Viva la yuma libre

Ilustración por Onel.
Ilustración por Onel.

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Ahora que se han restablecido las relaciones con EE.UU. voy a aprovechar la primera oportunidad para darme un saltico.

Siento una mezcla de odio-amor por ese país. Odio, por la manera en que el capitalismo lo ha transformado en su fétida guarida y (en relación con lo anterior) por su “compulsión” a sembrar muerte donde quiera que se posa. Amor, por lo mucho que ayudó a mi emancipación personal. Les cuento.

Cuando empecé a sentirme infeliz dentro del molde Hombre-Nuevo reaccioné convirtiéndome en un friqui; heredero de un movimiento cultural nacido en el vecino del norte. Muchos de mi generación tomaron el mismo rumbo.

Más tarde me volví adicto al cine. Solía devorar clavos calientes de cualquier parte del mundo pero fue el cine independiente made in USA (junto a Woody Allen y otros por el estilo) los que más contribuyeron a conformar mi subjetividad.

Un día probé los enteógenos y me convertí en consumidor. A mi alrededor la gente se alarmaba o me rechazaba; yo mismo tenía serias dudas. La lectura de pensadores norteamericanos o norteamericanizados me brindó la seguridad que necesitaba para seguir adelante.

Cuando la sexualidad tradicional a la cubana quiso poner cotas a mi libido insaciable fue el eco de una revolución sexual que tuvo su epicentro en ciertas ciudades de Estados Unidos la guía que encauzó saludablemente mis pulsiones eróticas.

En fin, que pude superar los miserables límites de mi entorno cultural gracias a lo que filtraba no de Francia ni de la Unión Soviética sino del norte revuelto y brutal. El departamento ideológico del comité central del Partido trabaja con denuedo por truncar cualquier corriente emancipadora proveniente de ese país pero no tiene reparo en bombardearnos con lo peor de la cultura yanqui.

Por eso, por la deuda cultural y la admiración que siento, quiero aprovechar el primer chance y darme un brinquito. No al gran yuma monumental, consumista, lujoso y supertecnificado que deja boquiabiertos a los tontos sino a la mata de la vida alternativa, contestataria y libre; y a gozar con Rage Against the Machine.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


19 thoughts on “Viva la yuma libre

  • el 24 enero, 2015 a las 2:17 pm
    Permalink

    es que el tiempo que malgastan en estar “ocupándose” del ajeno no les alcanza para ocuparse de remendar el de ellos.

  • el 24 enero, 2015 a las 7:45 am
    Permalink

    muy bien,esa es la cosa!!Los cubanos tienen una obsecion con los EEUU .solo piensan en eso:que si sirve,que no sirve,cuba si,yankys no,en fin,tremenda boberia.Vivan su vida en cuba y dejen a las personas vivir donde y como les de la gana.En un final,son iguales que los portorriquenos,mucha banderita y patriotism y cuando los EEUU les pone la mesa….se quedan como estado libre asociado.O los mejicanos much os gringos y locos por vivr en territorio Yuma,ya esta Bueno de lo mismo,ocupense de sus paises para que no tengan que marcharse….y despues ser malagradecidos!!!!

  • el 23 enero, 2015 a las 6:10 pm
    Permalink

    Es verdad que hasta ese punto estan enfermos ustedes???

  • el 23 enero, 2015 a las 1:51 pm
    Permalink

    soy cubano y llevo 50 anios en este gran pais usa nunca le cause muerte a nadie y siempre trabajando para poder consumir y comer, vivir como dios manda he enterrado a mis abuelos, padres y suegros aqui no hace falta que vengan a estarse quejando que si consumimos que si gastamos quedense en su cubita comiendo gofio o perdon se me olvido que no hay gofio.

  • el 23 enero, 2015 a las 7:20 am
    Permalink

    jaajaj…muy divertido Era; debo confesarte que cada vez que pienso en “la yuma” (ahora que está tan cerca) me entran unas ganas irracionales de salir corriendo; en sentido contrario.
    (ahhhh…ya te pedí publicamente disculpas en tu comentario a mi post).

  • el 22 enero, 2015 a las 5:43 pm
    Permalink

    Todos tenemos un paraíso que ofrecer. Mas allá del que nos efrecen cuando nacemos si no la humanidad nunca avanzaría.

    Los dibujos de Onel son la ley.

  • el 22 enero, 2015 a las 2:41 pm
    Permalink

    Sin duda alguna,la receta de hambre,miedo y bombardeo ideologico,da resultados para formar una persona amorfa intelectualmente,llena de prejuicios y sobre todo muy,muy,marginal,donde vivir cotidianamente es transgredir las leyes,donde los compromisos no existen,donde enganar es la ley suprema,en fin vivir en un pais comunista(todos fueron iguales).En los EEUU hay muchas esferas del mundo,hay una sociedad de personas libres y eso implica que haya o pueda haber de todo.Pero el amaestramiento ideologico,hace a estas personas incapaces de vivir la vida real,todo esta recogido(para ellos ) en manual de ideas y conceptos prefabricados.Resultado: este senor que cree que el pais mas libre y efectivo del mundo es un lugar de arrebatos carnales ,vicio y robo.Pero como se arregla esto??

  • el 22 enero, 2015 a las 2:16 pm
    Permalink

    Erasmo

    Si miras más allá de tu verja, versa que tú, ni siquiera tienes un paraíso que ofrecer

  • el 22 enero, 2015 a las 12:28 pm
    Permalink

    Me acuerdo cuando Fidel dijo que el movimiento hippie fue un plan de la CIA.

  • el 22 enero, 2015 a las 10:09 am
    Permalink

    Todo depende del alcance de las gafas que te pongas, o que decidas ponerte. Deberías levantar un poquito la cabeza para ver lo que ocurre más allá de la verja que limita tu jardín, para ver lo que al mundo le cuesta tu paraíso.
    Será doloroso, pero te invito.

  • el 22 enero, 2015 a las 10:04 am
    Permalink

    Claro que es difícil deslindar, eso es lo que intenta reflejar la figura con un solo cuerpo y dos caras: El tio Sam y la estatua de la Libertad.

  • el 22 enero, 2015 a las 2:26 am
    Permalink

    “…Odio, por la manera en que el capitalismo lo ha transformado en su fétida guarida y (en relación con lo anterior) por su “compulsión” a sembrar muerte donde quiera que se posa..” Cuando leí esta parte, tenía dudas si te referías a Rusia, China o al -hipócrita- Socialismo del siglo XXI. Mira tú las cosas de la vida. Yo vivo en la capitalismo (nórdico) y JAMÀS he visto nada de lo que intentas describir. Sin embargo, puedo recordar que sentí ese repugnante sentimiento, miestras vivía en Cuba.

  • el 22 enero, 2015 a las 12:38 am
    Permalink

    Era, para serte honesto, creo que te va ser un poco dificil deslindar ambos campos una vez que aterrices, porque con frecuencia se entremezclan, y hacen un mismo país. Basta que ignores a Wall Street y al Complejo Militar Industrial. Lo demás todo tiene matices.

  • el 21 enero, 2015 a las 9:04 pm
    Permalink

    De la mezcla odio – amor ya conocimos la parte amorosa, ahora deberías contarnos los detalles del odio. Espero que intentar apagar el chip del adoctrinamiento antes de dar tus argumentos. O mejor primero date el saltito pues como dicen los sabios chinos, ver una vez vale mas que mil teques.

  • el 21 enero, 2015 a las 8:37 pm
    Permalink

    Rage against the machine: the best!

  • el 21 enero, 2015 a las 6:53 pm
    Permalink

    Pues no te preocupes, que mientras la “fétida guarida” huela a Cartier, y no a fosa reventada, como huele la del socialcosedesa, no vas a pasar mucho trabajo. Ah, y vas poder comer helado hasta que se te salga por las orejas, sin tener que ir a ninguna embajada.

  • el 21 enero, 2015 a las 2:59 pm
    Permalink

    Te sugiero que vengas a Venice Beach, California, y como no quieres nada de lujos te podrás quedar a dormir ahí en la arena, en la misma playa, la única tecnicalidad que tendrás que soportar es pasarte arrebatado todo el tiempo, pero hasta bien facilito se te hará, eres candidato perfecto para tu receta de Maria, orgánica y todo. Así es que Sin Miedo a la Vida Erasmo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *