El carpintero avileño

Osmel Almaguer

Hace unos años, junto a mi casa, trabajaba un carpintero. Había construido su taller con el consentimiento de mi padre, y por su estancia nos pagaba 400 pesos mensuales en moneda nacional.

Al pasar el tiempo el carpintero se hizo amigo de mi padre, entonces este le rebajó la tarifa a 300 pesos, aunque en realidad ni la tarifa inicial ni la convenida con posterioridad eran gran cosa. Mi padre no resolvía mucho con ese dinero, que a su vez no significaba ni el uno por ciento de las ganancias del taller.

No obstante, a Ubiel, que así se llamaba, no le parecía suficiente la rebaja, y comenzó a presionar a mi padre para que fijara la tarifa en 200 pesos. Ahí fue cuando comenzamos a desconfiar de  sus buenas intenciones, y mi padre le dijo que si no estaba de acuerdo con el costo podía marcharse.

Ubiel salió a buscar otro lugar para establecerse, pero no encontró ninguno y volvió con lágrimas de cocodrilo (hipócritas) y se abrazó a mi padre diciéndole que él era “su padre”, que lo perdonara.

Mi padre, tan noble, como siempre, accedió  a su petición. Con el tiempo el incidente fue dejado a un lado, aunque ya sabíamos el tipo de persona que era ese carpintero.

Recuerdo que mi padre -medio en broma- le decía: “todos ustedes son iguales” refiriéndose a la falta de seriedad -que en su opinión- es característica en los avileños.

Avileño es el gentilicio de los oriundos de la provincia de Ciego de Ávila, situada al centro de la isla, y fundada en la última división político-administrativa que se hizo a mediados de la década de los 70.

Pero Ubiel no era completamente malo, tenía algunas aristas buenas, propias de la gente de campo: su naturalidad, hospitalidad y buen humor.

Creo que por eso, en una de esas travesías que él hacía hacia su provincia, donde buscaba la madera que usaba en el taller, me invitó a que lo acompañara a conocer a su tierra y a su familia. Eso, será tema para otra ocasión.

Creo que por sus pequeñas virtudes, aunque no lo amábamos, si lo aceptábamos entre nosotros, y cuando emigró a los Estados Unidos hasta lo llegamos a extrañar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Mariam, mirando al cielo, Mayabeque, Cuba.  Por Daniel Sánchez Rodríguez (Cuba.  Cámera: Nikon D3500

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]