Una anécdota cómica ocurrida en La Habana

Carlos Fraguela

pañoletaHAVANA TIMES — Una vecina mía me contó que su segunda menstruación la tomó por sorpresa en la secundaria; era un día de examen en que casualmente los profesores habían advertido que se perdía el derecho a ser evaluado de no llevar puesta la pañoleta, muchos alumnos rechazan llevar a toda hora dicho símbolo.

La primera vez ocurrió en su casa, fue una sorpresa, la mamá no le había advertido, entró al baño y al bajarse el blúmer se asustó por la mancha de sangre, la madre estaba cerca y escuchó los gritos de la niña, simplemente se acercó, la felicitó por haberse convertido en adulta y le dio una explicación apropiada para su entendimiento.

Vergüenza pasó la niña cuando la maestra le preguntó por qué no llevaba la pañoleta, al mismo tiempo la amenazaba con que perdería la prueba. Ella decía que la tenía, pero no le podía decir dónde. Al final confesó que se le había presentado la menstruación y se le ocurrió utilizar el emblema como almohadilla sanitaria al no tener otra opción.

La llevaron a la dirección de la escuela para que explicara la supuesta falta de respeto.

El director no pudo más que reírse de la inocencia de la niña que no sabía qué hacer bajo la presión de la maestra, que no entendía cómo había utilizado la pañoleta para eso. Luego explicaron a la niña que en el centro había algodón y apósitos para casos como esos.

La ignorancia ha hecho que muchas veces se dé más importancia a lo material que a la integridad de los seres humanos, las plantas o los animales. El adoctrinamiento y la exaltación de los símbolos pueden socavar la individualidad y las capacidades infinitas del hombre.

El mundo está cambiando para mejor y Cuba también lo hace para que cada ser humano aprenda a vencer todos los miedos que no le permiten desarrollar sus capacidades y su vida. El cantante Jorge Drexler en su canción del moro judío llama a las banderas trozos de tela tristes, también dice que no hay nada más valioso que una vida.

Carlos Fraguela

Carlos Fraguela: Soy amante de la libertad, de la naturaleza, las artes decorativas, la música, la tecnología y los seres humanos. Repudio la estupidez humana, aunque comprendo que existe como parte de un todo imperfecto. Rechazo a los abusadores y a los parásitos. Me gusta bucear y compartir con mis amigos. Trabajo en restauración y solo me he aburrido cuando he estado ingresado en un hospital. El sexo y la amistad son mis únicos Dioses.

Carlos Fraguela has 34 posts and counting. See all posts by Carlos Fraguela

3 thoughts on “Una anécdota cómica ocurrida en La Habana

  • no es comico;;sino tragicomico

  • “El mundo está cambiando para mejor y Cuba también lo hace…” .! No me haga reir, Carlos. Al menos en la época de niñez de su amiga, había algodón y apósitos para casos como esos. Si le da la “regla”, ahora; en cualquier escuela, se muere de la pena porque simplemente no existen ni para eso, ni para nada. !Cómo hemos mejorado!

  • un poco raro el principio del articulo… pero mensaje y esencia buena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *