Un brindis por el loco

Erasmo Calzadilla

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — He pasado el día con una molesta sensación de vacío, como si estuviera cayendo. Es que anoche apuñalaron y mataron al loco.

Para empezar no era loco de verdad sino mala cabeza. Tenía nombre de viejo: Lorenzo, pero no pasaba de las 23 primaveras, algunas en prisión por asaltos y robo con violencia.

Lo vi nacer y crecer en ese ambiente propio de los barrios de la Habana “profunda”, donde los chicos emulan por ser el más terrible. Y el loco fue vanguardia en esa emulación; no respetaba las barreras que detenían a sus maestros y así ganó el apodo que le acompañó desde muy temprano.

De hecho, no es la primera vez que lo menciono en mis blogs. Mi padre y abuelo sembraron un terreno pedregoso y de cuando en vez el loco arrasaba con los frutos del sudor de los viejos.

Visto desde el patrón moral del barrio no solo robaba sino también humillaba la dignidad familiar; particularmente la mía que como joven me correspondía enfrentarlo.

Opté por hablarle y obtuve dudosos resultados, pero otro al que Lorenzo humilló prefirió un método menos sofisticado: le embazó una bayoneta en el pulmón.

Todo sucedió a unos metros del policlínico, pero el muy gallito, desconociendo la gravedad de su herida, corrió en sentido contrario, a su casa, en busca de un arma. Percatándose de su intención el victimario alcanzó a decirle unas tranquilas e intranquilizadoras palabras: No corras tanto que tú no vas a llegar muy lejos.

Cayó al suelo botando sangre por la boca a los pies de la abuela que lo crió y del edificio que lo vio crecer. Era la noche del sábado 16 de junio, víspera del día de los padres.

Muchísimos jóvenes cubanos pierden la vida en disputas relacionadas con la moral y su cuidado. Pretextando no ser amarillista la prensa mantiene absoluto silencio respecto a los hechos de sangre en general, pero en especial respecto a estos locos que diariamente matan o mueren bajo el dictado de una moral salvaje y asesina.

Ya no joderá más el loco pero sospecho que su prematura y violenta muerte no se borrará tan fácil de la memoria barrial.

Ojalá sirva de ejemplo negativo a los retoños, aunque muy probablemente alguno habrá aprendido cómo dar puñaladas realmente efectivas y qué tratamiento merece quien te humilla.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 363 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

4 thoughts on “Un brindis por el loco

  • un brindis por el loco, amigo! Estas historias siempre son muy triste y deja ese mal sabor si no se pudo hacer más.

  • Mariluna:
    Una simple curiosidad: ¿Qué encontraron detrás de la “máscara”?

  • Hoy “La Pupila Imsomne” le quitó la careta a HT. Felicidades!

  • Si los cronistas oficlales pudieran publicar estampas como ésta, los cubanos andaríamos con cuatro ojos en nuestro paso por la sociedad, en todos los sentidos. Pero en Cuba no pasa nada…”somos felices aquí”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *