Una foto; policías y mendigos

Daisy Valera

HAVANA TIMES — ¡Cuidado! Si usted decide caminar por la calle Obispo y lleva una cámara, guárdela inmediatamente.

No importa si es una profesional o una camarita desechable.

Una calle repleta de turistas y de policías apostados en cada cuadra no deberían alarmar demasiado.

Pero allí estaba yo con una cámara más pequeña que mi mano, tratando de hacer una foto y tres señoras abalanzadas sobre mí, gritando que era de la mafia (de Miami) y que alguien me pagaba.

Sus bolsas de compras como péndulos en mi cara (¿cuántos cubanos pueden comprar algo en Obispo?)

Sus bocas abiertas intentando provocar una lluvia de huevos o tomates sobre mi cabeza (por suerte un huevo es casi un tesoro y la libra de tomate está bastante cara).

Un policía arrastraba a un mendigo por el brazo, recogía con furia los cuatro periódicos polvorientos que este intentaba vender  y los metía casi rotos en una bolsa de plástico.

El perrito del anciano ladraba como enloquecido.

El pobre señor intentaba dejarse caer en el piso.

Las  señoras solo se concentraban en lo que yo  trataba de hacer. No les importaba que un ser humano fuera violentado de aquella manera.

Para ellas quizás el anciano era un objeto sucio que afeaba la brillante pulcritud de las vidrieras de Obispo.

El mendigo parecía  desorientado y triste. Aquellas viejas emperifolladas solo tenían ojos para mí.

—      ¿Qué vas a hacer con esa foto?

—      Lo que se me ocurra señora— puede que me hubiera ido mejor si las hubiera ignorado, pero tanta indiferencia me hace saltar la lengua.

Comenzaron los gritos y las acusaciones. Un despliegue del discurso oficial que en mi imaginario solo se reservaba para la televisión.

Nadie había convocado a las señoras para un acto de repudio, aquello era totalmente espontáneo.

Las personas que nos rodeaban eran espectadores, se limitaron a mirar en silencio.

Me fui apartando, el policía todavía arrastraba al mendigo por una calle perpendicular a Obispo.

Sentí miedo.  Una mezcla de angustia e ira me oprimía el pecho.

¿Cuántos cubanos más se preocupan por la imagen internacional del Estado antes que por la seguridad y bienestar de un conciudadano?

¿Cuántos se cuestionan la impunidad de la policía nacional revolucionaria?

¿Cuántos  están dispuestos a lanzar acusaciones demasiado serias sin pensar en las consecuencias?

No tengo ni la menor idea: esta es una certeza que solo logra hablarme de mi indefensión y quizás de que una cámara en el momento y lugar adecuado puede ser un arma contra la inercia.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

30 thoughts on “Una foto; policías y mendigos

  • Muchas gracias por su tiempo y “consejos”

  • Eduardo o “la Gatita de Maria Ramos” que tira la piedra y luego esconde la mano… LOL

  • julio…que te impide ayudar a algun disidente de adentro???…que te impide ayudar a daysi,por ejemplo,y mandarle algun dinerito ???…hay miles de formulas para mandar dinero a alguien en Cuba y que tu debes conocer…el asunto es que seguro quieres deducir de impuestos esa ayuda que envies o poderla comprobar para hacer meritos y en una futura Cuba democratica poder reclamar alguna recompensa por tus aportes a la libertad…si tu deseo de ayuda es desinteresado ponte en contacto con daysi , mandale algo y mas ahora que no tiene trabajo….

  • Eduardo, el que disiente no tiene que encontrar soluciones. Se puede criticar y es totalmente valido criticar sin tener otra solución en mano. También tu afirmación previa es ridícula. Suponer que quien disiente en Cuba es pagado.
    O que los que disienten son pagados por disentir.
    Mira quieres soluciones?
    Por que no legalizamos que los cubanos que estamos fuera ayudemos a los que están dentro y que disienten? Seria esa ayuda aceptable?
    Tenemos precedente. Lo fue con Marti cuando recibía dinero de los Cubanos exiliados. Lo fue también con Fidel Castro. Por que no ahora?

  • La muchedumbre en algun momento fue instruida para comer mierda… el habito se impuso y ahora lo hacen facil, de a gratis, por instinto, por propia iniciativa, porque si, porque ya no son capaces de algo mas, el estado lo logro, crearon al hombre nuevo!

  • Daysi….. Disculpame la frase, Eres una CABALLA con la camara y con el Lapiz , tu foto demuestra las ganas de eliminar la pobreza y no ocultar a los pobres.aunque tu no lo creas, la policia actual no ayuda en nada al Govierno actual de cuba, al contrario desprestigia las cuestiones que se corrigen en Cuba.En cuba a cualquiera le pones un uniforme o un cargo y ya es tremendo HP pero para que cambie de mentalidad como dice Raul Castro, es muy dificil y hasta cursos intensivos para que sean honestos y productivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *