De exilios y aplanadoras

la (otra) trasnacionalizacion del repudio (II parte)

Armando Chaguaceda

Día de invierno en La Habana.  Foto: Caridad
Día de invierno en La Habana. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — En el post anterior hablaba de las campañas difamatorias y los actos de repudio orquestados desde la Habana contra críticos del establishment cubano.

Sin embargo, desde las antípodas ideológicas, también subsisten aquellos que en un sector del exilio -presa del odio anticomunista- magnifican el rencor y la sospecha entorpeciendo el necesario ambiente de pluralidad y diálogo que debemos forjar, cada vez más, entre todos los cubanos.

Y aunque no cuenten con la fuerza centralizada de un estado, otra maquinaria mediática, financiera y movilizativa hacen posible su subsistencia y talante agresivo.

En reiteradas ocasiones –la última hace pocos días- he sido, junto a otros amigos,  objeto de diatribas de más diverso grado provenientes de estos personajes.  Como regla no he respondido, considerando el derecho de todos a expresarse y lo contraproducente  que resulta un careo con semejantes opinadores.

Los “pecados” de identificarme con movimientos sociales críticos del neoliberalismo, defender la obra de intelectuales radicados en la isla o creer que en la Cuba revolucionaria se hicieron buenas cosas, se traducen en ser “cómplice de terroristas” “apologista de un asesinato”, “manipulador de la historia”.

Estos estremecedores “argumentos” han bastado para que se me cree otro expediente, con pruebas por mi trasnochado y cómplice izquierdismo.

Esta tribu tiene su propia genealogía. Los más furibundos e irreflexivos parecen heredar las banderas de quienes, en los años 60 y 70, arremetían con violencia terrorista contra sus compatriotas emigrados que, simplemente, deseaban visitar a la familia en su país natal.

Actitudes intolerantes como las mencionadas aquí son intrínsecamente antidemocráticas, y rechazables; su superación es un paso indispensable para el mejor país que queremos legar a nuestros descendientes.

Son los mismos que, en años recientes, han boicoteado la presentación de artistas de la isla o triturado, aplanadora mediante, los discos de un Juanes que se atrevió –con idéntica ojeriza de los funcionarios isleños- a organizar cantos por la paz en el corazón de la capital cubana.

Por suerte el cambio cultural y sociológico en la comunidad emigrada hace que estas personas sean demográfica (aunque no políticamente) minoritarias y, lo que es más esperanzador, declinantes.

La diversidad social, etaria e ideológica es creciente y se convierte en un atributo compartido de la comunidad trasnacional cubana, en cualquiera de sus locaciones. Quita piso a aquellos que, por el peso de los años , conveniencia política o apuro de converso, siguen alimentando el caudal de la intolerancia, que posiciona a los duros como conductores de la política cubana, y mantiene como rehenes al resto de sus compatriotas.

Cuando algunos se sienten con el derecho de insultar y amenazar indiscriminadamente al que disiente de su cerrado discurso, hacen una copia invertida pero fiel del guión que se hace en el Departamento Ideológico del PCC.

Quienes así actúan olvidan que la superación del autoritarismo dominante dentro de la cultura política cubana pasa por desmontar viejos y nuevos panteones de santos y demonios.

Que no existe una verdad histórica incuestionable (la Revolución maquiavélicamente traicionada por Castro versus la epopeya genialmente dirigida por el Comandante en Jefe) y que la sociedad cubana ha cambiado mucho desde 1959, tanto para bien como para mal.

Por suerte el cambio cultural y sociológico en la comunidad emigrada hace que estas personas intransigentes sean demográfica (aunque no políticamente) minoritarias y, lo que es más esperanzador, declinantes.

Esta gente recuerda el Escambray pero ignoran la Campaña de Alfabetización, magnifican el Mariel pero no la equidad social alcanzada en esos años, idealizan la etapa pre revolucionaria –“omitiendo” incluso algunos los crímenes de Batista- pero echan un manto negro sobre toda la historia posterior.

Los talibanes de la ultraderecha persisten en la idea de que todo aquel que honestamente haya creído (o crea) en una opción socialista y democrática para el futuro de Cuba debe expiar culpas ajenas, implorando perdón por los errores y violencia cometidos por sus gobernantes.

Guardo debido respeto por el drama humano que el triunfo de la opción política liderada por Fidel Castro significó para aquellos cubanos decentes -no oligarcas, terroristas o esbirros del batistato- cuyas creencias nacionalistas, cristianas y/o libertarias los distanciaron del rumbo ulterior de la Revolución.

Sus testimonios acerca del conflicto interno y el secuestro de ciertos derechos resultantes de la implementación del socialismo de estado son insustituibles para una comprensión diáfana del proceso político insular.

Aunque no compartamos una mirada común sobre la historia contemporánea del país –en particular sobre los acontecimientos de las década del 60 y 70- creo que sus vivencias forman parte de la memoria nacional y deberán ser incorporadas en un eventual proceso de diálogo y reconciliación nacional.

En resumen: si consideramos la práctica militante del repudio como un (falso) sustituto del debate cívico -donde la descalificación  usurpa el lugar de los argumentos y la amenaza suplanta a la deliberación- no  veo otra opción que rechazarla, en cualquiera de sus manifestaciones ideológicas y coordenadas geográficas.

Porque actitudes intolerantes como las mencionadas más arriba son intrínsecamente antidemocráticas, y –por sus connotaciones para la esfera pública- rechazables; su superación es un paso indispensable para el mejor país que queremos legar a nuestros descendientes.

 

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.


12 thoughts on “De exilios y aplanadoras

  • el 1 marzo, 2013 a las 1:24 pm
    Permalink

    Estimado Leonid, te agradezco el compartir tus sinceras y atinadas reflexiones. A reserva que mantengamos el intercambio por correo como dices, te comento algunas cosas: El sentido de mis dos post es el de que tenemos que superar la falta de civismo que infiltra la cultura política en todas las latitudes de la comunidad trasnacional cubana…ello es una demanda normativa, es cierto, pues no apuesto a eliminar el conflicto ni el debate (partes consustanciales de cualquier comunidad humana)..sólo digo que hay que procesarlos con debido respeto al adversario o, simplemente, dejar voz al que piensa y siente diferente…hacer ello es perfectamente congruente con que mantengamos nuestras ideologías o cosmovisiones, sin diluirlas en falsos consensos….además de estas consideraciones de tipo práctico (histórico o sociológico) tengo otra posición historiográfica: la necesidad de que no se anulen las diversas miradas e interpretaciones en una narración histórica construida desde el poder (del tipo que este sea), que los testimonios se contrasten, confluyan y puedan ventilarse en la esfera pública

  • el 28 febrero, 2013 a las 8:48 pm
    Permalink

    Armando creo que me llega tu sentir. A veces siento envidia del que asume, con valor y con el cuidado de respetar, su posición aunque haya medio mundo en contra. Mi voz, siento, es mucho mas tímida y personal. Solo, desde esa voz, decirte algo compadre. Dices que para bien o mal Cuba cambió desde el 1959 y hay que incluir esos cambios en la historia del país para comprender mejor su pasado y destino. Algo así creo que quieres decir. Dicho de esta manera no queda claro el por qué de tu inconformidad. De esta forma los actos en contra de los cambios ocurridos, pacíficos o brutales, al servicio o no de lo que sea, serían una parte mas del abanico histórico. Sin embargo te muestras dado a aceptar como parte de la historia los cambios hechos post 59 y no aceptar los generados por su reacción o simplemente actuales. ¿Esta reacción no es de esperar( aunque me duele y horroriza tambien)?.¿ Es parte del mismo aparato o no? Creo que una parte es reacción y otra es la que surge independentemente como una oportunidad para avivar ánimos cargados de odios, esperanzas, intereses bajos e ingenuos. Al menos de todo esto se me antoja aprender a ser mas sólidos, ser una opción en pensamiento primero y luego en accionar, mas informado, justo y liberador. Una opción así desde la derecha o izquierda no se ve asomar. En lo personal me acerco mas al descrédito absoluto de lo que se hizo post 59 que a la aceptación llana de un cúmulo de acciones con sus tintes de diferente color incluidos en otro panfleto. Busco una posición sin odios tambien, por lo menos una en la que el odio no me frene la mas aguda visión que pueda obtener. En esta no quiero dejar a un lado lo que formó mis pies y cabeza, pero no quiero tampoco heredar los pecados de ingenuidad, de infantilismo mental que armaron ese pasado y lo dibujaron no como partes de un proceso sino como actos incongruentes hechos a huevos. ¿Me hago entender? Me parece pequeño este espacio. Si te animas Armando por favor escribe a mi correo eléctronico.

  • el 28 febrero, 2013 a las 8:35 pm
    Permalink

    Bueno, eso de que son solo un grupito de gritones es bien discutible…Bastante que gritaron junto a ellos Helms y Torricelli, y justamente representaban un Estado…por cierto, el más poderoso del planeta…

  • el 28 febrero, 2013 a las 12:24 pm
    Permalink

    Yo tambien me he tropezado con esos descalificadores, el otro extremo. Pero es incomparable, porque como tu mismo dices no cuenten con la fuerza centralizada de un estado. Es la opinion de su grupitos de gritones.

  • el 28 febrero, 2013 a las 10:48 am
    Permalink

    Bien tu análisis, Armando. Duele ver cómo los cubanos nos distanciamos por diferencias ideológicas, muchas de las cuales a la postre demuestran tener más de empecinamientos conyunturales que de distanciamientos insalvables. No es menos cierto, sin embargo, que habrá temas que costará mucho más tiempo y paciencia solventar, tras haber quedado pendientes como herencia de los tiempos coloniales. Hablo de la separación de clases y de razas y la postura que se adopta frente a ciertos filibusteros del Norte…

  • el 27 febrero, 2013 a las 1:13 pm
    Permalink

    Armando tienes la razón tal parece que los Cubanos estamos en el medio de un ring de boxeo donde los que se están fajando son los dos extremos opuestos y los que recibimos los golpes somos nosotros que estamos en el medio.

  • el 27 febrero, 2013 a las 10:46 am
    Permalink

    Muy buen artículo Armando, felicidades por los dos post porque ambos analizan la intransigencia y la descalificación personal que debemos eliminar de la cultura política cubana.

  • el 26 febrero, 2013 a las 2:21 pm
    Permalink

    Muy buen post, felicidades.
    100000000% de acuerdo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *