La telenovela de mi hijo

Por Irina Pino

Actores de la telenovela.

HAVANA TIMES – Las telenovelas son aditivas, la gente ríe y llora con esos programas. Yo creo que la mejor telenovela es nuestra vida. La ficción es opacada por la realidad.

Para mi sorpresa, he tenido de cerca la telenovela de mi hijo. Él ha vivido una experiencia con una chica que lo hizo cambiar algunos de sus hábitos.

Todo empezó porque mi hijo y yo estábamos usando el mismo celular. El suyo se lo había prestado a una amiga que lo necesitaba.

Una mañana entró un mensaje dirigido a él, bastante provocativo, y lo leí. Eché para atrás, y vi unos textos que eran una especie de guerra: mi hijo, por un lado, y uno de sus mejores amigos, por el otro.

Leyendo me enteré que Joanna (una amiga común), era deseada por los dos, y que Leonardo (mi hijo) estaba sufriendo, y hasta derramó lágrimas de impotencia y dolor, cuando ella se hizo novia de David.

Durante el proceso, ambos estaban a la defensiva, se decían horrores, sacaban trapos sucios, incluso, hubo una cita para un duelo. No sé si llegarían al extremo de una pelea cuerpo a cuerpo o si iban a usar un par de pistolas.

Sumaban más de 20 mensajes, en uno de ellos se contaba la historia de cómo se conocieron los tres.

También había una anécdota curiosa: David le compró a Joana un par de tenis por su cumpleaños.

La especialidad de mi hijo es editar videos, por lo que tuvo a bien regalarle un par de videos, como presente amoroso.

En uno de los textos de mi hijo, se refería a la separación de sus padres, algo que me conmovió. A pesar del tiempo transcurrido, a él todavía le dolía.

Nunca le dije que sabía su secreto. A veces, le preguntaba si David y él aún eran amigos. Me respondía que ya no andaban juntos.

Un buen día me presentó a Joanna (a ella le prestó su celular), me enteré que la jovencita se iba del país, a reunirse con su padre en los Estados Unidos.

Ella estaba viviendo con su madre y sus abuelos en Casablanca, un pueblo ubicado al otro lado de la bahía de La Habana. Para visitarla, mi hijo debía tomar un ómnibus de larguísimo recorrido.

Los familiares de la muchacha, por parte de madre, son cristianos, todos los domingos se reúnen para el culto, allí leen la Biblia, y a continuación disfrutan de una merienda.

Comenzó a ir a esas reuniones, no sé si con el objetivo de conquistar el amor de la chica o por conocer cosas diferentes. Pues nunca antes se inclinó por ninguna religión.

No me preocupé demasiado, porque las parábolas y enseñanzas de este libro ayudan a ser mejores personas, sin fanatismo, por supuesto.

El sábado compraba pan o algún dulce para no ir con las manos vacías.

Por otro lado, se encariñó con sus abuelos, y siempre está pendiente de ellos. Hasta le consiguió al anciano una medicina que necesitaba. Quizás hace eso por sustitución, pues sus abuelos verdaderos ya murieron.

En uno de esos últimos capítulos, Joanna se fue para Guyana a su entrevista, porque como todos saben, la embajada en Cuba permanece cerrada. Y finalmente, arribó a los Estados Unidos.

Hace poco, Leonardo me confesó que esta nena se llevó consigo su celular, o sea, el aparatico hizo las dos travesías.

Antes que me encabronara por todo este lío, me enseñó el celular, una tía que vino de allá se lo trajo de vuelta, sano y salvo. Y pensé, lo que hace el amor…, y estoy feliz con mi móvil a tiempo completo.

Los jóvenes se siguen comunicando por Watssapp.

¿Habrá más capítulos de esta telenovela? Nadie lo sabe. Ah, y otra cosa: mi hijo no se convirtió al cristianismo.

Lea más del diario de Irina Pino aquí.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


5 thoughts on “La telenovela de mi hijo

  • el 26 junio, 2021 a las 12:31 am
    Permalink

    Irina esta muy bueno tu articulo y hasta termina con un toque simpático.
    Es una historia linda y muy sana, tuvo un buen final y como buen drama , el amor triunfa y la amistad .

  • el 24 junio, 2021 a las 8:11 pm
    Permalink

    Gracias a todos por los amables comentarios, es verdad, son cosas tan raras que son difíciles de creer.

  • el 24 junio, 2021 a las 9:41 am
    Permalink

    una linda historia irina y para colmo, de la vida real ! felicidades.

  • el 24 junio, 2021 a las 9:06 am
    Permalink

    La vida tiene mas giros inesperados que cualquier telenovela y no se pueden hacer ficcion porque no serian creibles como tales y sin embargo son realidades.

  • el 23 junio, 2021 a las 6:22 am
    Permalink

    El amor puede con todo y transforma a una persona, pero ellos son jóvenes y ella con su nueva vida es probable que pronto se olvide de lo que dejó detrás. Si no olvida a Leonardo, entonces es un amor que vale la pena vivirlo. Suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *