La pulcritud de los grises

Dariela Aquique

Por la conocida y lamentable conexión con Internet en la isla, se me hace sumamente difícil revisar con frecuencia, razón por la cual cuando puedo acceder a la red y leer las observaciones hechas a mis escritos no puedo responderles con la inmediatez que me gustaría.  Pero creo que nunca es tarde para replicar a mis comentaristas.

Con relación al texto Marcha de multitudes, un señor nombrado Noel Pérez ha provocado en mí la necesidad de escribir un nuevo apunte, ahora tomando su propia terminología, muy retorica además, y vuelvo al tema.

El antedicho, discrepa conmigo en cuanto al real sentir de las masas al participar del desfile por el 1ro de mayo.  Debo advertir que considero extraordinaria su posición al hacerla manifiesta y extenderle asimismo mis felicitaciones por su entusiasmo,…orgullo y alegría sincera, como la de los niños, al frente del grupo de trabajadores (y he citado textualmente sus palabras).

Es reconfortante saber y de primera mano que todavía contamos con gentes que están movidos por una franca creencia en lo que dicen y hacen y no por el ya tan común acto de: quedar bien y no buscarse problemas.

Dice: …le maravilla el carácter omnisciente de mis palabras, al hacer con ellas representativo el pensamiento con que asigno a los asistentes…y que al menos, no conté con él ni con sus compañeros.

Y está bien dicho, limité mi reporte solo al punto de vista y estado de opinión de muchos con los que coincidí y al mío propio.  No recuerdo haber dicho en ningún momento que era un consenso general, hablé de mayorías, no de totalidad.

Para nada pretendí ser absoluta y considero que sí, que los hay aún de los que marchan apegados a una ideología a la que a estas alturas renunciar o replantearse sería caótico, pues como negar lo que por tantos y tantos años han esgrimido.  Esa fidelidad de Noel y sus camaradas me admira y la respeto.

Más me corresponde la riposta, al final de su opinión, él escribe: …pero bueno, algo hay que escribir, y siempre se lee mejor lo que está manchado que la pulcritud de los grises….

Escribo como un ejercicio y siempre refrendo la verdad.

¿Quién está siendo ahora omnisciente?

¿Qué la hace pensar que promuevo lo matizado y no lo sin tacha?

Ha sido usted y no yo, quien lo ha dicho: pulcritud de los grises.  Y esa marcha de multitudes, fue eso un procesión de grises.  Hace tiempo que acá las cosas dejaron de ser en blanco y negro.  Desde su perspectiva no estuvieron allí los negros, pero no todos los presentes eran blancos y permítame coquetear con su poética.

Cabalgata de grises, con tonos más o menos fuertes, pero grises, seguro que hubo pulcros como usted, que gritaba consignas porque incluso creen en ellas.  Pero hagámosle honor a lo indudable los hubo menos cristalinos y conscientes.

De haber tenido una opinión como la suya, le garantizo la hubiese reflejado, pero eso no pasó en mi paso solo encontré a los grises oscuritos.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *