Cuba venció a la pandemia

Por Elio Delgado Legón

La joven Adriana Cosmé usa una máscara de protección mientras adquiere algunos bananos en un mercado de La Habana.  Foto: Jorge Luis Baños/IPS

HAVANA TIMES – Cuando el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, comenzó a invadir el mundo y la OMS lo declaró pandemia, no faltaron los agoreros que vaticinaron que en Cuba habría miles de muertos por su causa y que los hospitales cubanos carecían de las condiciones para dar respuesta a una pandemia como esa.

Solo han transcurrido poco más de tres meses desde que el nuevo coronavirus entró a la isla caribeña, con tres turistas italianos que estaban enfermos. Algunos cubanos que tuvieron contacto con ellos resultaron contagiados y comenzó a funcionar el sistema que ya se tenía preparado para no perderle la pista al virus. Algunos otros turistas y cubanos venidos del exterior, que venían enfermos, comenzaron a infectar al personal cubano que los atendía y la cadena de contagios se fue extendiendo por todo el país.

En cada provincia se acondicionaron uno o dos hospitales, y varios en la capital, con salas de Terapia Intensiva, por si era necesario usarlas. Además, se prepararon centros de aislamiento para mantener durante 14 días a quienes habían tenido contacto con casos ya diagnosticados con la COVID-19, y se siguió por el sistema primario de salud la vigilancia a todos los que se habían relacionado con dichos contactos.

Hubo un momento pico en que la atención primaria de salud tuvo bajo vigilancia a unas 30 mil personas en todo el país. Hoy quedan en esa condición menos de cien. También hubo en esa etapa un máximo de 847 casos activos, o sea, positivos ingresados en hospitales. Hasta el 27 de junio había solo 55 casos ingresados.

Un dato interesante es que de los 2 mil 325 casos diagnosticados con la COVID-19, el 93,8 por ciento ya están recuperados. Solo han fallecido 86 personas, y en su mayoría portaban otras patologías que contribuyeron a agravarles su salud y fue imposible salvarles la vida. No ha fallecido un solo trabajador de la Salud, lo que contrasta con los miles que han muerto en todo el mundo.

Cuba cuenta con un protocolo de seguimiento a todos los convalecientes de la enfermedad, dadas las secuelas que puede dejar esta en un elevado número de pacientes que han manifestado, fundamentalmente, sus formas graves y críticas.

Este seguimiento comienza desde el médico de la familia, con estudios que incluyen pruebas funcionales respiratorias y rayos X, y en dependencia de las secuelas se hace la valoración y seguimiento por otras especialidades médicas.

No puedo dejar de decir que mientras nuestra nación hacía ingentes esfuerzos para salvar la vida de los enfermos, el Gobierno de Estados Unidos hacía todo lo posible para que la Isla fracasara en ese intento, sin importarles cuántas personas murieran.

Por ejemplo, impidió que llegara al país una donación de material médico, procedente de un empresario chino, además un contenedor cargado con materias primas para producir medicamentos, que llegó a territorio cubano en un barco, no pudo ser descargado y regresó a su lugar de procedencia, porque el capitán de la embarcación recibió esa orden y de no cumplirla sería sancionado según la ley Helms-Burton. ¿Alguien ha visto una actitud más vil y asesina, en medio de una pandemia tan peligrosa?

Lógicamente, todo el proceso descrito para vencer a la pandemia solo es posible en los países donde exista un Sistema de Salud como el cubano; pues allí donde la salud es una mercancía más y la vida de los seres humanos es menos importante que la apertura de la economía, ni siquiera hay un control estricto de los infectados y los fallecidos.

Pero las hazañas de nuestro personal de la Salud no solo de circunscriben al territorio nacional. Inmediatamente después que la pandemia comenzó a regarse por el mundo, comenzaron a llegar a solicitudes de numerosos países pidiendo apoyo de brigadas médicas del contingente Henry Reeve, especializado en casos de desastres naturales y graves epidemias, que ya tiene bien ganado su prestigio en el mundo, por su actuación en situaciones que no voy a mencionar, porque son bien conocidas.

La respuesta de Cuba no se hizo esperar y comenzaron a salir brigadas médicas a enfrentar la pandemia y ya trabajan en más de 30 países, más de tres mil 500 colaboradores, con muy buenos resultados. Aunque el gobierno estadounidense ha estado recomendando a los países que no reciban colaboración médica de Cuba, siguen llegando solicitudes de colaboración y Cuba no deja a nadie abandonado a su suerte.

Para que les quede claro a los malvados que siempre están mintiendo y tergiversando las noticias sobre Cuba, esta colaboración para enfrentar la pandemia es totalmente gratuita y el personal que la brinda lo hace de forma voluntaria.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 229 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

4 thoughts on “Cuba venció a la pandemia

  • Es preferible debatir con un sinvergüenza que con un fanático, porque el sinvergüenza puede razonar y llegar a reconocer la realidad, pero el fanático no. Entre fanáticos y sinvergüenzas han logrado convertir el país en el manicomio empobrecido que es hoy.

  • Regreso Elio caraj!. Elio Elio, que lo que pagan Peru, Andorra, Mexico y otros países por cada médico cubano está en internet. Deja ya el tupé. Se ha hecho un buen trabajo con la COVID 19, pero de vencerla, aún es temprano. Hoy subieron a ocho casos

  • No solo 30 mil personas tuvieron bajo vigilancia es major decir la isla entera a estado bajo vigilancia por 60 anios.

  • En Cuba la Pandemia son los Castro y su generalato. Los tracatanes menores no pasan de molestia leve. ¿Usted no se había ido? ¡Solavaya!

    ¡Gracias Fidel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *