Las cosas que no me gustarían volver a ver y oír en las noticias

Dariela Aquique  

Eric-Garner-KilledHAVANA TIMES — Cuando en el verano pasado llegué por primera vez de visita en Estados Unidos, apenas había transcurrido nueve días del 17 de julio y del lamentable suceso acontecido en Nueva York, cuando Eric Garner, un hombre negro de 43 años murió por una llave que le aplicó un policía cuando intentaba detenerlo.

Garner fue víctima de un brutal arresto por sospechoso de vender cigarrillos de forma fraudulenta. Las imágenes de la detención fueron captadas por un teléfono móvil y difundidas posteriormente, donde se ve al oficial Daniel Pantaleo presionándole el cuello y Garner, tumbado boca abajo, cuando llegó a decir: …no puedo respirar…. Los análisis posteriores certificaron que falleció por la presión ejercida en cuello y pecho y por la posición en que permaneció durante la detención.

Pero todo esto fue insuficiente para que en el mes de diciembre el Gran Jurado entendiera que Pantaleo no podía ser imputado por homicidio, según fuentes jurídicas citadas por la cadena CNN. La exoneración del policía blanco desató la ira de muchos en Nueva York.

A solo 23 días, en todos los noticiarios no se hablaban de otra cosa que de la muerte de Michael Brown, joven afroamericano de 19 años que fue ultimado a bala por un policía blanco en una calle de Ferguson, Missouri, el sábado 9 de agosto.

Darren Wilson, el agente que asesinó al joven negro tenía todo un historial de violación sistemática los derechos civiles de la población negra, con detenciones sin motivo aparente y el uso excesivo de la fuerza, especialmente contra la comunidad afroamericana.

Wilson fue exonerado pese a las oleadas de protesta que desató este hecho en varios Estados; las declaraciones de Dorian Johnson, el joven que acompañaba a Brown cuando se produjo el incidente, y cuyo relato demuestra la intencionalidad del policía; y que el secretario estatal de Justicia Chris Koster dijo que le perturban las estadísticas que muestran que los agentes de policía de Missouri detienen a automovilistas de raza negra a una tasa significativamente más grande que a conductores blancos.

Nada, fue bastante para que el 24 de noviembre, el agente de la policía de Ferguson saliera libre de cargos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, al determinar que el oficial actuó por miedo y sin intención criminal, y no supuso una violación a los derechos civiles del joven afroamericano.

Ya estaba yo de vuelta a casa, cuando escuché otra horrorosa noticia del mismo calibre, el 20 de noviembre en Brooklyn, Nueva York, Akai Gurley de 28 años fue abatido de un disparo por Peter Liang, un novato oficial asiático-estadounidense. Al día siguiente del hecho el jefe de la policía de Nueva York, Bill Bratton, admitió que la víctima era totalmente inocente.

Según la versión de la policía, dos oficiales patrullaban el complejo habitacional y se encontraban en unas escaleras completamente a oscuras cuando se cruzaron con Gurley que entraba en ellas con su novia. Uno de los oficiales efectuó un disparo, aparentemente de manera accidental, que impactó en el pecho de la víctima.

Pero los dos policías blancos, fueron absueltos, uno en Missouri y otro en Nueva York, provocando una ola de protestas.

Apenas terminaba el invierno, el 6 de marzo en Madison, Wisconsin se reavivaba el debate sobre la violencia de las fuerzas del orden contra los afroamericanos y la persistencia del racismo en Estados Unidos, porque el adolescente negro Anthony Robinson era asesinado por la policía.

El autor del crimen fue el oficial Matt Kenny, de 45 años, quien el 15 de julio de 2007 mató en circunstancias similares a Ronald Brandon y fue eximido de cargos. La División de Investigación Criminal dice estar pesquisando para determinar lo sucedido. La muerte de Robinson también provocó de inmediato manifestaciones de protesta en el lugar del crimen.

Y este 4 de abril, en el Estado de Carolina del Sur, Walter Scott de 50 años, veterano de la guardia costera y padre de 4 niños es la última víctima de abuso policial en Estados Unidos. Un video grabado por un transeúnte deja a evidencia de como un policía dispara varias veces por la espalda al afroamericano que no está armado.

El oficial presuntamente detuvo al Scott por una luz defectuosa en su auto y al descubrir que el individuo tenía una orden de arresto por un asunto de manutención, es cuando el hombre se dio a la fuga, el policía le disparo 8 veces por la espalda y cuando se encontraba inerte boca abajo fue y lo esposó, sin darle ningún auxilio. Scott murió en el lugar de los hechos.

Este caso se suma a la lista de ciudadanos negros muertos recientemente en Estados Unidos en incidentes con policías. En medio de la tensión racial en todo el país, el pasado 20 de diciembre a plena luz del día dos policías neoyorquinos, Rafael Ramos y Wenjian Liu, fueron asesinados a balazos cuando estaban sentados en su patrullero por un hombre que luego se suicidó y que había dicho querer vengar a Brown y Garner.

El presidente estadounidense, Barack Obama, durante su discurso en Selma (Alabama), con motivo del 50 aniversario de la marcha pacífica por el derecho al sufragio de los afroamericanos, afirmó: (…) hoy que la lucha contra el racismo en Estados Unidos no ha terminado (…).

Apenas ha pasado un año de mi visita allá y ya son cinco los asesinatos de afroamericanos a manos de policías que al menos han sido públicos. No pretendo enjuiciar al sistema estadounidense, no tengo derecho a hacerlo. Este post es solo mi modesta manera de pronunciarme en contra la discriminación, cualquiera que sea y de las cosas que no me gustarían volver a ver y oír en las noticias.

 

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

70 thoughts on “Las cosas que no me gustarían volver a ver y oír en las noticias

  • Estimado Al, sólo una pequeña aclaración: no dije que la realidad cambia según nuestros deseos, como dices en tu comentario. Dije algo muy diferente: que la realidad es la que uno elija vivir, máxime cuando las cosas no salen como uno desea. Si uno no tiene control sobre los acontecimientos externos, al menos sí poder elegir cómo uno vivencia esa realidad no? un saludo!

  • Pienso, además, que no tengo el deber de reírme de todos los chistes; si no ¿por qué suceden cosas como la masacre de los periodistas del semanario satírico francés “Charlie Hebdo”? En mi caso, prefiero reírme “con” que “de”, lo que exige más cacúmen.

  • Comparto con Isabela las primeras 6-7 lineas de su mensaje, agregando que no hay un solo diario en el mundo que no abra la posibilidad de hacer comentarios, convirtiéndose en regla, hasta el punto que algunos sitios redactan pequeñísimos artículos, porque saben que los comentarios lo completarán. Ahora, lo de la realidad que cambia según nuestros deseos, pues, no estoy muy seguro. George Harrison, que pudo pasar por un gran metafísico, escribió una canción que decía “la vida continúa, con o sin tí”…

  • Tranquilo jorgealejandro, te aconsejo no te precipites, no te entusiasmes. Las manifestaciones pacificas, legales, ilegales, violentas, siguen y se extienden. Al parecer se ha llegado a una situacion que los americanos no pueden seguir soportando. Lo que sucede en Estados Unidos parece tomar una forma de ola de fondo que se encuentra latente desde hace un buen tiempo antes y después de la llegada a la presidencia de Obama.

    Lo de la madre que abofetea a su hijo tiene muchos bemoles, porque también recuerda la actitud de aquellas madres que iban a la prefectura del barrio para denunciar a sus hijos que tomaban el sendero de la resistencia, en la Francia ocupada por las tropas de ocupacion nazi, protegidas por el gobierno de Laval-Petain, en 1942.

    Se me dira que no estamos en la época de Hitler, y que USA es la mas grande Democracia del universo y sin parangon. Sin embargo, en mi torturada opinion, luego de la guerra, los paises vencedores copiaron la estructura, la ideologia y las premisas del sistema fascista. A despecho de hipocritas historiadores, y a pesar de haber perdido la guerra, el fascismo no desaparecio, al contrario, salio vencedor de la guerra.

    Un krach de dimensiones internacionales se acerca a todo galope. Entonces veremos exponencialmente el comportamiento pacifico y respetuoso de estas democracias.

  • Isidro, no es que hayas dicho de manera manifiesta un juramento (las cosas que hay explicar, vaya!), pero es lo que se encuentra latente en lo que dices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *