La preocupación de Olguita

Erasmo Calzadilla

El domingo hubo elecciones municipales en Cuba. foto: Caridad

El día de las elecciones me ví envuelto en un drama familiar. Como no dormí esa noche en casa llamé a mi madre tempranito para decirle que no iba a votar. Hace años que llevaba acopiando valor para hacer algo así, pero solo esta vez llegué al suficiente.

He escuchado que este tipo de elecciones barriales son de las más progresistas y revolucionarias del mundo pero al menos aquí son el mecanismo perfecto para mantener las cosas tal y como están, y legitimarlas además con el voto popular.

La explicación de los pormenores del sistema electoral cubano se la voy a dejar a los teóricos para seguir con la historia de mi madre.

Antes de que empezara a llamarme y a joder para que fuera a votar tomé la iniciativa y le conté por teléfono mi decisión.

Entonces comenzó la cantaleta: que si me voy a marcar en el edificio, que no voy a conseguir un trabajo bueno nunca más etc. etc., y no deja de tener razón.

Comprendiendo que por esa vía no iba a lograr nada, mami pasó a una segunda variante: el cuento (no totalmente fantástico) de que haciendo algo así iba a perjudicar a la familia.  El argumento era fuerte, otros años me había hecho dudar, pero esta vez pasé por encima de él. Yo los he aceptado a ellos aunque no piensen igual, ellos deben hacer lo mismo conmigo.

En un último intento por “arreglar” las cosas Olguita quería mentirle a los del colegio electoral cuando vinieran a casa a preguntar por mí, decirles que estaba fuera de provincia y no iba a llegar a tiempo, pero también le quité la idea. El valor que acopié llegó a ser suficiente como para no esconderme.

La razón principal para no ejercer el derecho al voto es precisamente la no aceptación de tales mecanismos de presión que hacen tener miedo a mi madre; no quiero legitimar algo así.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 363 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

6 thoughts on “La preocupación de Olguita

  • Continuación…Hace mucho que dejé mis esperanzas guardadas en un cajón y no me apetece comprobar si los de Guanabacoa o Caimito votaron o no, es algo irrelevante. Ya no vivo en Cuba.
    Podrías darme una respuesta a esto?: El proyecto Varela se basa en el artículo 88 (g) de la constitución cubana del 1976, que permite que los ciudadanos propongan leyes si 10.000 electores registrados presentan sus firmas a favor de la propuesta. La organización reportó haber conseguido 11.200 firmas, más del número requerido para ser considerado por la Asamblea Nacional Cubana. El Comité de la Constitución y Asuntos Legales de la Asamblea Nacional Cubana respondió a la iniciativa del Proyecto Varela con su propia iniciativa, proponiendo que la constitución cubana fuera enmendada para hacer permanente el carácter socialista del estado cubano.
    La votación de esta nueva iniciativa fue aprobada por el 98,97% de aprobación electoral. Un reportero de la cadena británica BBC dijo haber…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *