Palabras que atesoro de un escritor cubano

Por Ben Anson

HAVANA TIMES – La soledad es algo que no es fácil de superar. No es nada fácil…

Alguien dijo una vez: “La soledad es la última pobreza”.

Quizás lo es. Quizás lo es.

Confieso que he pensado mucho en eso en el transcurso de esta última semana. La escritura florece en la soledad. Por lo tanto, bien podría ser una necesidad absoluta que el escritor se encuentre atrapado dentro de un ciclo semiconstante de soledad. Es decir, es necesario para que el escritor pueda desarrollarse, debido a que no tiene otra actividad para realizar que no sea escribir.

Perderse uno mismo en el entretenimiento de crear contenido, ya sean historias de ficción, artículos sobre hechos reales o incluso poesía, es algo que, con mayor frecuencia, se logra en la más pura soledad.

Hay que empaparse del tortuoso estado de soledad en la búsqueda de actividades artísticas o intelectuales como la pintura, la ejecución de instrumentos o, de hecho, la escritura. El que sea capaz de hacerlo, no hace falta decirlo.

Me he visto fallar en más ocasiones de las que me gustaría recordar. Tiendo a rendirme ante los seductores vicios del ron y la nicotina, acompañado de algunos amigos mediocres; amigos que preferirían beber tontamente conmigo, una noche de martes, en lugar de comprometerse con algo remotamente constructivo.

El resultado de ello es que gasto gran cantidad de dinero en tonterías ridículas en un intento de levantarme el ánimo (botellas de ron Abuelo, por ejemplo) y así despierto al día siguiente con un horrible dolor de cabeza y los bolsillos vacíos.

Es un ciclo terrible que crea más soledad aún, pues una vez que te encuentras con los bolsillos vacíos, nadie quiere conocerte. Esos mismos amigos mediocres que se descansaron en tus sofás, bebieron tus bebidas y eligieron canciones de su elección en tus dispositivos de reproducción de música, ahora están con otra persona, alguien que actualmente sostiene el papel.

Una y otra vez me encuentro bastante solo en mi departamento, sin posibilidad de recibir algún tipo de compañía. Entonces, escribo. Me veo obligado a hacerlo. En el medio de la lucha contra las tentaciones de Netflix, el ron y el humo. Hijos de puta, improductivos y devastadores de la salud que son esos tres.

Intento todo lo posible y hasta lo imposible para seguir siendo constructivo. Hacer cosas que potencialmente me recompensarán con algo: una sensación de logro artístico o incluso una pequeña cantidad de ingresos. Debe hacerse, a toda costa.

Al lograrlo, encuentro que las endorfinas se liberan dentro de mí. Empiezo a sentirme mejor. Escribir algún capítulo seguramente es mejor que estar enviando mensajes a las personas a través de WhatsApp y preguntar: “¿Quieres hacer algo?”

Hace aproximadamente un año, quizás un poco más que eso, descubrí que mis sentimientos y opiniones sobre la lucha contra la soledad eran compartidos. Compartido, por nada más y nada menos que mi escritor favorito, el audaz Pedro Juan Gutiérrez. Intrépido, sensacionalista, culto y bastante obstinado, a decir verdad, las detalladas y despiadadas gemas literarias de Juan, tales como Trilogía sucia de la Habana y Animal tropical – redefinieron la literatura para mí.

Nunca antes había leído obras de ficción que me capturaran, impresionaran e inspiraran tanto como las suyas. El estilo de escritura de Gutiérrez: intrépido y sin complejos, es muchos más que admirable.

Por lo tanto, me gustaría compartir un párrafo de su libro Animal tropical, con todos los colegas escritores que sin duda han luchado contra la soledad …

Después pinto un poco. Hay tranquilidad y silencio en estos días y aprovecho que puedo concentrarme. La soledad. Quizás uno escribe y pinta no solo para crear un espacio de libertad alrededor, sino también para sentirse acompañado. No exactamente para romper la soledad. No se trata de eso. La soledad siempre esta ahí. La siento, la toco, hablo con ella. Forma parte de mi vida. La soledad es inevitable. Y ayuda. Me concentro más. Soy más yo cuando convivimos bien apretaditos: la soledad y yo. Nos adoramos. No podría vivír sin la soledad”.

Palabras de inmensa profundidad y belleza realista.

Gracias, Pedro Juan.

Si tú no tienes interés en escribir, más de lo que deseo hacer de esto. Si estás solo, convierte tus manos en un talento, en algo que disfrute. No permitas que la depresión se hunda hasta donde se vuelve casi imposible querer siquiera contemplar hacer algo. Busca lo que sea que atraiga tu interés. Hazlo y no pienses más. Cuanto más se piensa, menos se hace en realidad.

Pensar demasiado alimenta la soledad.

Ben Anson

"En el momento en que salgo (de un avión), noto que todo en mi cuerpo y en mi mente se reajusta para mí". Así lo comentó Gabriel García Márquez, cuando hablaba de su relación con el Caribe. Él sintió la conexión física y mental más fuerte posible con esta parte del mundo, y consideró que era "sepulcral" e inmensamente "peligroso" para él abandonar esa zona. Solo aquí "Gabo" se sintió "bien" con él mismo. Honduras hace eso conmigo -precisamente lo mismo que el Caribe hizo por Márquez. Una nación resplandeciente, pero problemática, de la que decididamente no he podido separarme desde 2014. Por lo tanto, trato de capturar su esencia a través de la palabra escrita.



4 comentarios sobre “Palabras que atesoro de un escritor cubano

  • Colega. Me vi identificado con tu post. Como tú, necesito mucho de la soledad para escribir algún texto decente e inspirarme. Al igual que tú, muchas veces la falta de soledad o de disciplina me hace entretenerme, quizás no al hacerlo de alcohol u otra cosa, mis ídolos son otros, pero igual de holgazanes e improductivos.

    Respuesta
  • Cuando se es joven se pierde mucho tiempo con amigos que en realidad no lo son, son chupadores de energia vital. Parece que tu tienes alguien que te mantenga tu nivel de vida porque te das el lujo de gastar y quedarte con los bolsillos vacios. O escribes o terminaras alcoholizado y de escritura nada.

    Respuesta
  • Muchas gracias Pedro, siendo el gran escritor que es me imagino que usted puede identificar con eso. Sin duda alguna. Mejor pues, mil veces mejor compadre, que su vicio no sea el de la bebida. Me alegra mucho.

    Respuesta
  • Así es Irina, los buenos amigos de verdad son muy pocos ya tu sabes.
    Tengo muchas sugar mamis amiga, una por cada barrio. Pa’ que sepas. Ya que mis finanzas te importan tanto. Un abrazo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Bosque de La Habana.  Por Monisha Ehsan (Canadá).  Cámera: iPhone XS Max

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]