Con la directora del Teatro Mella

Helson Hernandez

Deysi Estable, directora del Teatro Mella

HAVANA TIMES: Deysi Estable dirige una de las instituciones escénicas más frecuentadas de la isla. “El Mella es el Teatro más popular de la capital en estos momentos”.

HT: ¿Qué hacía antes del Mella, 17 años atrás?

Deysi Estable: Realmente mi gran amor ha sido siempre la enseñanza, antes fui profesora de filosofía, en el Instituto Pedagógico José Antonio Varona de La Habana. Mi sensibilidad básica se despertó y conformó en mis años de magisterio, fueron 23 años ejerciendo el magisterio.

HT: ¿Su acercamiento a la cultura?

DE: Yo diría que viene desde siempre, pues mi madre de niña me inculcó que el concepto de cultura es muy amplio. Por aquel tiempo nos llevaba a ver las cosas que estaban a nuestro alcance económico, a las estaciones de radio para oír música campesina, pues ella decía que la cultura está en saber oír, decir, y para ella la radio que además era lo de mi época, constituía una enseñanza tremenda.

Incluso en el magisterio que yo ejercí, hubo un acercamiento a la cultura siempre, porque me motivaban las exposiciones, me preocupaba que mis alumnos participaran en los conciertos de aquellos momentos, y yo participaba junto a mis alumnos también.

HT: ¿Se imaginó en algún momento de su vida que estaría vinculada a tantos artistas a través de la dirección de una institución escénica?

DE: No, nunca, les diré que mi signo zodiacal es Piscis, y comentan que este signo tiene algo positivo de cada uno de los otros, por eso los resume. Un día leí que eran muy dados al arte los piscianos, que tenían una especial sensibilidad para el arte, y me dije, pues mira que interesante proyectar esto en mi vida, y ya ven como ha sido, empecé de promotora en el Instituto Cubano del Libro, después dirigiendo una editorial, y más tarde dirigí el departamento de promoción de la referida institución literaria.

HT: Hay discrepancias de lo que pudo ser el primer espectáculo que inauguró el Teatro Mella.

DE: Si, parece que tal vez se hizo una puesta en marcha para probar el teatro de manera inicial, y en un momento dado como registran los archivos nacionales se abrió oficialmente en el año 61 con la famosa obra de Bertolt Brecht “El círculo de tiza caucasiano”, donde trabajó la Raquel Revuelta mexicana que ya murió, no la actriz del mismo nombre cubana, dirigida por Uribe, quien aun vive radicado en Venezuela, y ha estado en Cuba varias veces invitado por Casa de las Américas.

Esta puesta se dice que fue un acontecimiento en aquel momento en nuestro país, imagínense más de 40 actores en escena frente a un gran público que abarrotaba el escenario.

Pero sin embargo, conversando con la Primera Bailarina del conjunto folklórico que está cumpliendo este año su 50 aniversario de vida artística, Silvina Fabarf, ella nos decía que tenía dudas sobre este tema, porque según su memoria recordaba que La Culebra Sensemaya, de Alberto Alonso, fue lo primero que se puso en el Teatro Mella, pues Silvina participó en ese espectáculo con un grupo folklórico de Guantánamo, donde incluso, bailaba también Sonia Calero.

Por otro lado Martines Furé jura que lo primero que se puso en este teatro fue Los Curros, es decir, que estas opiniones de personas con gran autoridad nos obligan a volver a investigar. Pudo darse el caso de que se inaugurara oficialmente una fecha en específico pero que desde antes a este hecho se hubiesen ofrecido ya algunos otros hechos artísticos que no marcan el día inaugural de manera oficial.

HT: Arriba ya a 17 años dirigiendo el Teatro Mella.

DE: El Teatro Mella es quien me ha dado a mí la madurez, la experiencia, de cómo relacionarme con un público tan diverso, porque diversa es mi programación, por eso mis gustos son amplios. Sensibilizarte con una obra que se inicia, y darles a los artistas que allí trabajan toda esa tranquilidad y confianza con el profesionalismo del equipo técnico que yo dirijo ha sido una de nuestras principales cualidades, eso es muy importante para mí como directora, por ello lo transmito como enseñanza a todo mi personal.

El creador que llegue a nuestras puertas, tengamos las condiciones técnicas que tengamos, debe sentirse seguro de que su obra será apreciada de la manera en que se merecen los espectadores. Es cierto que hay creaciones que técnicamente se platean maravillosamente pero no tenemos todas las condiciones técnicas para acometerlas, pero si está la magia humana.

HT: El Teatro Mella ha enfrentado etapas difíciles, sin embargo no ha cerrado nunca sus puertas ni ha detenido su programación.

DE: Fíjense si es así que diré algo, en las temporadas de calor siempre empiezan a fallar los aires acondicionados, la gente al entrar al teatro nos dice: “¿pero aquí hay climatización…?”, es lo primero que preguntan. Nosotros estuvimos más de un año a base de abanicos, tanto el público como los artistas, recuerdo perfectamente cuando en ocasiones el público le llevaba a los actores pomitos de agua o un abanico, porque a veces era tanto lo que se sudaba.

El Ministro nuestro de Cultura en ese entonces en una ocasión allí presente, se quedaba sorprendido, pues veía como a pesar de todo ello la gente asistía y el teatro se repletaba de espectadores. También estuvimos un tiempo en reparación y decidimos no cerrar totalmente aprovechando el jardín para hacer actividades, porque es que cuando un nombre se borra saben lo que ocurre, y son muchos meses en esas tareas de reparación por tanto no podemos borrarnos.

HT: ¿Cómo podría calificar, según su experiencia, el Teatro Mella desde su propuesta, a diferencia de otras instituciones de este tipo en la isla?

DE: Nosotros tenemos muy claro nuestro objeto social, que es la trasformación espiritual de la población a través de las manifestaciones del arte. La cantante Liuba Maria Hevia quien ha dado conciertos aquí como ocurrió recientemente, decía que necesita y quiere este teatro por su intimidad, lo mismo ha expresado Pablo Milanés, por su acercamiento con el público.

Una obra de teatro pequeña allí se crece, el director de Teatro de La Luna Raúl Martín se negaba a poner sus puestas en este escenario pues tenía miedo por lo grande que es, y cuando lo hizo comprobó su efectividad, aunque fuera una puesta teatral de pequeño formato se abarrotaron todas las localidades, el personal que acudió a su obra no cabía.

Qué nos distingue entonces de los otros teatros, pues yo creo que son las propias características de la institución, su acercamiento con ese público, el proscenio casi pegado al lunetario, crea una energía recíproca muy especial del actor hacia el público y viceversa. Las compañías extranjeras que han venido también lo han comentado, pues perciben ese calor humano.

HT: Cuantos años más cree que pudiera proyectar su futuro en la dirección del Teatro Mella?

DE: Soy de las personas que dicen que no se van a retirar nunca, no sé si en el Mella, o en otra institución de la cultura cubana, pero sí creo que en alguna medida estaré mientras tenga capacidad y salud para hacerlo.

HT: La experiencia más trascendental en estos 17 años.

DE: El conocimiento hacia el ser humano, yo cada día entiendo y profundizo más en el ser humano, que es conocerme a mí misma, creo que esa ha sido la enseñanza fundamental de esta experiencia. Son tantas las personas con las que a diario yo me relaciono y que conversan de sus aspiraciones e ideas, que me da un conocimiento muy grande y hermoso hacia el ser humano.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *