Extraño a mis padres

Por Irina Pino

Mis padres el día de su boda.

HAVANA TIMES – Ahora que no están mis padres, ahora que han muerto, me pregunto a diario si no debí hacer más por ellos en la última etapa de sus vidas, mientras vivieron conmigo; ¿si los herí de muchas maneras con mi comportamiento egoísta cuando ansiaba poder salir, tener la libertad de marcharme a algún lugar, lejos de las tareas cotidianas?

Lamento que mi madre y yo no tuviéramos suficientes afinidades. Nuestros gustos y opiniones eran bien diferentes; me molestaba su educación casi monástica, con ella no podía hablar de ciertos tópicos, porque su enseñanza primaria transcurrió en una escuela de monjas. Recuerdo que se escandalizaba si le ponía una película en la que aparecía un desnudo o una escena sexual. Por ese motivo yo debía verla antes, para dar el visto nuevo, libre de censura.

Observaba que las comedias que le seleccionaba no le provocaban risa. ¿O era que su visión no era la que yo esperaba? Quizás su alegría había muerto antes que ella…

Mi madre era mandona y tenía un carácter hosco. No era dada a demostraciones de cariño. Sentía preferencia por el hijo varón, lo cual le impedía un juicio justo con mi hermano, que venía a cuidarla en pocas ocasiones.

Por otro lado, poseía una fuente de energía que le duró hasta su etapa octogenaria, dispuesta siempre para las tareas domésticas mientras la salud la acompañó. Atendió a mi padre, luego de que sufriera una isquemia que le dejó secuelas por largos meses.

Mujer fuerte, trabajó desde niña: vendió santos, laboró en una cafetería, en una fábrica de botones, limpió pisos, fue retocadora de composición en una imprenta y, por último, encuadernó libros.

MIs padres ancianos.

Solo al dejar de valerse por sí misma se fue apagando lentamente.

Con mi padre gocé de una relación más compatible, nos unía el gusto por la lectura, podíamos hablar de libros como en una especie de debate, también veíamos filmes juntos. Solía ser afectuoso, sobre todo, con mi hermana y conmigo, más tarde con sus nietos.

Al principio, en mi adolescencia, se opuso a que yo escribiera; en un arranque de locura destruyó parte de mis poemas, alegando que debía estudiar y dejar de perder el tiempo. Yo me encerraba en mi cuarto con mi máquina de escribir y no dejaba entrar a nadie.

Su mayor deseo era que estudiara en la universidad. Pero hice lo contrario, pasé un técnico medio y comencé a trabajar enseguida. Resulté inestable con empleos y parejas. Sé que nunca cumplí con sus expectativas.

Es cierto que en su vejez celebró mi primer libro de poemas, en el que había un texto dedicado a él que hablaba sobre una bofetada. Esa fue la única vez que mi padre me golpeó, fue por ausentarme de la escuela.

He contado en un antiguo post de cuando él se mudó tres meses conmigo para ayudarme con mi hijo recién nacido. No tenía prejuicios, podía limpiar, cocinar, y hacer cualquier arreglo de plomería, albañilería o electricidad.

Mis padres fueron personas buenas, honestas, un matrimonio unido por 60 años que formó una familia con sus pros y sus contras, de acuerdo con su generación.

Ahora sé cuánto les echo de menos, y espero puedan perdonarme.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

6 comentarios sobre “Extraño a mis padres

  • Parace que necesitabas algún tipo de catarsis. Quizás la lluvia o la soledad en cuarentena te han puesto nostálgica. A pesar de todo veo que tuviste una familia funcional, como suele decirse. Espero que dondequiera que estén se encuentren felices, y comprendan que solo has tenido la idea legítima de vivir en tus propios términos

    Respuesta
  • a veces los padres tambien son dificiles (como los hijos) pero no lo notan, muy a pesar de la «experiencia» que la vida les ha dado. Deberian ser ellos los primeros en actuar como tu aqui lo haces, pues se iran primero por ley de vida y sin embargo se mantienen en sus trece; entonces todos pagamos. Hoy te das cuenta de lo que se perdio, debieron ser ellos quiene lo notaran y aflojaran en su caracter y forma de ser pues «pronto» no estarian contigo. Pero no hay remedio para estas cosas mas alla de sufrir como tu lo haces ahora y escribir ese sufrimiento, esa pena que no debio estar ahi pero algunas veces nos es otorgada por el destino.

    Solo hay que reconocer que no tenemos la oportunidad de escoger, que los padres son los asignados y es dificil cambiarlos. Al menos, con aquellos que hoy te rodean, intenta que estas situaciones no se repitan o sean tan agudas como para afectarte manana. Toma medidas ya.

    En esta etapa de la vida no estas sola. Muchos la hemos pasado o la estamos pasando y pensamos como tu.

    Respuesta
  • Gracias a los dos por la comprensión, nadie sabe lo que tiene hasta que no lo pierde, esa es la realidad. Nadie es perfecto, ni padres ni hijos, son generaciones completamente diferentes. Con mi hijo también debo llegar a un consenso por las diferencias. Todo en la vida es un reto. Y es cierto, el encierro trae muchos recuerdos, algunos agradables, otros no tanto. Pero hay que seguir viviendo a pesar de todo.

    Respuesta
  • Oponerse a los padres es una forma de definir la individualidad. De todos modos, estuvieron junto a ti y tu junto a ellos, en momentos dificiles. Cuidaste de tu madre. Que mas podias hacer?

    Respuesta
  • Como pedimos respeto por nuestra opinión, forma de pensar, o hacer las cosas, creo que ellos merecen lo mismo, al final de la vida siempre nos perdonan, como nosotros a ellos, que dios lo tenga en la gloria

    Respuesta
  • Hola Iri: Muy sentido artículo, me encantó. No sabía que ya ambos habían fallecido, en realidad los padres nunca te abandonan, ahora tienes dos ángeles que te protegen de todo lo malo. En cuanto puedas autorizalos a que violen tu libre albedrío para que te cuiden!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *