Desde la habitación contigua

Irina Pino

Foto: Caridad
Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Su padre era médico, y recién había regresado de Angola. La madre trabajaba en el Ministerio de la Construcción. Bárbara era mi compañera de clases y vecina, y como no tenía hermanos, compartíamos muchas cosas juntas: nos encantaba escuchar música, jugar al parchís, hablar largas horas y ver películas.

Cierta tarde, después que terminamos de repasar Historia, una plática altisonante nos alertó a oír cosas ajenas, asuntos que por nuestra adolescencia, apenas alcanzábamos a comprender.

Gritaba el padre y le decía a la madre: ¿Por qué le tuvo que pasar eso a Marco, un muchacho tan bueno, que no le hacía daño a nadie? Pero claro, no pudo decir que no cuando lo mandaron para allá. Rita no quería que fuera a Angola, y él de comemierda dijo enseguida que sí cuando se lo comunicaron… ¿y ahora qué? El chiquito está traumatizado, tuvieron que internarlo en la clínica esa…

Es verdad, y solo tiene 18 años…, aunque no sé si la situación de Ileana, sea peor, perdió el marido con el lío de que si le fue infiel, los HP esos lo presionaron para quitarle el carné del Partido a Pablo si no la dejaba. Está jodida la pobre, y todo porque la vieron varias veces con un compañero de trabajo. Tu prima me confesó que ellos ni se acostaron…

Nos quedamos sin entender nada. La conversación siguió, pero ellos se trasladaron a la cocina. Ya no los escuchábamos bien. Decidimos a jugar a las cartas.

Aquellos fragmentos quedaron en mi memoria, con los años entendí que aquel jovencito se traumatizó en la guerra por ver morir a sus compañeros, y también por matar a otros que ni conocía.

Lo que le pasó a Ileana y a muchas mujeres fue injusto. Algunas tuvieron que divorciarse de sus parejas, unas porque le fueron infieles, otras, por supuestas sospechas. Se desató una vigilancia a las mujeres de los combatientes de Angola que ocasionó dolor, desintegración familiar, trastornos en los hijos. Los daños no fueron pocos. La presión por un carné, el descrédito de un internacionalista, podía ser un arma mucho más destructiva que la propia guerra.

 

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


10 thoughts on “Desde la habitación contigua

  • el 4 junio, 2016 a las 3:35 pm
    Permalink

    Cada pueblo tiene lo que el mismo se busca ….

  • el 29 mayo, 2016 a las 1:17 pm
    Permalink

    Ni ser Militante de ningún Partido es mérito alguno, ni mujer alguna tiene el derecho de serle infiel a su esposo porque esté fuera del país, mejor que lo deje y ya está.

    Tonto el que se fue, e inmoral, para ser amable, la que le fue infiel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *