Un pretexto para hablar de racismo

Yusimí Rodríguez

Muchacha en un taxi colectivo.
Muchacha en un taxi colectivo. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El sábado 18 de octubre tomé un taxi colectivo para regresar a casa desde El Vedado. Monté junto al chofer, y otras tres personas ocuparon los asientos traseros. En la Ciudad Deportiva, una mujer se sentó junto a mí. Tres cuadras antes de Acosta y Diez de Octubre, pagó al chofer con un dólar, tomó su vuelto y bajó. El chofer iba a poner el taxi en marcha cuando la mujer dio media vuelta y lo detuvo: había dejado el móvil en el taxi. Pero al palpar el asiento, no lo encontró.

El chofer encendió la luz dentro del taxi y yo bajé para que la mujer pudiese hacer una revisión más exhaustiva, que resultó infructífera. Entonces, me “pidió” que le dejara revisar mis cosas. Respondí que aquello era bastante ofensivo y estuvo de acuerdo, pero en su voz sonaba la convicción de que no solo tenía el derecho de revisar mis cosas, sino que encontraría su móvil en mi bolso.

¿Podía negarme? Claro. Y habría reforzado la creencia de la mujer de que yo había robado su móvil. Enseguida la imaginé afirmando que “esa negra” le había robado el celular. Tanto ella como los otros pasajeros y el chofer eran blancos. Abrí mi bolso y la desafié a encontrar su móvil dentro.

Apareció. No en mi bolso, sino en el suelo, casi debajo del taxi. La mujer lo había dejado caer en su apuro por guardar el vuelto. De hecho, había dejado caer un billete de diez pesos y yo se lo había hecho notar cuando bajé del taxi para dejarla buscar su móvil.

Monté otra vez, temblando de rabia, y le grité “Racista comemierda”. Comemierda…, quizás: si tienes el móvil en una mano e intentas guardar dinero en el monedero, es casi seguro que perderás el móvil. Pero… ¿racista? ¿Puedo asegurar que no habría sospechado de mí si fuera blanca? Desgraciadamente, era yo quien viajaba junto a ella; a los de atrás les habría resultado casi imposible robar su móvil.

¿Por qué relacioné su reacción con el color de mi piel? Porque he sido víctima de suficientes incidentes relacionados con mi color. He sido la única negra en un grupo, y la única a la que han pedido carné de identidad. No he olvidado la mañana en que recogía caracoles con la colega Verónica en la playa, y un policía me pidió identificación. A ella no, la tomó por extranjera, y como estábamos juntas, me hizo responsable de lo cualquier cosa que le sucediera.

Dos semanas atrás, presencié una discusión entre una mujer negra y otra blanca, en un P9 repleto, que es el estado natural de nuestros ómnibus. El motivo de la discusión, el que puede esperarse en una guagua atestada de gente con un pasillo estrecho: una había chocado con la otra al pasar, no sé cuál de las dos. Cuando la negra avanzaba hacia el fondo, la blanca rezongó la frase célebre: “Negra tenía que ser”. ¿Y si hubiese sido blanca como ella, no habrían chocado? Después de tantos años de transporte público ineficiente, atiborrado si tienes la suerte de que aparezca y pare en la parada, no hemos aprendido que somos víctimas de las mismas circunstancias y a tratarnos civilizadamente, solo atinamos descargar nuestras frustraciones unos sobre otros y gritar lo primero que venga a la boca: Gorda estúpida, vieja inútil, “palestino” (el término que usamos para ofender a nuestros compatriotas del oriente del país, la versión habanera de la xenofobia), negra de mierda… Pero los negros no estamos exentos de ofender.

Taxi colectivo en La Habana.  Foto: Juan Suárez
Taxi colectivo en La Habana. Foto: Juan Suárez

Estas son las reflexiones que puedo hacer ahora, una vez disipada la ira. No aquella noche, aunque estaba un poco más calmada cuando llegué a casa y le conté a mi madre. Le contagié la rabia. “¿Por qué no le arreaste un pescozón?” Confieso que tuve el impulso. ¿Qué me detuvo? Quisiera decir que la noción de que la violencia solo genera violencia. Pero la triste realidad es que lo que me impidió irle encima a aquella mujer fue imaginar los comentarios que harían ella y los otros, a pesar de mi inocencia en el supuesto robo: “¿Vieron, los negros si no la hacen a la entrada, la hacen a la salida?”

Solía criticar a un amigo, negro como yo, porque todas sus acciones estaban mediadas por el color de su piel. Me encabronaba oírle decir “Voy a hacer esto para que no digan…”, “Me quedé callado para que no dijeran…”. Que tenía que ser el negro. Esa era la frase que intentaba evitar. Lo criticaba entonces, sin pensar que llegaría a sentirme igual, a pesar de saber que no soy inferior (ni superior) por ser negra.

Sin darnos cuenta, empezamos a ver el racismo en todo, y de esa forma también somos víctimas de racismo. Pero, ojo, también nos colocamos al borde del oportunismo. Algunas personas negras asocian cualquier fracaso a esa discriminación, sin detenerse a pensar en sus propias fallas o limitaciones. Algunos usan el tema del racismo para ganar notoriedad.

Pasado el mal momento y la mortificación, me pregunto si no podría haber sido yo quien dejara caer el móvil mientras guardaba el dinero en el monedero. Es bien probable, dado lo despistada que soy. ¿No habría sido mi primera reacción sospechar de quien estuviese más cerca de mí? ¿Me habría detenido a pensar en el color de la piel de la persona?

Quizás, la única diferencia entre esa mujer y yo, es que yo me habría disculpado, al descubrir el error. Ella no lo hizo. Eso no tiene nada que ver con el color de la piel.


24 thoughts on “Un pretexto para hablar de racismo

  • el 29 octubre, 2014 a las 2:36 pm
    Permalink

    Hipotéticamente sí, es posible.

    Pero actualmente no encuentro la discriminacion racial mas allá de la que puede darse cuando a un racista se le dota de discrecionalidad para tomar decisiones.

  • el 29 octubre, 2014 a las 12:13 pm
    Permalink

    Es posible que el negro cubano haya reaccionado de la misma forma como lo hicieron los negros americanos en el Sur. Se fueron para las ciudades del Norte en masas, ya que asociaban el trabajo agricola con la esclavitud..

  • el 29 octubre, 2014 a las 7:28 am
    Permalink

    Gracias por la referencia.

    Lo miré a lo rápido. El dato de las diferencias de remesas no lo vi, aparentemente toman la referencia de otro trabajo anterior. Con más tiempo lo busco porque sí es un dato que hace tiempo ando rastreando.

    Dos cosas me llamaron la atención:

    1-Probada asociación entre la raza y la satisfacción con le ingreso: los blancos están más satisfechos que los negros
    2- Un exiguo 2% de negros vinculados a la producción agrícola que es donde dicen que hay más ingresos.

    ¿Esto es discriminación racial?

    1 Sólo prueba que los blancos están más satisfechos, no que ganan más o que reciben más. Y muchísimo menos que a los negros se les impide ganar más. Simplemente, los blancos se sienten más conformes con lo que sea que tienen.

    2 ¿Con tanta tierra que el Estado no ha podido entregar? Mi padre diría: “te lo dije, al negro no le gusta trabajar en el campo” . Excepto que me digan que hay n negros que han solicitado tierras y les han sido negadas para dárselas a blancos. Ahí sí.

  • el 28 octubre, 2014 a las 5:08 pm
    Permalink

    [email protected]:

    Busca en Google :

    “ANÁLISIS DE LA DIMENSIÓN RACIAL EN LOS PROCESOS DE REPRODUCCIÓN DE LA POBREZA. El rol de las políticas sociales para favorecer la equidad social en Cuba

    María del Carmen Zabala Argüelles”

  • el 28 octubre, 2014 a las 10:22 am
    Permalink

    Entonces no son estimaciones sino percepción.

    Incluso si se tuviera el dato y pareciera que los negros reciben mas, hasta que no se haga una prueba (Chi Cuadrado o alguna así) no es posible afirmar que hay diferencias. Ah y siempre es posible que se encuentre un confidence level donde no sea posible encontrar diferencias.

    Las estimaciones se hacen infiriendo a partir de muestras escogidas con tecnicas de muestreo.

    Aun si hubiera diferencias significativas ¿Eso es discriminacion racial? ¿Acaso a una raza le cobran mas alto que a otra el cambio a CUC? ¿Acaso habilutar el pasaporte es mas caro para una raza y mas barato para otra?

    A mi modo de ver ese tirijala es gastar polvora en matar mosquitos cuando la discriminacion principal es por ser Cubano. Y el verdadero foco de atencion que es la Discrecionalidad Administrativa nadie lo mienta. Esa es la raiz de toda discriminacion.

    Gente con ciertos estudios deberia abstenerse de afirmar cosas sin sustento. Al menos deberian aclarar siempre que son afirmaciones hipoteticas, no probadas.

  • el 28 octubre, 2014 a las 6:16 am
    Permalink

    Gusa, Los datos que tenemos son estimaciones. Las que conozco son que el 60% de la población de una forma u otra reciben remesas o le salpica algo de las remesas. Y se estima que del 40% que no recibe la mayoría son negros. No son cifras exactas sino aproximaciones, pero las veo lógicas. Sobre todo las que vienen de EEUU.

    La empresa que hace esos estudios tiene base en Miami; “The Havana Consulting Group”. Búscalos en la Internet. Son los que hacen los estudios de remesas.
    La cantidad “exacta” de dinero y mercancías y su distribución por sexo, raza, etc, ni Dios lo sabe. Pero si creo que muchos mulatos y negros cubanos que están fuera de Cuba en Venezuela, Europa y otras partes del mundo, cuerpo de salud, marina mercante, musicos, etc, etc. lo que mandan para la isla “es tisa” también.

  • el 28 octubre, 2014 a las 5:29 am
    Permalink

    Si uno es negro en Cuba, sabe que la discriminación racial existe en ese país. Existe en el lenguaje, existe en las posibilidades de trabajo, y existe en las relaciones interpersonales. Una amiga canadiense que estuvo en Cuba muchas veces en los 80 y 90 me dijo una vez que el país donde más expresiones racistas habia escuchado era en Cuba en ocasiones cuando solo habia blancos reunidos. Muchas veces yo escuché a gente diciendo: “Yo no soy racista, tengo muchos amigos negros, pero si mi hija se me aparece en casa con un novio negro, la mato.” Hablemos de contradicciones.

  • el 27 octubre, 2014 a las 6:58 pm
    Permalink

    Ah Marlene no me repondes a mi duda de donde sale que los blancos reciben mas remesas que los negros y por que esto es dicriminacion racial????

  • el 27 octubre, 2014 a las 6:51 pm
    Permalink

    Suponiendo que hubiera diferencias significativas en la cantidad de emigrantes por raza yo puedo hipotetizar que el blanco es el mas discriminado y por eso se va.

    Voy a buscar ese dossier con la esperanza de encontrar datos que sustenten la supuesta discriminacion racial en Cuba. Conste que conprejuicio porque rara vez encuentro que los cientificos sociales cubanos usen datos duros.

  • el 27 octubre, 2014 a las 9:46 am
    Permalink

    Tony precisamente, ella abre la cartera (concuerdo con Ud: no debió haberlo hecho!) por su propia manera de verse a sí misma y de valorar más como la verían los demás y qué opinarían, por sobr su porpia autovaloración. Es en este simple hecho de abrir la cartera, donde se evidencia con mucha claridad cómo los mecanismos de auto represión funcionan. El “me valoro” cuando y si solo lo hacen los demás” (efectos del racismo a nivel individual) . Por suerte la autora logra profundizar en sí misma y lo más valedero de todo: lo sublima en sus letras, algo valiente y loable por demás.

  • el 27 octubre, 2014 a las 8:28 am
    Permalink

    Gusana, te sugiero la revista Espacio Laical del 2009 que tiene un dossier sobre discriminación racial en Cuba. En ese debate se define el peso de la raza en la vida cotidiana en Cuba.Se citan investigaciones del Instituto de Antropología sobre las diferencias de consumo en familias blancas y negras a partir de los desiguales ingresos.
    No conozco una investigación que deslinde la emigración en porcentajes de blancos y negros y mestizos, pero todo parece indicar, que existe una mayoría migratoria blanca y mucho menos la negra y mestiza, también se desconoce la diferencia en los éxitos de blancos y negros y mestizos que han emigrado a EEUU y a los restantes países latinoamericanos europeos, africanos o asiáticos.
    Todo esto es un estudio por hacer: la composición racial de la emigración cubana y sus niveles de inclusión en los países adonde emigran.

  • el 26 octubre, 2014 a las 6:56 am
    Permalink

    Hay que hablar con Mariela e Isbel

  • el 25 octubre, 2014 a las 10:24 am
    Permalink

    Ya que lo menciona y porque no es primera vez que alguien lo afirma, me gustaría saber de donde ha salido el dato de que los negros reciben menos remesas que los blancos.

    ¿Cuantos blancos y cuantos negros tenemos?

    ¿De cuántos negros y cuantos blancos sabemos que reciben remesas?

    ¿De cuanto es el monto de remesas que se esta hablando?

    ¿Cuanto reciben los negros y cuanto los blancos?

    ¿Hay diferencias significativas? (No olvidar que incluso si la hubiera esto no prueba causalidad)

    Sin entrar a averiguar que conceptos de raza usaron, cual es la causa de que eso ocurra, y en virtud de qué esa situación constituye racismo.

  • el 25 octubre, 2014 a las 6:26 am
    Permalink

    Yusimí te felicito por tu sinceridad, y tu autoreflexión para no actuar con violencia.
    Eso es excelente.
    Por otra parte la discriminación racial en Cuba es cultural pero también sociológica.
    Son los negros y mestizos los que están sobre representados en la población penal del país.
    Son los negros y mestizos los que reciben menos o no reciben remesas familiares.
    Son los negros y mestizos los que tienen un mínimo acceso a los empleos remunerados en divisa. Según un estudio del 2009,sólo el 5% de los trabajos en divisas eran ocupados por negros y mestizos.
    En ese contexto, la desconfianza mutua, los prejuicios de unos y otros se refuerzan en la vida cotidiana.

  • el 25 octubre, 2014 a las 2:08 am
    Permalink

    Evidentemente el racismo existe. Pero no conviene sacarlo de quicio y verlo donde no lo hay. En el incidente del taxi solo había una persona con bolso sentada al lado de quien perdió el móvil.

  • el 24 octubre, 2014 a las 10:29 pm
    Permalink

    “Habria reforzado la creencia”, “enseguida me LA IMAGINE” “Tanto ella como los otros ERAN BLANCO”
    Veo en tu interpretacion mucha subjetivad y enfocado el lo puramente racial. Por muy equivocada de la vida que estuviera la mujer, tu eras la que estaba sentada al lado de ella y la mas sospechosa. Si tu hubieras estado sentada en el asiento delantero,entonces si podria pensar en un claro racismo.

    Tambien me llama la atencion tu reaccion frente al problema. Creo que actuaste de forma poca asertiva. Levantarte para que mirara y todo eso esta bien, pero cuando te pidió abrir la cartera ya eso si es una acusación. Yo no se en Cuba, pero en eso de estar acusando
    a las personas sin prueba, en Estado Unidos hay que tener mucho cuidado. Mucho mas en publico, donde hay testigos. Al mas pinto le meten una demanda y tiene que pagar por daños y prejuicios a tu persona. Si eso me pasa a mi en cualquier parte del mundo o en la mismisima Cuba. ¡YO NO LE ABRO LA CARTERA Y QUE VENGA LA POLICÍA!.

    En la escena en la playa con Veronica, tambien sacas conclusiones prematuras. Si hoy dos persona y digamos que no se estila pedirle la identificacion a los extranjeros, ¿Quien queda? Solo una. Tu, la unica persona que tenia el policía para pedirle identificación, independientemente que fuera negra o blanca. Sacar la conclusion que el policia es un racista por eso, no la veo.

    No se los detalles, pero si vamos a criticar al policia, yo lo haria por no pedirle identificacion a Veronica. Aquí en Europa aunque no se hace mucho,se le puede pedir identicacion a cualquier extranjero. Eso si, se hace con mucha amabilidad, miran el pasaporte, te lo entregan y te dan las gracias.

    El tema de las razas en Cuba es un tema importante. Me alegro que lo hayas tocado aunque no comparta tu visión en este caso. Hay mucha hipocresía, errores, y sobre todo miedo.

  • el 24 octubre, 2014 a las 8:09 pm
    Permalink

    Hay que trabajar en esos complejos, si la mujer pensó en hurto lógico que el candidato era el de al lado.

  • el 24 octubre, 2014 a las 6:45 pm
    Permalink

    Atanasio, correcto. La clave esta en la autoestima.

  • el 24 octubre, 2014 a las 6:13 pm
    Permalink

    Estimada Yusimí:

    Valoro y admiro su capacidad de cuestionarse a sí misma por sus acciones.

    No es un don muy de moda en estos tiempos.

    Igual me reconforta el que no haya recurrido a la violencia.

  • el 24 octubre, 2014 a las 5:25 pm
    Permalink

    ….creo que no es primera vez pero me alegro de que tengamos una opinion exactamente igual…concuerdo 100 % con tu comentario….

  • el 24 octubre, 2014 a las 5:23 pm
    Permalink

    “Pretexto para hablar de racismo” No pudieron darle un mejor titulo…
    Has dado una respuesta digna de felicitar. En Cuba es probablemente en uno de los pocos sitios donde individuos de las diferentes etnias conviven sin mayores diferencias…los dichos que se mencionan son tomados de manera graciosa siempre, salvo la connotacion ofensiva que algun individuo con la autoestima muy Baja le quiera dar.
    Yo vivo en un pais negro y jamas vi tanto racismo como el que en el transcurso de 9 largos años he visto, no puedo decir que lo he sentido en carne propia porque por suerte para mi a los cubanos nos consideran rojos, ni blancos ,ni negros, y somos muy respetados. Por primera vez oi llamarle a alguien blanco, y SI hay connotacion racista, a los que mejores tratan es a los haitianos no solo porque son negros igual que los nativos sino porque los consideran tan inferiores que apenas se tornan a mirarlos…
    El comportamiento en la sociedad es lo que hace que los demas tengan una mejor o peor opinion de alguien, asi como el respeto que se desea se debe ganar, en Cuba hablar de racismo es solo un pretexto…

  • el 24 octubre, 2014 a las 11:10 am
    Permalink

    La mejor forma de combatir el racismo y la discriminacion de cualquier tipo es elevar nuestra autoestima y comprender que yo como individuo no soy mejor que los demas pero los demas tampoco son mejores que yo.

  • el 24 octubre, 2014 a las 11:00 am
    Permalink

    Muchas gracias por tu sincero artículo Yusimi! opiniones y opiniones habrá! criterios y personas que disientan, pero la sinceridad y el fruto de tus experiencias de vida, se siente en este post!. Si la persona sentada al lado de la señora del celular, hubiese sido de raza blanca, probablemente hubiese sospechado de ella también y quizás llegado al extremo de “pedir” examinar su bolso, pero acá lo que vale es el análisis excelente que logras hacer, sobre (más allá de lo anecdótico) tu propio recorrido mental, las experiencias que dañan psicológicamente y que determinan e influyen en el lente con el que uno después ve la realidad. Ese auto examinarse es oro puro, te permitirá vivir más en paz sin que te afecten tanto las cosas….lo demás es anecdótico. Nuevamente, te felicito. gracias!

  • el 24 octubre, 2014 a las 10:49 am
    Permalink

    “me pregunto si no podría haber sido yo quien dejara caer el móvil mientras guardaba el dinero en el monedero. Es bien probable, dado lo despistada que soy. ¿No habría sido mi primera reacción sospechar de quien estuviese más cerca de mí? ¿Me habría detenido a pensar en el color de la piel de la persona? ”

    A tus palabras me atengo:

    ¿Y por qué no pensaste eso: que tú eras la única persona que tenía al lado? ¿Puedes meter la mano en el fuego por asegurar que esa mujer pensó primero en tu color, que en la posibilidad de que fueras una ladrona?¿Por qué te fuiste enseguida por el color de la piel, si es mil veces más ofensivo el pensamiento de que eras una ladrona?

    El complejo de negro es también una forma de rascismo. Y lo peor es que es el propio individuo quien se descrimina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *