Cuba: romper el monopolio de la fibra óptica

Dmitri Prieto

El cable submarino es sólo una parte del problema.

HAVANA TIMES — Todavía no se sabe bien qué sucedió realmente con el famoso cable Cuba-Venezuela, que iba a conectar por fibra óptica a nuestro país con la red mundial de banda ancha.

Internet sigue inaccesible a la mayoría de quienes habitamos esta Isla: un problema de acceso y de conectividad, agravado por el reciente gesto gubernamental que estableció unas tarifas por hora absolutamente excluyentes para las amplias mayorías de cubanas y cubanos de los beneficios de “estar conectados”.

Pero el cable submarino es sólo una parte del problema. Porque nada impide que aún sin tener conexión rápida con el “mundo exterior” podamos estar bien inter-conectados dentro del archipiélago cubano.

Como lo demostró Alien -activista del proyecto de socialización tecnológica blackhat4all- en el reciente Foro Social del Observatorio Crítico [link www.havanatimes.org/sp/?p=66445], es posible organizar un montón de servicios (desde reservación de pasajes interprovinciales hasta blogging social y conferencias virtuales) utilizando sólo medios instalados DENTRO de Cuba.

Y recientemente me enteré por el noticiero de la TV cubana de que la empresa de ferrocarriles de Cuba instala su propia fibra óptica a lo largo de las líneas de tren. Es para su uso interno. Como también es para uso propio la fibra que –según otras fuentes- ya posee la empresa eléctrica. Y ya está montado a lo largo de la isla grande el cable óptico de ETECSA, la empresa de telecomunicaciones.

Es decir, pronto existirán no uno, sino al menos 3 cables disponibles para incrementar la conectividad. Porque dicen los entendidos que la fibra óptica que éstos llevan dentro tiene un ancho de banda que en las circunstancias reales nunca se llegará a saturar, por las características físicas de la misma.

Pregunto: ¿no contamos con suficientes recursos, ya instalados o por instalar, para romper el monopolio de un “único cable”, y aprovechar las ventajas que brinda la concurrencia para mejorar la conectividad digital a lo largo y ancho de Cuba?

En el país ya existen varios proveedores locales de conectividad, que sin embargo sólo atienden necesidades de sectores económicos y sociales específicos: infomed (salud pública), ceniai (ciencia y tecnología), cubarte (cultura), enet (servicio de ETECSA), entre otras.

Cuentan con un personal preparado, y pienso que bien se pueden “upgradear” para que comiencen a brindar servicios a la población. A cubanos y cubanas de a pie. Negociando sin trabas burocráticas con los tres dueños de cables de fibra óptica. Y (¿sueño?) dando participación a sus trabajadorxs (lxs de la fibra, y de los proveedores) no sólo en los réditos de los negocios sino también en la gestión empresarial.

Dicen lxs entendidxs que tanto cable de fibra óptica y tanto proveedor de servicio está bien, pero que los servidores cubanos no aguantarían tanto flujo repentino… como ha sucedido –dicen- en el servidor de cubarte (¿o fue en infomed?) un 14 de febrero.

Respondo: habrá que recapitalizar, instalando nuevos servidores, como han hecho otros países. Sólo es posible hacerlo contando con más dinero, que es lo que garantizaría la apertura y expansión de servicios de cada proveedor. Máxime la inversión del cable nacional ya está, y no uno, sino tres.

Y otro puntico para el final: acabo de leerme la novela testimonial “Enemigo”, del escritor cubano Raúl Capote, quien trabajó como doble agente de la contrainteligencia cubana (como “Daniel”) y de la CIA (como “Pablo”).

Capote narra que estuvo vinculado con un proyecto de los norteamericanos, de generar conectividad wifi en La Habana a través de un número bien pequeño de aparatos repartidos por puntos clave del territorio de la capital cubana.

¿No será posible hacer algo así sin la ayuda de la CIA? Seguramente los chinos venden ese tipo de gadgets. Quién sabe, quizás incluso los wifi cuya instalación debía gestionar “Pablo”/“Daniel” estaban construidos con componentes “MADE IN CHINA”…

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.


9 thoughts on “Cuba: romper el monopolio de la fibra óptica

  • el 2 enero, 2013 a las 5:01 am
    Permalink

    Hola Dimitri

    Oye, ¿entonces para cuando crees que esté implantado en la práctica el servicio de Internet a través del cable submarino de fibra óptica?

    Eso de los servidores que dices que no aguantarían, no lo considero así. En Cuba toda la vida han habido nodos muy potentes y personal muy capacitado, pues les conozco personalmente.

    Lo que hace falta es que levanten el servicio por fibra. ¿Cuándo crees que estará?

    Un saludo,

    Roberto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *