Para reducir el problema del trasporte

Daisy  Valera

Buscando soluciones.

Mucho nos quejamos los cubanos de las dificultades para trasportarnos, sobre todos los cubanos que vivimos en la capital.

No es para nada mentira que el problema del trasporte encabeza la lista de los más complicados junto a los de la vivienda y la alimentación.

Cada mañana los trabajadores habaneros tienen que correr para montarse en los ómnibus y permanecer durante largos minutos apretados dentro de estos.

A todos se le ocurren soluciones para mejorar esta precaria situación, las más comunes son  aumentar el número de ómnibus urbanos y las asignaciones de petróleo o gasolina.

Pero como a pesar de que las personas esperan por el crecimiento del número de guaguas y la cantidad de estas no aumenta,  hay que pensar en una solución una tanto más inmediata.

La idea que tengo es hacer generalizado un sistema que se lleva a cabo en una parada del municipio Habana del Este, justo frente al Hospital Naval.

En varias ocasiones he presenciado como una empleada de trasporte intenta hacer parar a los carros que tienen chapas azules y carmelitas para montar a personas que están tratando de viajar a otros lugares de la capital.

Estas chapas son las que corresponden a carros de entidades estatales y dirigentes de centros laborales y empresas, respectivamente.

Esta operación solo la he notado en horas de la mañana, que es uno de los horarios más críticos para el trasporte.

A pesar de que el trabajo de la compañera es muy valioso, pudiera ser mucho mejor si los carros que tienen estas chapas pararan en lugar de seguir,  como hacen muchos.

Cuando los carros no paran la empleada apunta la matrícula de los mismos en un papel, imagino que sea para reportar la actitud indolente.

En una ocasión tuve la oportunidad de montar en el carro de un dirigente del MINBAS (ministerio de la industria básica), y pude comprobar mi teoría de porque estos carros de propiedad estatal no paran para recoger a muchos trabajadores.

Lamentablemente los choferes de estos autos se creen dueños de vehículo y ven a los que necesitan montar en él como intrusos, estos choferes no ponen reparos en mostrar una cara de disgusto.

Pero la única verdad es que esos carros estatales y el combustible que los mueve son comprados con el dinero que se obtiene por el trabajo de muchos cubanos, así que nos pertenecen a todos, y no al que se sienta frente al timón.

Así que una forma adecuada de disminuir el problema del trasporte sería que la mayoría y no raras excepciones de los carros comprados con el presupuesto estatal  ayuden en cada parada con la  transportación de pasajeros.

 

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

2 thoughts on “Para reducir el problema del trasporte

  • Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas. En mas de las que crees pero hay otras cosas en las que debemos pensar, puedes estar de acuerdo en ser la directora de una empresa e ir hablando en el carro de cosas importantes de trabajo(negocios, problemas laborales..etc) e ir compartiendolo con personas ajenas a la entidad, no lo creo correcto. Estoy de acuerdo con el comentario anterior donde dice “el mundo no se reduce a los putos proletarios”.. jejej..quitando la palabra putos claro..
    El problema radica en que queremos cambiar las cosas …. queremos que el que sea dueño de la mata de mango venda los mango si quiere.. eso esta bien.. queremos que las empresas de aqui funcionen como las de afuera y pague mas … eso esta bien.. pero cuando nos jode que los empresarios de empresa nos ayuden y no lo hacen entonces queremos ser socialistas hasta la madre de los tomates.. o sea para hacer lo que queramos con los mangos capitalistas.. pero cuando nos joden entonces somos socialistas.. aveces somo un poco egoistas.. que las empresas sean estatales no quiere decir que la maneje el pueblo o sea que si el director estima que no debe montar a nadie … conclusiones tuyas..
    lo que pasa es nos hemos acostumbrado a decir “tiene que ser asi porque nos dijeron que debemos ser iguales” pero cuando es otra cosa la que queremos entoces queremos ser diferentes, queremos que nos paguen mas, queremos que nos respeten mas , queremos vivir como los españoles y seguir teniedo todo lo bueno que tenemos.. querelo esta bien.. pero todo en esta vida tiene un precio.. la pregunta es “Estamos dispuestos a pagarlo ?”..

  • Todo bien, excepto, ¡por trotsky!, que siempre dices trabajodres, entonces yo, que no he trabajado nunca y no aspiro a hacerlo jamás porque considero el trabajo un mal de la caja de pandora nunca podré montarme en uno de tus carros. ¿No?
    Si bien existe la dicotomía trabajador-no trabajador antes bien deberías considerar la unidad de éstos, a saber: Aνθρωπος. Coño daisy que el mundo no se reduce a los putos proletarios joer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *