Virando la tortilla, un análisis sobre el cáncer en Cuba

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — En el año 2012, luego de un acelerado ascenso, el cangrejo llegó a ser la primera causa de muerte en Cuba. En 2013 continuó la cuesta arriba y en 2014 trepó con especial brío: 23.729 vidas truncadas en doce meses, 747 más que el año anterior.

Es un problema mundial pero Cuba está entre los más afectados. Somos el segundo peor país de Latinoamérica, con una tasa de mortalidad (143 por cien mil habitantes) que supera con amplio margen la media del continente.

Como todas las enfermedades, el cáncer tiene una arista política, en este post me gustaría reflexionar sobre este aspecto porque creo que determinado contexto político está favoreciendo el auge de la enfermedad.

Todas las naciones tienen sus tumores que crecen sin freno y amenazan su “salud”. El nuestro es un Estado hipertrofiado que ya mató a sus “enemigos” y no tiene quien modere sus excesos. Al hiper-estatismo de corte moderno se asocian otras dolencias: paternalismo, burocratismo, peso excesivo de una elite profesional en la toma de decisiones, desarrollismo (que es la cosmovisión de esa elite) y otros rasgos de colonialidad.

¿Qué tiene que ver esto con el auge del cangrejo?

Cuando en 2012 ya fue imposible ocultar que el cáncer venía arrasando, el Estado-gobierno-Partido cubano, a través de sus monopólicos medios de comunicación, y con el apoyo de profesionales de dudosa ética, ofreció una visión distorsionada del problema.

Las principales mentiras o medias verdades expuestas por el aparato son:

  1. El cáncer crece a costa de otras enfermedades que retroceden gracias al esfuerzo que realiza el ministerio de salud. Eso fue cierto en los primeros años de la Revolución pero en la actualidad ninguna causa de muerte retrocede. En la gráfica podemos ver que todas avanzan, solo que el cangrejo lo hace más veloz.

 

  1. Un conjunto de vicios y malos hábitos está propiciando el auge actual de la enfermedad. A la hora de enumerar las causas de la epidemia “el Aparato” hace el énfasis en aquellas cuya responsabilidad cae sobre las prácticas insalubres del cubano de a pie: tabaquismo, alcoholismo, obesidad, dieta inadecuada, sexo desprotegido y exceso de exposición al sol. Ni de pasada mencionan la responsabilidad del Estado en la difusión de sustancias cancerígenas al medio ambiente, que es altísima, como veremos en el próximo post.
  1. La gran coartada del envejecimiento poblacional. Sin duda alguna el envejecimiento es la causa principal del auge del cáncer. Sin embargo, es fácil demostrar (lo hice en un post anterior) que una cantidad importante de muertes anuales no puede ser achacada a ese fenómeno social. Para comprender que el cáncer no es solo un problema de la tercera edad baste decir que constituye la primera causa de muerte en los rangos etarios: (1-4 años), (15-49 años), (50-64 años), (60-69 años), (70-79 años), y desciende a la segunda posición en los rangos (5-14 años) y (más de 80 años). Sencillamente impresionante.
  1. El enfoque farmacológico diseñado para enfrentar la enfermad (centrado en gran medida en el desarrollo de medicamentos biotecnológicos destinados al tratamiento antes que al diagnóstico o la prevención) es correcto y está arrojando buenos resultados. Las estadísticas demuestran que lo anterior es falso; los novedosos y muy promocionados superfármacos no están controlando nada.

Son mentiras peligrosas, casi criminales, porque distorsionan el problema e impiden que tracemos estrategias adecuadas. He dedicado varios post a desmentirlas; hoy quisiera concentrarme en una de ellas: los vicios y hábitos dañinos de la población tienen un peso importante en el brioso brote del cáncer en Cuba.

La relación que existe entre ciertos hábitos y determinados tipos de cáncer es bien conocida:

  • Tabaquismo – tumor maligno en las vías respiratorias.
  • Alcoholismo, exceso de carnes rojas y dieta pobre en fibras, verduras y frutas – cangrejo en las vías digestivas.
  • Sexo desprotegido – lesiones malignas en los órganos de sistema reproductivo.
  • Obesidad y alcoholismo – cáncer uterino y de mama.
  • Exceso de exposición al sol – carcinoma de la piel.

Para evaluar el peso de estos factores en el auge del cáncer deberíamos hacernos dos preguntas:

  1. ¿están aumentando esos hábitos dañinos en Cuba como para provocar un despliegue tan impresionante de la enfermedad?
  2. Los tipos de cáncer que más proliferan en Cuba ¿son los que esperaríamos encontrar de acuerdo a tales vicios?

Veamos con más detalle.

 

La gráfica nos muestra la evolución de los tipos de cáncer más mortíferos y de más rápido crecimiento en el país: Próstata, pulmón (incluye tráquea y bronquios), mama de mujer, intestino (excluyendo el recto) y una categoría que llamaremos “otros” donde se inserta un grupo muy diverso de tumores que de manera individual no aportan mucho pero vistos en conjunto adquieren un gran peso. El año pasado estos cinco jinetes de la muerte se llevaron a la tumba a unas 16 mil personas, más del 70% de los fallecidos por cáncer. El auge del cáncer está concentrado en estas cinco localizaciones. Propongo que analicemos caso a caso preguntándonos la asociación de cada uno con algún tipo de vicio o práctica cotidiana dañina para la salud.

Próstata: 2819 fallecidos en 2014; 19 más que en 2013.

No existe ningún vicio o hábito dañino que se vincule de manera explícita con esta enfermedad. Antes se creía que montar bicicleta (por calles llenas de baches) podía propiciarlo pero esta hipótesis ha ido perdiendo peso. Se sabe que una dieta insana, fumar y beber alcohol aumentan la probabilidad de padecerlo pero la asociación es débil.

Pulmón: 5444 fallecidos en 2014; 221 más que el año anterior.

El cáncer de pulmón es el rey de la muerte en Cuba. Cuando oímos hablar de él de inmediato pensamos en tabaquismo pero ¿ha aumentado realmente esa práctica en Cuba? Las estadísticas oficiales afirman que no. ¿Cómo asociar un crecimiento acelerado de la enfermedad a un hábito que decae exponencialmente desde hace más de cuatro décadas?

 

Mama de mujer: 1536 defunciones en 2014; 91 más que en 2013.

Este tipo de cáncer, el segundo más mortífero en mujeres. Se asocia a exceso de estrógenos (internos y externos), al uso de ciertos desodorantes y al consumo de anticonceptivos orales; su vínculo con vicios o hábitos tóxicos es débil. No he conseguido datos pero a simple vista no me parece que las mujeres cubanas sean ahora mucho más obesas y alcohólicas que a principios de la década del 80, cuando la tasa de mortalidad de cáncer de mama era la mitad de la actual.

Intestino: 2177 fallecidos en 2014, 96 más que el año anterior.

Existe una estrecha relación entre el consumo de carne roja y la probabilidad de padecer diversos tipos de cáncer en el tracto digestivo. En el Periodo Especial hubo un descenso brusco en el consumo de todo tipo de carnes y luego un aumento paulatino, sin embargo, a través de todo ese tiempo, el cáncer intestinal continuó su cuesta arriba, con una tasa de crecimiento imperturbable que oscila entre 30 y 35% por década (un ritmo altísimo).

Por otra parte, la comida típica cubana suele ser pobre en fibra dietética y verduras pero se trata de tradiciones culinarias que no han cambiado y no podrían ser la causa de la epidemia actual.

El alcohol sí es peligroso para el intestino pero ¿bebemos más ahora que antes? No cuento con estadísticas pero a simple vista me parece que no.

Útero (no cérvix):

Las relaciones sexuales no protegidas favorecen el contagio del Virus de Papiloma Humano, agente principal del cáncer cuello-uterino. Este tipo de lesión maligna es una de las más mencionadas por los funcionarios a pesar de que en nuestro país se encuentra bastante controlado (tasa de mortalidad ~ 8 por cada 100 mil habitantes). Otras variantes de carcinoma uterino, no asociados al VPH ni a relaciones sexuales desprotegidas, son más mortales (tasa ~ 11) y sin embargo tienen menos prensa.

Piel: 425 muertes en 2015, 28 más que el año anterior.

Este no lo incluí entre los cinco principales porque es de los menos mortíferos, sin embargo goza de gran prensa y popularidad, tal vez porque es de los que depende, en alguna medida, de la responsabilidad individual. Su incidencia y mortalidad (3,8 por cada 100 mil habitantes), además de baja, no han variado apenas en los últimos años. Los rayos ultravioletas no integran la banda que está acabando con los cubanos.

 

Conclusión

La elite del Estado-Gobierno-Partido y la del Ministerio de Salud son de un pájaro las dos alas. Ellos cooperan estrechamente en la tarea de evadir responsabilidades frente al auge de la enfermedad; si por el camino es necesario mentir en los medios ¿cuál es el problema?

La culpa del cáncer va a caer sobre factores tan lejanos y abstractos como el Sol, los contaminantes que inevitablemente acompañan al naturalizado desarrollo, el envejecimiento poblacional… y, por supuesto, sobre Liborio, que es un vicioso y practica sexo irresponsable.

Además, su cosmovisión y sensibilidad de elite les hace preferir un abordaje farmacológico de línea dura, enfocado al diseño de sofisticados y caros productos biotecnológicos destinados a la terapia (con poco o ningún resultado) mientras desatienden la prevención y la divulgación.

Más adelante contaré por qué considero que, después del envejecimiento poblacional, el Estado-Partido-Gobierno es el principal responsable de la epidemia.
—–

Notas:

  1. Sería injusto no decir que el aumento de la esperanza de vida (una de las causas indirectas del auge del cáncer) se lo debemos en buena medida a la voluntad y el esfuerzo del Estado-Gobierno-Partido y a las instituciones de salud. La intención de este trabajo no es palear estiércol sobre ellos sino evitar que destruyan con los pies lo que construimos con las manos.
  2. Todos los gráficos fueron diseñados con Excel de Windows, usando la herramienta Línea de Tendencia, lineal y exponencial.
  3.  Los datos sobre el cáncer en Cuba fueron extraídos de los anuarios estadísticos de salud, especialmente de la última edición, ya publicada.

 

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


38 thoughts on “Virando la tortilla, un análisis sobre el cáncer en Cuba

  • el 20 julio, 2018 a las 8:10 am
    Permalink

    ADRIAN – Segun recuerdo un catedratico de la universidad de hace mucho tiempo decia LA ESTADISTICA NO ES UNA CIENCIA EXACTA- ESTADISTICA NO ES NI VERDAD NI MENTIRA ES ESTADISTICA.

  • el 20 julio, 2018 a las 7:36 am
    Permalink

    Julio me gusto tu comentario porque das tus pensamientos explicativos, pausados, no le veo vicios politicos ni empecimiento solo el aspecto estadistico y cientifico. Con criticas no arreglamos creo que si partimos sobre lo bueno para mejorarlo seria el camino correcto para los cientificos de cualquier lugar.

  • el 24 mayo, 2015 a las 3:22 pm
    Permalink

    Súmenle como alguien mencionó por allá arriba el estrés de la recondenación con la que se vive en Cuba. Eso ayuda al cangrejo. Por otro lado toda la gandofia que se comió durante los años de período especial profundo y menos profundo ha tenido su efecto. Fueron unos cuantos años. Pobre pueblo.

  • el 22 mayo, 2015 a las 8:39 am
    Permalink

    Si tiene alguna discrepancia concreta con el post enúnciela clara y científicamente.

  • el 22 mayo, 2015 a las 5:56 am
    Permalink

    Hola Erasmo, muy buen trabajo. Solo te sugiero que para hacerlo aun mas elegante, estimes los parametros de los modelos matemáticos de ajuste y busques significacion estadistica de los coeficientes, ya sea un modelo lineal o exponencial al que ajustas los datos. Esto te permitira hacer prediciones en las tendencias y ademas, saber si determinado tipo de cancer ha evolucionado significativamente en el tiempo. Otra alternativa es analizar si para cada tipo de cáncer las tasas mediante Analisis de Varianza (ANOVA), para lo cual, por supuesto sabes toda la metodologia que hay detras de eso, pruebas de normalidad y seleccion posterior de las pruebas que utilizarias para comparar (ya sea parametrica o no parametrica). Creo que si le pones esos detalles, vas a tener un buen articulo cientifico por demas.
    Saludos y exitos en los posteriores analisis que hagas – See more at: https://havanatimesenespanol.org/?p=106067#comment-191408

  • el 20 mayo, 2015 a las 8:56 pm
    Permalink

    Gracias a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *