La tuerca que le falta al tornillo

Por Ammi

HAVANA TIMES – Cuando aún no llegaba a Cuba la pandemia, ya muchos escuchaban atentos sobre la absurda idea del cultivo de avestruz y el valor nutricional del cocodrilo y la jutía.

Eso fue tema de burlas en las redes sociales (ya que el cubano no tiene una cultura de alimento de esa índole.)

Guillermo García Frías, comandante de la Revolución cubana y autor del libro Encuentro con la verdad, había lanzado sin pensar (o bien pensado) la siguiente declaración: “El avestruz es introducida, no es original de nuestro país, y este avestruz produce más que una vaca.” Habló de la necesidad de también criar cocodrilos y jutías para alimentar al pueblo.

Ya comenzada la pandemia hemos sido testigos de otras ideas “geniales” como: que cada ciudadano siembre una piña en el patio, jardín o azotea de su vivienda (eso sin contar que muchos cubanos, ni siquiera tienen un techo donde vivir.

Esas fueron las palabras de Gerardo Hernández (uno de los espías cubanos en E.U.A.). La idea de la piña lo ascendió a ser el actual presidente de los Comité de Defensa de la Revolución.

Todos han sido absurdos y disparates sin una solución lógica y urgente para que el pueblo cubano ponga comida en su mesa sin tanto estrés.

Ahora como para no quedarse atrás en el escalón tragicómico de las insolubles opiniones, viene esta perla del periódico Trabajadores. En este se recomienda “comer menos para revertir el cambio climático, hablando sobre el porciento de los gases de efecto invernadero que producen la cadena de producción y consumo de alimento”.

Es todo un séquito de descerebrados, comenzando por un presidente cuya frase célebre sería “el limón es la base de todo”.

Detrás de todos esos “consejos” hay un “barriga llena”, un dirigente que no padece necesidad ni hambre.

¿Será que todos han perdido el mismo “tornillo” de la dignidad y el respeto? 

Hoy siento vergüenza ajena. Como para querer compensar mi día, el panadero me ha obsequiado un pan. ¡Y sorpresa! Al llegar a casa he encontrado, justo en el centro de esa masa homogénea y caliente, el tornillo que se les ha perdido a los payasos de este circo llamado comunismo.        

Lea más diarios de Ammi.

Ammi

Una mujer de pueblo, madre de cuatro hijos que a través de constancia, estudios y superación ha alcanzado a mejorar su entorno y he aprendido que todo esfuerzo se premia y el conocimiento se comparte. Para mí no existe nada más importante que la libertad y sobre todo aquella que se impone y es capaz de romper los limites personales. Se me considera alegre, entusiasta, curiosa y dispuesta a aprender de cada nueva experiencia.

Ammi has 23 posts and counting. See all posts by Ammi

One thought on “La tuerca que le falta al tornillo

  • De descerebrados nada colega. Son unos cínicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *