas ya, pero las empresas siguen produciendo transgénicos. ¿Qué haremos cuando toda el suelo este arruinado, o cuando más y más gente necesiten atención médica para el daño de sus hígados y riñones? Es aún más caro pagar por atención médica que por comida. Quizás será una solución un día, pero es imprudente y peligroso aceptar una idea nueva que, como muchas ideas han fracasado en el pasado, tal vez serían nuestra gran solución.

  • el 9 abril, 2015 a las 12:12 pm
    Permalink

    Yo pienso que esta decisión es buena, porque no hay suficiente información sobre OMG. Nadie sabe las consecuencias de su uso. Ahora, solo se sabe que cuando se usa en animales hay malas consecuencias en la salud y funcionamiento general del organismo. Aunque los transgénicos producen más cultivos de semillas naturales, las plantas dañan el suelo. Los transgénicos podrían eliminar el hambre, pero solo durante un corto tiempo. Cuba nesecita estabilidad. Con esta información podemos concluir que no es bueno para nuestros cuerpos, al menos que hayan más descubrimientos científicos en el futuro cercano. Los transgénicos no son la estabilidad para nuestro gobierno, pais, o la gente, hay más riesgos que lo que vale.

  • el 2 agosto, 2013 a las 10:44 am
    Permalink

    twittGSHS:
    Que la contaminación de las especies no sea nueva, no significa que debamos ser pasivos ante ella. Y en las condiciones actuales, son justamente los OMG la principal fuente de contaminación en ese sentido, siendo México el caso paradigmático, pero también en EEUU, Japón, etc. Propones la “conservación”, “agricultura sostenible”, etc., pero Ud. no quiere aceptar la crítica al principal contaminante ¿?

    Las variedades de OMG sí pueden competir y desplazar a las silvestres, no sé de dónde obtuvo la información contraria. No requieren de ninguna “atención cultural especializada”. El paquete tecnológico completo con que se comercializan (sin opciones) es el mecanismo para establecer la dependencia y el modelo intensivo antiecológico.

    Por otra parte, me parece un tanto ezquisofrénico que Ud. reconozca las presiones reales y fuertes que se ejercen por las trasnacionales en el gobierno estadounidense, y después las anule recurriendo a la “seriedad y honradez” de los congresistas de ese país, y a los escándalos como garantía. Somos adultos, por favor. Así funciona ese mecanismo, y las presiones llegan a todos los niveles, y no solo en EEUU.

    Ej: El gobierno francés aceptó un maíz transgénico, dando por buenas las pruebas de laboratorio ofrecidas por Monsanto. La exministra de agricultura pidió que le enviaran la documentación de los tests en ratones, y le enviaron un gran volumen, que hablaba de pruebas en vacas, muchos años antes. Insistió y volvió a pedir las pruebas y finalmente el gobierno reconoció que Monsanto no permitía rebelar los resultados.

    La historia es larga, al final, se conoció que las pruebas de la misma Monsanto probaban que la alimentación de ratones con OMG producía cambios significativos en las células hepáticas y los riñones. Buen escándalo, pero de todos modos, ya había sido aprobado el transgénico a nivel nacional.

    Greenpeace hizo presiones, emplazó a directivos y científicos, muchos de los cuales reconocieron el im,pacto negativo, pero nada pudo lograrse frente al poder fáctico de las trasnacionales. Estoy a favor de los escandalos, pero los escándalos van y vienen. Forman parte de la cortina de humo con que el poder de los Estados y las corporaciones mantienen al público subsumido en la ignorancia, mientras ellos se mantienen y enriquecen.

    Por cierto, ese gobierno de EEUU no es nada distinto a las empresas productoras de transgénicos. Muchos de los congresistas se han convertido antes, durante, y después, en principales accionistas y directivos de las empresas como Monsanto, et al. ¿El término “conflicto de intereses” le dice algo a Ud?

    En cuanto a la salud humana, los gobiernos, cediendo a las presiones, han retirado los fondos a cuanta universidad o laboratorio independiente presente resultados que pongan en entredicho la inocuidad de los OMG. Es por eso que, en este capitalizado mundo, se ha hecho tan difícl presentar resultados definitivos. No obstante, existen resultados. Basta con que se quieran encontrar.

    Ejemplos son los muchos alimentos transgénicos que han debido ser retirado de los mercados por sus efectos tóxicos sobre los consumidores. Por suerte, en Cuba fue publicado un valiosísimo tomo llamado “Transgénicos. Qué se gana, Qué se pierde”, con valiosos trabajos científicos de autores nacionales (médicos, ingenieros agrónomos, biólogos, filósofos) e internacionales, más que suficientes para desmontar el mito de las bondades e inocuidades de los OMG. Le invito a leerlo, si le interesa el tema.

  • el 31 julio, 2013 a las 5:38 pm
    Permalink

    Ebert, la contaminación de especies endémicas por las nuevas variedades no es nueva, ni específica de los OGM (por eso, y por la pérdida de sus habitat naturales, es que hace falta la conservación y los bancos de semillas). La solución a esto es mantener y proteger las reservas naturales de orígen de esas plantas, y desarrollar una agricultura sostenible que tenga en cuenta estos aspectos para la conservación de la biodiversidad.
    Por otra parte, y por suerte, como recordó un forista en alguna de las discusiones que sobre este tema se han dado en HT, estas variedades domesticadas no están en condiciones de competir y desplazar a las variedades silvestres (siempre y cuando no se invada por la acción del hombre el habitat de estas últimas) porque requieren de atenciones culturales especializadas para poder establecerse en un ambiente natural.
    En cuanto al tema de la salud humana, remito a los lectores a la siguiente página de la FDA que creo es una institución seria y referencia mundial en cuanto a buenas prácticas se refiere (no me digan que no es perfecta, nada ni nadie lo es, pero ese no es un argumento serio):
    http://www.fda.gov/Food/FoodScienceResearch/Biotechnology/ucm346030.htm
    Tampoco me digan que el gobierno de EEUU y sus agencias están compradas por las transnacionales porque, aunque ellas hacen lobby y en muchos casos se plantea que condicionan la acción de los políticos, en esas instituciones trabaja mucha gente seria y honrada que no son asesinos ni estarían dispuestos a sacrificar a la gente y a la naturaleza por dinero. Esas personas ya hubieran destapado el escándalo si existiera real evidencia de “juego sucio” en cuanto a los transgénicos.

  • el 31 julio, 2013 a las 7:13 am
    Permalink

    Uff, estuve lejos por unos dias y como creció este debate. Perdonen por avivar la llama, solo queria comentar sobre los efectos negativos de los debatidos transgenicos.

    El tema todavia no es cuanto puede afectar la salud humana. Es posible que algo haga, pero solo nos enteremos si vivimos 200 años, período en el que puede salir algun efecto. El pollo del arroz, es que los transgenicos PUEDEN y de hecho han variado o contaminado especies endemicas. Mexico por ejemplo, cuna del maiz, se esta viendo afectada por semillas transgenicas que estan afectando sus variedades de maiz natural. A ese paso, con el tiempo podrían predominar las especies transgenicas sobre las naturales. Despues de la seleccion artificial, entonces nuevamente seleccion natural. Imaginen el escenario. Gana la especie transgenica, muere la natural. Pero resulta que la transgenica depende de productos, quizas ni dé semillas porque a proposito se regula para que tenga el campesino que comprarla a la transnacional. Bonito, no?

    A mi no me crean. No soy paranoico de las noticias, como Mel Gibson en La conspiracion. Pero vean: Este documental de la Monsanto fue muy revelador para mi, mas aun cuando ya habia leido (visto) Sobre como existe un banco de semillas en Londre, (creo). Si a alguien no le preocupara la desaparicion de las semillas, para que diablos un banco? mmmm….

    “La ignorancia es placer” Ignoremos y disfrutemos, que lo arregle otro.

  • el 30 julio, 2013 a las 5:18 am
    Permalink

    Isbel, tienes pruebas de eso? De que existe una clasificación (Personas de 1,2,3) o es intuición tuya?

  • el 29 julio, 2013 a las 5:53 pm
    Permalink

    Isbel, ante todo gracias por tomarte tiempo en resporderme. No te coloco el cartelito de idealista, pienso que es legítima tu preocupación si no eres especialista en el tema y transmites la percepción que te has formado sobre el mismo durante mucho tiempo como dices.
    Planteas que en tu artículo no se expresa rechazo a los transgénicos, pero el título es: “Digamos NO a los transgénicos en Cuba”; y se ataca a la tecnología (mostrándola como peligrosa y dañina al medio ambiente) sin separarla de su forma de implementación.
    Como dije, no existen evidencias serias de que los transgénicos per se sean o hayan sido peligrosos para la salud (te invito a discutir este asunto de forma más privada si lo deseas, por favor pídele a Robinson mi Email (lo autorizo) y vamos a profundizar en esos casos que dices existen). Solo te adelanto, que si de verdad existieran pruebas abrumadoras en EEUU de peligro por parte de los transgénicos, ya hubiera aparecido un Ellsberg, un Manning, o un Snowden para denunciar estos hechos; estoy convencido de que que la inmensa mayoría de la gente allí, incluyendo los médicos y profesionales, no es suicida o tonta.
    Con relación al daño al medio ambiente, ya lo dije, nos envenenamos y destruímos el medio ambiente si no actuamos consecuentemente independientemente de que se empleen transgénicos o no; es todo cuestón de las políticas que se sigan y como ellas se implementen. Entre ellas luchar por mantener el derecho histórico de los agricultores a cosechar su propia semilla, y a no ser víctimas de prácticas y políticas inescrupulosas por parte de las transnacionales; pero sin mezclar la tecnología con las fallan que hayan en su implementación.
    Los transgénicos no tienen nada que ver con el monocultivo y la pérdida de los bosques, o la ausencia de rotación de variedades y conservación del germoplasma. Ellos pueden ser una herramienta más en el marco de una agricultura sostenible, e incluso orgánica (ya que pueden contribuir a disminuir y/o eliminar el uso de agroquímicos). Por otra parte ¿sabes cuántos bosques y ríos se perderían de implementar una agricultura 100% orgánica en todo el Mundo?
    Como tú, defiendo la importancia de la discusión y transparencia en todas estas cuestiones, porque ello redundará en un mejor aprovechamiento de las nuevas tecnologías de forma sostenible. Sin embargo, no estoy convencido de la necesidad de una moratoria en Cuba, porque entiendo que no hay nada que la justifique de esa forma imperiosa (¿acaso pedimos moratorias para la introducción de nuevas variedades?¿o pedimos moratoria en el uso de los fertilizantes y los pesticidas porque se emplean indiscriminadamente?). En este caso específico del maíz resistente a la palomilla y a un herbicida, dije anteriormente, la modificación genética es similar a muchas otras variedades de maíces transgénicos obtenidas en el mundo, y que han sido extensamente evaluadas en muchos países (incluyendo, países tropicales y centros de orígenes del maíz) sin que se reportaran problemas; y la toma de decisiones basadas en las experiencias acumuladas mudialmente son prácticas aceptadas por todos los organismos regulatorios internacionales (lo que no elimina que se hagan evaluaciones en el país (que creo en Cuba se han hecho, aunque desconozco la calidad y profundidad de las mismas) y se divulguen y discutan sus resultados).
    Luchemos por que se hagan las cosas bien, por la participación popular, por la transparencia de la información y la discusión abierta; en mi opinión, ese es el llamamiento que debemos hacer.
    Mis saludos, y quedo a tu disposición.

  • el 29 julio, 2013 a las 12:47 pm
    Permalink

    Querido Isidro:
    Tristemente tienes razón, y esa es la razón que conocen las trasnacionales, y explotan muy eficientemente. Después, de paso, se anotan unos puntos por llevarles un cargamento de soya transgénica a los africanos (el mismo cargamento que en varios casos no les dejarían descargar en un puerto europeo). Ellos trabajan con conceptos como personas de 1ra, 2da, y 3ra categoría, lo cual, de seguro concuerdas conmigo, es algo asqueroso.

  • el 29 julio, 2013 a las 12:46 pm
    Permalink

    jo9rge alejandro1:
    “antes de dispararme un fricandel, una pasta de oca o un fétido picadillo de soya hechos Dios sabe con qué, me quedo con comida transgénica”.
    La soya del picadillo de soya, es transgénica. Como vez, el transgénico no garantiza ninguna calidad.

  • el 29 julio, 2013 a las 12:45 pm
    Permalink

    100 % [email protected]
    Los OMG no han acabado con el hambre en ningún país del mundo, solo ha contribuido a aumentar su dependencia económica.

  • el 29 julio, 2013 a las 12:44 pm
    Permalink

    Aldo
    Podrían probar con echarle agua al maíz cubano… según especialistas, ese solo cambio (por cierto, incluido en el paquete tecnológico del maíz transgénico cubano) implicará un altísimo aumento de los rendimientos.
    Por otra parte, en la mayor parte del 1er mundo (con la excepción de
    España) las legislaciones prohiben el cultivo de transgénicos. Eso nos lo dejan a los pobres de acá abajo.

  • el 29 julio, 2013 a las 12:44 pm
    Permalink

    twittGSHS:
    No me dejo llevar, tengo acceso a muchas de las posturas relacionadas con los transgénicos, y he escogido posicionarme por la que considero más ética y justa. Y no es de ahora. Hace años que estudio el tema.
    En tu lista de quienes se oponen a los transgénicos faltaron dos sectores muy importante:
    1. Aquellos agricultores que han sido víctimas de las políticas de las trasnacionales de las semillas transgénicas, así como las personas que han sufrido enfermedades relacionadas con la presencia de los OMG (las pruebas son abrumadoras en los mismos EEUU).
    2. Las personas que conocen en detalle la tecnología, y les parece inadecuada.
    Es muy fácil colocarnos a todos el cartelito de idealistas, y aparentar ser pragmático para epatar al lector.
    Coincido en la falta de información y debate transparente, pero esa falta no es nuestra. Esa es justamente una de las razones por las cuales no debería implementarse una tecnología con tal impacto, sin que las personas involucradas la conozcan y se pronuncien (a favor o en contra). No obstante, sin una moratoria, de nada serviría llevar la información a la gente, dado que ya los OMG habrían invadido los agroecosistemas. Es un proceso irreversible.
    Por cierto, la declaración fue redactada con mucho cuidado. En ninguna parte se expresa el rechazo a la transgénesis como tecnología en sí, sino al “cultivo extensivo de transgénicos” en los campos cubanos violando todos los procedimientos e ignorando a las partes implicadas.
    Por cierto, la crítica a la transgénesis tambión es posible, pero no se trata de eso aquí.
    Sobre el paquete tecnológico (que incluye, junto con el transgén, una serie de riegos, aplicaciones de agrotóxicos, y determinadas prácticas agrícolas), es un hecho que conducen al uso exclusivo (forzoso) de determinados herbicidas, que casualmente venden las mismas transnacionales. Ello va en contra de la soberanía de los productores.
    Mantienen el desarrollo de los monocultivos en amplias extensiones (¿sabes cuánto bosque se ha perdido en América Latina para sembrar soya transgénica?) y mantienen el uso de combustibles fósiles. El paquete te lo venden completico, y aquí pretenden aplicarlo completico. A lo mejor es posible poner el transgen en unas plantas y sembrarlas en un huerto ecológico… pero de poco serviría, ya que en la lógica de la agricultura orgánica, las plagas tienen un tratamiento distinto.
    Sobre que no puede acabar con el hambre… ese mejor se lo dices a ellos, que han colocado esa falacia en los cerebros de millones en el mundo. Yo, en ese punto, estoy de acuerdo. Se relaciona con las políticas, y un ejemplo son las políticas oportunistas, y nada transparentes desarrolladas para la introducción de los transgénicos en la agricultura.
    En Cuba, al menos no han demostrado nada aún sobre la inocuidad de los OMG. Las informaciones que tienes tú sobre el maíz cubano están desactualizadas y no son ciertas. Yo he conversado hasta con personas del Instituto de Alimento… y me he enterado de cada cosas…

  • el 29 julio, 2013 a las 12:43 pm
    Permalink

    PolO Avilés:
    ¿Tú estás seguro de que pondrán un tamal cada plato cubano? ¿Con el hambre de qué pobres en el mundo ha acabado los transgénicos? Solo veo empresas multimillonarias negociando con la pobreza de la gente.
    ¿Podrías dar argumentos que sostengan tu criterio?

  • el 27 julio, 2013 a las 6:34 pm
    Permalink

    Muy completa y esclarecedora la opinión de Twitt… Coincido plenamente con él. Si bien las transnacionales que tienen negocios non santos, también pasa lo mismo con ciertas ONGs. Se puede argumentar sobre el negociado de Monsanto Singenta entre otros, pero eso por sí mismo no hace malo al transgénico.

  • el 27 julio, 2013 a las 4:08 pm
    Permalink

    Sería interestante que el señor que promueve la moringa comenta su opinion sobre el uso de cultivos transgénicos en Cuba.

  • el 27 julio, 2013 a las 3:54 pm
    Permalink

    Yo creo que Isbel se deja llevar de buena fe por la opinión de “expertos”, y amigos de Cuba. A mi forma de ver, hay tres tipos de personas que se oponen a los transgénicos (OMG):
    – Una gran mayoría por temor (desconocimiento) a la tecnología, que creen dañará la salud y el medio ambiente. Aquí están también los que sinceramente creen que es posible una agricultura mundial 100% ecológica, y que los alimentos “ecológicos” son más saludables que los obtenidos mediante la agricultura moderna convencional (lo que no está demostrado; más bien lo que se ha visto hasta ahora es que no hay diferencias si se produce siguiendo normas adecuadas). Como Julio dice, ante la falta de conocimiento sobre el tema, lo lógico es inclinarse a lo “natural”. Aquí el problema fundamental es de conocimiento profundo de la tecnología, sus capacidades, sus limitaciones, y su papel como una herramienta más dentro de una gama de opciones científicas y productivas, sostenibles. En este grupo yo incluyo a la inmensa mayoría de los que se oponen a los OMG. Sin un conocimiento profundo, es muy fácil confundir la lucha por la sostenibilidad y las buenas prácticas con la lucha contra los OMG, sin darse cuenta de que aún sin OMG, nos envenenamos y destruímos el planeta si no actuamos consecuentemente.
    – Los que ciegamente se oponen al capitalismo y sus transnacionales, e identifican los transgénicos con ellas. Fundamentalistas de extrema izquierda que echan en el mismo saco la tecnología y su manera de implementación. Estos, a pesar de ser muchos de ellos expertos en ciencias políticas y sociales, etc., también pudiera considerarse que no comprenden a fondo la tecnología pues la mayoría no son biólogos moleculares con suficiente conocimiento de las prácticas agronómicas. Yo diría que estos individuos y los anteriores no actúan contra la transgénesis por maldad, o por provecho propio. Es más un problema de percepción y falta de profundo conocimiento, también de falta de adecuada comunicación, discusión y transparencia (de todas las partes involucradas en esta temática).
    – Y los más peligros, que son aquellos que han hecho de la crítica a los OGM un modus vivendi. Ellos si saben bastante a profundidad de que se trata el asunto (o tienen suficiente conocimiento como para llegar al fondo de esta cuestión), pero viven del negocio de los productos “orgánicos”, y/o de los beneficios que les aporta el sermonear a los dos tipos anteriores sobre el peligro de la transgénesis, cobrando decenas de miles de dólares por cada conferencia, documental, o show al respecto. Esta gente si manipula a sabiendas, dicen verdades a medias, y hasta mienten (pero lo saben hacer muy bien). Estos “expertos” casi siempre se presentan como “amigos” que vienen a ayudar; y en el caso de Cuba como simpatizantes de la revolución, sabiendo que con ese cartelito, en un país como el nuestro, se les abren muchas puertas (claro, imagino que allí no puedan cobrar esos honorarios desorbitantes, pero no importa, el beneficio principal es el impacto político y mediático para arrastrar tras ellos a toda esa masa de la izquierda que sigue embelezada los traspiés de la revolución cubana, incluyendo a los admiradores de aquella agricultura de subsistencia surgida en los 90 cuando el período especial. En fin, aquí el objetivo es mantener y agrandar la audiencia; nuevos clientes para sus patrocinadores y/o futuros shows).
    El único antídoto contra toda esta gente es no tomar por dogma lo que dicen, sino instruirse y pensar con cabeza propia. En la medida que más personas entiendan las virtudes y limitaciones de la transgénesis, es que la percepción sobre la misma irá cambiando hacia posiciones más realistas.
    Perdonen tanta perorata, pero me parece muy importante para el futuro de la humanidad la compresión y correcta implementación de una tecnología con tantas potencialidades beneficiosas como la transgénesis. Ver que hoy en día tanta gente buena se opone a ella, me hace pensar en la Edad Media y en el negativo impacto que el desconocimiento, el miedo, y la intolerancia tuvieron sobre el desarrollo de la humanidad por varios siglos.

  • el 27 julio, 2013 a las 10:36 am
    Permalink

    Isidro entiendo perfectamente. Creo que Isbel también tiene buenos puntos en su articulo. No me parece bien que se afecte la biodeversidad especialmente de alimentos que hemos heredado de miles de anos atrás y que han sido domesticados por el hombre para comer algo sintético. Por otra parte hay también que considerar los millones de personas que se acuestan con hambre en el mundo y muchos mueren por falta de alimentos. Creo que no tengo suficiente información para determinar cual es la mejor postura. Dado eso me inclino mas a lo natural.

  • el 26 julio, 2013 a las 10:01 pm
    Permalink

    Ja, ja, Julio. Ahí está el detalle. Mira, puedo entender algunas pegas que se le ponen a los transgénicos. Pero yo que viví cinco años en el Africa de las hambrunas continuadas, te digo que a esos famélicos etíopes no les importaría mucho una dieta transgénica, porque, para empezar, su problema es que no tenían (y aún no tienen) prácticamente ningún alimento que llevarse a la boca (hay que vivir eso para saber lo que hablo), ni trans ni homogénico. Y a buen hambre, como decimos los cubanos, no hay pan duro…

  • el 26 julio, 2013 a las 10:03 am
    Permalink

    twittGSHS:

    Creo fue Alexander Pope un escritor ingles, quien dijo

    “To err is human; to forgive, divine” (“Errar es humano, perdonar es divino”)

    al reconocer tu error, ya demostraste ser humano y en el camino como te he perdonado, me ayudaste a demostrar que soy divino :-) (estoy bromeando sobre ser divino)

    También Benjamin Flanklin le dio un giro diferente a la misma oración.

    “To err is human, to repent divine, to persist devilish.” (Errar es humano, arrepentirse es divino, persistir es ser maldito)

  • el 26 julio, 2013 a las 8:37 am
    Permalink

    A todos los foristas y en especial a Julio: releyendo lo discutido en el foro me percaté de un error por mí cometido. Les pido a todos mis más sinceras disculpas pues en mis posts anteriores cuando escribía Google, estaba pensando en Yahoo. Quizás por usar indistintamente ambos sitios repetidamente varias veces al día, todos los días, es que ocurrió este lapsus mentis (lo asombroso es cuanto duró!). Pienso que mi falta no cambia en nada la esencia de lo que aqui se discute, pero de todas formas creo que lo correcto es reconocer y aclarar mi error. Una vez más, perdonen.

  • el 26 julio, 2013 a las 5:54 am
    Permalink

    twittGSHS, no creo que lo que he hablado son rejuegos retoricos.
    Estaba tratando de ayudarte a exponer con un poco mas de profundidad lo que decías de forma casual pero ya veo que no puedes o no quieres.

    Tienes razón nos salimos del tema del articulo.
    Y definitivamente no tenemos que estar de acuerdo en nuestras opiniones. Eso es algo totalmente normal.

    Saludos.

  • el 25 julio, 2013 a las 7:19 pm
    Permalink

    Julio, para tí lo mio son solo especulaciones. Para mí, el que a veces se destapen algunos “escándalos” en la gran prensa (habría que ver si a alguien en ese momento le convino la filtración), y que todas se alineen cuando se trata de intereses vitales de los que rigen el mundo (que no son los chinos), no es señal de libertad y neutralidad. Para tí, Google no es un medio de prensa. Para mí, además de ofrecer servicios de buscador y de correo eléctrónico, Google a lo que más se dedica es a publicar “noticias gratis” (entre otras cosas buenas o malas según quien las mire). En fin, que no nos vamos a poner de acuerdo, y no quiero y no deseo dejarme provocar para salir del tema que nos ocupa en este forum. Solo espero que los lectores de HT lean todos los comentarios aquí plásmados en cuánto a transgénesis se refiere, hagan sus averiguaciones y no se dejen confundir por rejuegos retóricos de aquellos que a sabiendas o sin saberlo, nos quieren llevar al pasado. Chao.

  • el 25 julio, 2013 a las 4:13 pm
    Permalink

    twittGSHS,
    Cada cual tiene derecho a tener opiniones. Es totalmente normal también preguntar cuando algo es una opinión o un hecho demostrado. Yo puedo tener la opinión de que la luna esta hecha de queso pero de mi opinión a probar que esta realmente hecha de queso va un tramo inmenso. No hay nada malo en que tengas opiniones, todos las tenemos. Creo que si es bueno reconocer cuando lo que decimos es una opinión. Podemos sentarnos a especular todo lo que tu quieras pero si no presentas pruebas todo se reduce a conspiraciones y hipótesis sin base. Lo cual no esta mal pero es bueno reconocerlo. Para que no se confunda al lector incauto sobre que es verdad y que es verdad hipotética.

    Creo que es extremadamente difícil probar que la prensa en países libres es favorable a los grupos de poder mundial. Claro esta la no existencia de prueba tangible no significa que no lo sea. Puedo ponerte miles de ejemplos en que la prensa de países libres a ido en contra de los centros del poder. Te acuerdas de Watergate y el Washington Post? o the Pentagon papers en el New York Times o mas reciente las publicaciones de Snowden en el Guardian? Solo con estos ejemplos te demuestro que la prensa en general parece no estar en conspiración ninguna con los centros de poder. Ahora bien tu afirmación no fue específicamente sobre la prensa. Tu afirmaste algo sobre Google que en si no es un medio de prensa, repito
    esto fue lo que dijiste que me llamo la atención.

    “Google manipula la información para crear estados de opinión favorables a los grupos de poder mundial.”

    esto me trajo a la memoria el caso de Google con el gobierno Chino. El partido comunista chino pertenece a los grupos de poder mundial, el partido comunista chino quería controlar a google y básicamente prefirieron desobedecer a los comunistas de China.

    http://www.bbc.co.uk/news/technology-20932072

    Este ejemplo contradice de cierta forma lo que afirmas. Por eso te pedía si tenias pruebas de lo que afirmas.
    No veo ninguna ingenuidad en mi pregunta. Es una pregunta totalmente valida. Y no estoy tratando de restar valor a tus criterios solo quiero distinguir la especulación de lo que no lo es. Me entiendes?
    Yo también soy un soñador. Uno de mis suenos es que ojalá los cubanos despierten de la pesadilla en que viven.

  • el 25 julio, 2013 a las 1:11 pm
    Permalink

    No estoy corriendo ningún eje de la discusión (repito que antes de responder, deben leerse todas las respuestas al post). Sobre los transgénicos he discutido bastante, aquí y en otros foros. Solo quiero hacer ver que se está atacando sin razón a una tecnología que no tiene la culpa de que sea implementada empleando métodos incorrectos. Lo mismo pasa, y ha pasado, si en vez de transgénicos se usa incorrectamente cualquier variedad obtenida por métodos clásicos. Los que están mezclando cosas no relacionadas y corriendo el eje de la discusión para atacar lo que se hace mal en Cuba (que quede bien claro, que no defiendo) son algunos de los foristas.
    Por otra parte, ser ingenuo no es algo ofensivo. Los niños son ingenuos, y yo mismo a veces soy ingenuo en muchas cosas. Nos pasa por actuar de buena fe, sin pensar en la picardía, o maldad que abunda en el mundo; también nos pasa por actuar sin suficiente conocimiento. No hay porque avergonzarse de ello; nadie nace sabiendo.
    Sin embargo, pretender el hacerse el ingenuo para tratar de poner en ridículo a otra persona e intentar restarle valor a sus criterios, es una forma cínica de actuar cuando no se tienen argumentos serios que oponer.
    Y si con relación a la manipulación de la información por todos los grandes medios alguien quiere tapar el sol con un dedo, eso es problema de esa persona (o quizás su objetivo al servicio de esas oscuras fuerzas que tratan de imponer el totalitarismo en el mundo. Yo sinceramente creo que una sociedad mejor es posible y con ese objetivo participo en este forum. Pero bueno, eso es tema de otra discusión que no pretendo iniciar. ¿Un soñador? Posiblemente, pero no soy el único como decía Lennon).

  • el 25 julio, 2013 a las 11:13 am
    Permalink

    Ok twittGSHS, por tu respuesta veo que es tu opinión y especulación personal.

    twittGSHS, no hay que recurrir al ataque personal para demostrar que la posición que uno esgrime es mas fuerte. Ataques personales conducen precisamente a demostrar todo lo contrario. Nota por ejemplo que pido pruebas de tu afirmación y lo primero que haces es acusarme de ingenuo. Perdona pero cuando alguien hace afirmaciones como la que has hecho debes tener el fundamento para poder sustanciarla o por lo menos la honestidad para reconocer que estas especulando.

  • el 25 julio, 2013 a las 10:35 am
    Permalink

    Cierto lo que plantea Eduardo Fernandez, estás corriendo el eje de la discusión, aquí se trata de discutir sobre los transgénicos no otra cosa.

  • el 25 julio, 2013 a las 9:00 am
    Permalink

    No sea o se haga el ingenuo. Lea noticias de diferentes fuentes y contrástelas. Piense a cuales intereses responden. La manipulación mediática es un hecho reconocido, por parcialidad, omisión o sobre-amplificación de una de las partes; desde las famosas armas de destrucción masiva en Irak, hasta los “escándalos” y ataques a las propuestas del gobierno de Obama, pasando por noticias sensacionalistas al estilo de la guerra fría, y el continuo bombardeo de banales noticias rosas o amarillas para mantener en la Luna la mentalidad de las masas. Los ejemplos están ahí, todos los días, claro, para quién los quiera ver.

  • el 25 julio, 2013 a las 8:26 am
    Permalink

    Tu tienes prueba o fuente de esto

    “Google manipula la información para crear estados de opinión favorables a los grupos de poder mundial.”

    o es tu observación personal?

  • el 25 julio, 2013 a las 6:10 am
    Permalink

    ¿Qué diría Pánfilo de la “jama transgénica”?

  • el 24 julio, 2013 a las 8:51 pm
    Permalink

    Esto es un disparate total. No existe un sólo argumento serio que pueda echar abajo la utilización de transgénicos. Con una población de algo más de 100 habitantes por kilómetros cuadrados es necesario buscar las alternativas más productivas. Quien crea que sobre la base única de la agricultura tradicional se pueden resolver los problemas de la alimentación en Cuba y en el mundo, es porque ignora muchas cosas o lo ignora todo en materia de producción agropecuaria.

    Le propongo al autor que exponga un solo argumento en contra de los transgénicos. No me refiero a argumentos relativos a las transnacionales ni nada por el estilo. me refiero a argumentos que tengan que ver con la bilogía o la salud.

  • el 24 julio, 2013 a las 5:55 pm
    Permalink

    No pensaba responderte porque me parece ofensivo y digno de poca consideración tu comentario. Sin embargo, me permito aconsejarte que antes de montar en cólera y adelantar insinuaciones infundadas, es más sabio y provechoso para todos que leas con detenimiento todas las respuestas al post.

  • el 24 julio, 2013 a las 1:41 pm
    Permalink

    Puedes aportar algo sobre el post o piensas llevar el debate por otro hilo? Ese truco es muy viejo.

  • el 24 julio, 2013 a las 1:37 pm
    Permalink

    Toda esta discusión de que si Cuba pueda usar los transgénicos, o no, me recuerda el ejemplo de un hombre al que le ponen una multa por arrojar a la acera la servilleta con que se limpió la nariz , sin que en toda la ciudad haya un latón de basura donde pueda botarla. ¿Cuál es la solución más sensata, entonces: ponerle el latón; o que se guarde el papel con mocos en el bolsillo?

  • el 24 julio, 2013 a las 10:08 am
    Permalink

    En Cuba las políticas de uso de la internet se imponen de forma autoritaria. Google manipula la información para crear estados de opinión favorables a los grupos de poder mundial. Hay quien usa la internet para propagar el odio y la violencia ¿Digamos NO a la internet y a las nuevas tecnologías de la información? Creo que lo que se impone es separar el grano de la paja, y no dejarnos llevar por nuestras fustraciones y resentimientos, y pensar con cabeza propia. Una posición totalitaria en este asunto es alinearse a las mismas formas de proceder que criticamos.

  • el 24 julio, 2013 a las 9:22 am
    Permalink

    Monsanto es la peor de las pestes del planeta. Me sumo a la lista de firmantes aunque no hubiera esta empresa de inexistente moral la que está en el centro de la atención. Fue, casualmente Monsanto, la que promovió el empleo de los agentes verde y naranja en Viet Nam.

  • el 24 julio, 2013 a las 6:00 am
    Permalink

    Ustedes pueden tener toda la razón y deliberar todo lo que quieran, pero un tema de tanta importancia y riesgo no debería imponérsele a tanta gente, lo que está de fondo es la misma actitud de hacer lo que le sale de los huevos a alguien, por eso me sumo a la declaración.

  • el 23 julio, 2013 a las 9:28 pm
    Permalink

    Señores:

    Yo no soy partidario de los transgénicos, pero no mareen más la perdiz, la esencia es esta: ¿Quién deja que su hijo pase hambre por no darle comida transgénica, si no hay otra opción? Yo no como nada transgénico , pero compro en un supermercado donde hay de todo; vivo en un país donde hay de todo y para todos los bolsillos, y puedo hacerlo. Y-ojo- los transgénicos son una opción, no, una obligación. ¿Cuál es la solución entonces? ¿Que mientras Cuba deje de ser el parque natural de marabú más grande del Caribe la gente pase más hambre de la que pasa? díganle eso a un padre de familia. “Se puede vivir con un pie en el aire- como decía Goethe- pero el otro debe estar plantado sólidamente en la tierra”. Y, francamente, antes de dispararme un fricandel, una pasta de oca o un fétido picadillo de soya hechos Dios sabe con qué, me quedo con comida transgénica.

    Estos temas suenan muy bonito al oído, pero a la hora de confrontarlos con la realidad práctica, más si es en la situación desastrosa en que está la agricultura cubana, (con sus zafras al nivel de principios de siglo, por eje) francamente parecen una broma de mal gusto. Si no se logra que la agricultura cubana vuelva a ser lo que fue, les guste o no, los transgénicos irrumpiran con fuerza porque son una solución “fácil”. A tus palabras me atengo:

    ” Cuba, que aprobó en tiempo récord la liberación del maíz FR-Bt1, desoyendo las recomendaciones de expertos y la solicitud de una moratoria al proceso.”

    “Cuba ha desarrollado por más de 20 años un modelo de agricultura ecológica, que aún espera por ensayarse en toda su amplitud, y que demuestra la capacidad de la isla para generar su propia tecnología y su propia visión acerca de la producción de alimentos. Para ello dispone de personal científico especializado y reconocido internacionalmente, además de una puesta en práctica reducida, pero de gran valor.”

    ¿Y dónde están las viandas, hortalizas y vegetales? A ver ¿Dónde se metieron en Cuba el anón, el canistel, la guanábana, la ciruela criolla, el tamarindo, el zapote, el níspero, la chirimoya el mango manzano, el bizcochuelo, el plátano indio, el “ciento en boca”‘ el plátano macho, el plátano Johnson, el verdadero plátano manzano? ¿Dónde está la coliflor, el apio, el gandul, la remolacha, la malanga blanca, el ñame, el frijol bayo, el colorado, las judías, los garbanzos, la espinaca, la acelga, el nabo?

    Si aparecen ¿Con qué frecuencia, y a qué precio se venden?. Y estoy hablando de cosas que nunca faltaban en Cuba, algunas de las cuales son, hoy por hoy casi museables. Hay gente que ha conocido lo que es la auténtica cocina criolla cubana, despuáe que se fue de cuba (Y no es broma)

    Definitivamente le ronca que yo, fuera de Cuba, me pueda tomar una champola cada vez que quiera, y que más fácil encuentro yo aquí un tamarindo o un mamoncillo (que se venden hasta debajo de los semáforos) que lo que podía hacerlo en Cuba ¿Se dan cuenta? Mucho blablabla, pero ¿A cómo está la libra de frijoles negro, si aparece? ¿Qué está costando hoy por hoy una libra de cebolla o una cabeza de ajo? Por favor, bajen a la tierra de cuando en cuando, que los números no cuadran. Con el hambre del pueblo no se experimenta.

    “la tecnología de los OMG no ha solucionado el hambre ni la pobreza, sino que ha servido para agravar los problemas existentes(…)

    Exactamente lo mismo que ha pasado y sigue pasando con el modelo de agricultura “socialista” en Cuba (Y para ser exactos, incluso en la ex URSS que llegó a depender de la cosecha de trigo de EEU para que los rusos tuvieran un pedazo de pan que llevarse a la boca).

    Les deseo suerte con el llamamiento, de veras, y me sumo a él, pero dadas las características de tu gobierno…. bueno, no vamos a ser pesimistas. Suerte con esta buena causa.,

  • el 23 julio, 2013 a las 7:47 pm
    Permalink

    y por pobreza vamos a hacer cualquier cosa mientras produzca resultados un poco mas altos??? es un poco mucho, ya parece que la gente no esta bien informado en cuanto a este tema. pues no saben que para producir una cosecha un poco mas grande usando los transgenicos, al granjero le toca comprar semillas costosas, pues los trangenicos sobre todo son productos, y las emprezas quieren su ganancia. ademas, los transgenicos por lo general requieren un cierto fertilizante químico para lograr los beneficios. Con estos costos adicionales, el precio de la comida sube, y ya estamos de nuevo en el mismo lio!!
    y eso es hablar de la situacion economicamente, todavia no hemos hablado de los peligros en el medio ambiente, y el cuerpo humano.

  • el 23 julio, 2013 a las 6:05 pm
    Permalink

    A ver, la declaración está muy bonita y todo, pero yo quisiera saber de qué transgénicos me están hablando. ¿El plátano microject era tránsgénico? ¿Y las variedades de caña dizque resistentes a las ratas que metieron en Cuba?
    ¿Y cuáles son las entidades que nos los han metido? ¿El INIVIT tiene algo que ver con eso? Porque hace unos días vi que le dieron un premio a su jefe, digo director.

    La otra cosa, si me dan a escoger entre hambre y transgénicos ya saben lo que yo escogería.

    Eso se deja para cuando uno tiene un montón de proveedores/ supermercados/ categorías/ marcas/ presentaciones…. Yo puedo entretenerme en escoger entre un sirope de maíz (transgénico o no) o uno de agave (transgénico o no), o miel de maple (transgénico o no) o miel de abeja, o servirle los pancakes a mi hijo con mermeladas. En esa categoría hay un montón de opciones.

    Pero en una shopping cubana, pagando en CUC, de milagro encuentras lata de atún y aceite de multigranos, no se sabe si transgénico o no pero apostaría a que sí.

  • el 23 julio, 2013 a las 4:04 pm
    Permalink

    Atencion Polo Avilés. Te recomiendo ver el documental El Mundo segun Monsanto. Antes de verlo, poco me hubiera importado este post. Ahi entenderas sobre los alimentos transgenicos. Es cierto que pondrían comida en la mesa, pero a que costo. El simil que se me ocurre es: que en lugar de los niños nacer, los mandemos a hacer, hasta ahi parece atractivo, pero debes pagar por tu niñito bien hecho, a un monopolista que te va a clavar, y despues no te garantiza para nada que el niño quede bien. Lo tomas o lo dejas, porque despues de todo ya perdimos la capacidad de procrear.
    Monsanto, a proposito, es una transnacional que ha hecho y deshecho en donde le ha dado la gana con respecto a la introduccion de semillas trangenicas que poco a poco han contaminado y eliminado especies naturales.

  • el 23 julio, 2013 a las 3:24 pm
    Permalink

    La agricultura cubana esta tan pero tan terriblemente mala, que cualquier cosa que le traigan para cambiarla esta perfecta. Si los alimentos transgenicos fueran tan terribles, entonces el 1er mundo estuviera ya envenenado. Dejen la demagogia y seamos practicos, Cuba necesita cualquier ayuda. Concuerdo con Polo, este articulo o es una broma de mal gusto o el articulista esta en las nubes ecologicas consumiendo organicas y sustentables sustancias sicotropicas.

  • el 23 julio, 2013 a las 2:45 pm
    Permalink

    Esto es llover sobre lo mojado; pero considero mi deber salir al paso a este tipo de iniciativas peligrosas para el bienestar de la humanidad. Entiéndase que respeto el derecho de cada cual a expresarse, y entiendo la preocupación y el temor ante lo “novedoso”, pero no puedo estar de acuerdo con que se mienta (y se miente cuando se justifican procederes sobre argumentos no solo infundados, sino además totalmente incongruentes con hechos demostrados en la práctica) y se propague el miedo sin justificación. No deben manipularse los hechos y sacarlos de contexto para sustentar posiciones extremistas.

    Dices: “La tecnología de los transgénicos conlleva a la recuperación de un modelo agrícola convencional, de altos insumos, altamente dependiente de decisiones externas, y que quita autonomía al agricultor”. Esto no es verdad; la tecnología de los transgénicos puede ser aplicada también en modelos agrícolas mixtos de forma amistosa con el ambiente. Los transgénicos en sí no se diferencian de variedades obtenidas por otros métodos, sino por el contrario, por su forma de obtención, es más predecible y manejable su comportamiento e influencia sobre el ambiente. Recomiendo leer: http://www.dista.unibo.it/doublehelix/proceedings/SECTION_VI/HELIX%20pp%20689-698.pdf

    Dices: “La agricultura a base de OMG, además de no garantizar un verdadero mayor rendimiento, provoca el deterioro y pérdida de la biodiversidad agrícola, y favorece la privatización y control de las semillas”. Tampoco es verdad, no tienen nada que ver los transgénicos (nuevas variedades) con prácticas dañinas que estimulan el mal uso de agroquímicos, que relegan la rotación de cultivos y el manejo y conservación de variedades en la producción. Estos últimos son los factores que dañan la biodiversidad. Además, la práctica (en millones de hectareas, en todos los continentes y desde hace décadas) demuestra que bien utilizados, los transgénicos si pueden aumentar rendimientos y/o disminuir costos (económicos y ecológicos). Por otra parte, cualquier nueva tecnología puede favorecer el monopolio; pero la culpable no es la tecnología, sino su forma de implementarla. Se confunden aquí la esencia y la forma.

    Dices: “La experiencia internacional, donde la tecnología de los OMG no ha solucionado el hambre ni la pobreza, sino que ha servido para agravar los problemas existentes, desplazando la agricultura familiar…” Ninguna nueva tecnología puede solucionar el hambre y la pobreza de por sí; estas son dependientes de factores políticos y sociales que no tienen nada que ver con la tecnología. Y en cuanto a agravar los problemas existentes, repito, que una variedad no es culpable de su mal manejo.

    Dices: “Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud ha advertido que el uso de OMG puede significar “riesgos potenciales para la salud y el desarrollo humano”, pues “la introducción de un transgén en un organismo receptor no es precisamente un proceso controlado, y puede tener varios resultados con respecto a la integración, la expresión y la estabilidad del transgén en el huésped”. La OMS no hace más que lavarse las malos “por lo que pueda suceder”. No hay proceso de obtención de una nueva variedad más controlado y predecible que la trangénesis (amén de que por “temores” se obliga a los trangénicos a tal número de pruebas y evaluaciones que ha hecho de su obtención un via crucis extremadamente lento y costoso). No hay ninguna evidencia seria de que algún transgénico haya sido o sea peligroso para la salud y el desarrollo humano. Si muchas nuevas variedades obtenidas por métodos clásicos, se sometieran a tales rigurosas pruebas, no llegarían al consumidor, pues en su proceso de obtención se introducen de forma incontrolada muchos genes que no se sabe como funcionarán en el marco del nuevo fondo genético (no se evalúan por ejemplo la presencia de nuevos metabolitos secundarios, que pueden expresase dependiendo del ambiente, con altísimo efecto tóxico o cancerígeno).

    Dices: “Son los promotores de los OMG quienes deben demostrar fehacientemente que los mismos no tendrán efectos negativos sobre la salud humana o el medioambiente, en las condiciones específicas de cada lugar”. Esto se ha hecho y se hace, y todos los datos existentes demuestran la veracidad de lo que planteo en este comentario.

    Dices: “Tales pruebas no existen en Cuba, que aprobó en tiempo récord la liberación del maíz FR-Bt1”. No tengo los datos, pero se que ese maíz transgénico se obtuvo hace muchos años, y que se ha sometido a evaluaciones. Además, la modificación que presenta es similar a muchas otras variedades de maíces transgénicos obtenidas en el mundo, y que han sido extensamente evaluadas en muchos países (incluyendo, países tropicales y centros de orígenes del maíz) sin que se reportaran problemas. Apoyo que se reclame transparencia en cuanto a la publicación de los estudios realizados en Cuba, y que haya un debate abierto al respecto; pero la toma de decisiones basadas en las experiencias acumuladas mudialmente son prácticas aceptadas por todos los organismos regulatorios internacionales.

    Si se está en contra de la obtención de nuevas variedades, y del uso de las mismas (incluyendo el uso de los químicos que ellas requieren) en la agricultura, pues entonces hay poco que discutir; solo que llamo a esos “verdes” a considerar el hecho de que la agricultura 100% ecológica no puede alimentar a la cada vez más creciente población mundial porque sus rendimientos son menores, y para poder producir todo el alimento necesario (en términos actuales, ni pensar en el futuro) requeriría de un 30% más de tierras, y más agua ¿De dónde saldrán estos recursos cada día más escasos? Y no toco el tema de las plagas y enfermedades que tantas hambrunas provocaron y provocan. Me apena que gente inteligente y talentosa confundan el [email protected]%& con la llovizna, y en su afán de ayudar trabajen en una dirección completamente opuesta a los intereses de la humanidad y a los beneficios que una nueva tecnología pueda traer a la misma. Pero esto ya lo hemos visto en nuestra historia muchas veces ¿verdad?

  • el 23 julio, 2013 a las 11:58 am
    Permalink

    Espero que este artículo solo sea una broma de mal gusto; porque promover los costosos mitos del 1er. mundo en una Cuba hambreada y haitianizada es cuando menos arrogante, si no criminal.
    Los llamados “transgénicos” no son algo nuevo, por miles de años la gente domesticó plantas y animales, creó artificialmente razas y variedades más productivas, más resistentes a plagas, más útiles, usando los conocimientos de la época.
    Prefiero la isla cubierta de campos de maíz “transgénico”, que pongan un tamal en cada plato cubano, comida para el ganado, etanol, etc; y no los actuales marabuzales -por muy virginal que sea su genoma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *