Huevos con papas

Daisy Valera

Photo: Edwin Wiebe

HAVANA TIMES, 23 feb — Conseguir comida se ha convertido para mí en una batalla muy personal. Cada semana una lucha por conseguir algún alimento que escasea. Así pasa el mes.

La semana pasada fueron los huevos.

Caminar a toda velocidad hasta uno de los mercados de Monte, ese que queda casi llegando al Parque de la Fraternidad para descubrir que se habían acabado minutos antes.

Los huevos desaparecieron en menos de dos horas de aquel lugar.

Aunque detrás de los mostradores varios dependientes habían separado no pocos cartones para su consumo, se habían acabado.

Yo me sentí derrotada. Los huevos son una cosa seria, créanlo o no.

Ellos, junto a los paquetes de salchicha de 1,10 CUC y el picadillo de pavo de 1,20 CUC conforman la trilogía sagrada y proteica de muchos habaneros.

Aparecen de sábado en sábado en algunos aislados mercados de la capital, y para alcanzarlos tienes que tener más que dinero, suerte.

Suerte, porque con la moda del timbirichismo* son muchos los vendedores que nos ofertan pan con tortilla. Natural, con queso, con cebolla, casi como sea.

Y si fuera solo eso, gracias a los huevos no pocos revendedores hacen el día.

El Estado vende el huevo a 1,50 pero si no tienes la fortuna de comprarlos a ese precio no lo encontrarás por menos de 2. Con lo que el cartón llega a ser 15 pesos más caro.

Esta semana fueron las papas.

Si hay algo que no pueden brindarnos los florecientes vendedores son tortillas de patatas.

Cuando hay huevos no hay papas, y cuando aparecen las papas ya se acabaron los huevos. Es mágico.

Perseguí las papas por todo el municipio Cerro, las encontré en un agro de la calle Vive y me quedé plantada en la cola dispuesta a resistir largas horas de espera.

Las papas estuvieron perdidas prácticamente un año del panorama alimenticio nacional.

Algunos personajes, esos con una sólida economía, las encontraban y compraban prefritas en las tiendas en CUC.

El tubérculo es tan apreciado que su ausencia levantó revuelo, y se comenzó a hablar de ineptitudes y robos.

Corrió la bola de que habían vendido hasta las semillas y que este año no podríamos comerla.

El noticiero de televisión vino a calmarnos pocos días atrás, nos dieron una charla sobre lo caro que resulta cosechar papa y que se habían priorizado hasta el momento cultivos de ciclo corto pero que ya estaban garantizadas.

Estuve en la cola 1 hora 30. Traté de no ilusionarme demasiado porque tenía muchas personas delante.

Pensé en el cadmio (química al fin) ese metal pesado que después de muchos años de utilizar ciertos fertilizantes abunda en la tierra y se incorpora a la papa.

Si no alcanzaba papas me ahorraba una segura dosis de cadmio, le había encontrado una parte positiva al asunto.

Al final tuve suerte, me llevé a casa 10 libras de papa.

Dos semanas. Dos batallas. Una victoria y una derrota.
—–

* Se le ha comenzado a llamar a la proliferación de pequeños negocios de ventas de alimentos elaborados.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

19 thoughts on “Huevos con papas

  • jajajaajaj que va lagiraldilleta, ultimamente estas hecha una tiranilla, ya no me gustas, si sigues asi no te ire a conocer!

  • Luismi de que correr detras de las papas estas hablando tu en Cuba no corres ni detras de una chivichana pa que te haces el cubano de a pie cuando todo el mundo sabe que vives en Espana vas a Cuba de visita y como todo turista vives en modo no digo lujoso pero tampoco te faltara nada, yo en Cuba no me ponia el problema de la comida p’q no lo tenia me tenia que acontentar de lo que habia en los supermercados pero todos los dias comprabo lo que me servia y creeme que comia muy bien me dabo cuenta de la diferencia tra yo y los cubanos que tienen que hacer la cuenta para poder llegar a fin de mes asi que por favor no faltamos de respeto a los cubanos que viven en Cuba y que tienen que correr detras de las papas

  • felicidades colega, eres un ciudadano ejemplar.
    yo en cambio prefiero correr detras de las papas, ello me permite estar en constante lucha y reflexion.
    tu preiferes confort; yo lo contrario. pero prevalece lo que antes te decia: que ambos son modos de vida y que es dificil poder determinar cual es esencialmente superior al otro.
    cuando descubras el metodo epistemologico definitivo desde el cual se pueda enunciar un conjunto de axiomas al que no pueda contraponersele otro, no solo asentire a tu discruso, sino que me volvere discipulo tuyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *