Víctor Mesa divide a los fanáticos de Cuba

Por Ronal Quiñones

Victor Mesa at a tournament in 2012. Foto: Erik van Kordelaar

HAVANA TIMES — Cuando la crisis de resultados de la pelota cubana parecía tocar fondo, fue designado Víctor Mesa para dirigir el equipo que iría al tradicional torneo de Holanda, y regresó con el título, el primero luego de varios años de sequía.

La gran mayoría de la afición cubana respiró hondo, porque el reclamo de poner al frente de la selección nacional al jardinero más espectacular que ha pasado por las Series Nacionales era también casi unánime.

Unos dos años después todo ha cambiado, y no precisamente porque se haya mejorado o empeorado el desempeño de los equipos Cuba en la arena internacional, sino sencillamente porque el propio Víctor Mesa se ha ganado enemigos en toda la Isla.

Indisciplinas, faltas de respeto, supuestas prebendas para sus pupilos, muestras de arrogancia y sobre todo, impunidad por falta de autoridad de parte de sus superiores, han virado la tortilla de una manera que ahora para encontrar defensores de su gestión hay que ir a Matanzas, donde su serio trabajo ha calado hondo luego de sacar al equipo yumurino del sótano al cual parecía destinado de por vida, y lo ha llevado a discutir las dos últimas finales de la pelota cubana.

Si a esto se suma que el hombre que precisamente le ganó en la discusión del trono, Alfonso Urquiola, es alguien con un prestigio bien ganado en torneos domésticos, con una personalidad totalmente distinta, en la cual prima ante todo la caballerosidad para con todo el mundo, es lógico que los aficionados se hayan agarrado a él como piedra salvadora.

Recientemente se anunció que Urquiola asumirá las riendas del combinado tricolor para el tope contra los universitarios de Estados Unidos, rescatado hace dos años, en una medida que desató reacciones diversas, pues para algunos es un premio a su labor con Pinar del Río, y para otros una prueba de fuego, porque el pasado año Cuba no pudo ganar ninguno de los cinco choques amistosos celebrados en suelo norteño. Si a esto se añade que para este año el plantel caribeño dependerá de figuras menores de 23 años, le será más difícil todavía alcanzar la victoria, y eso pudiera ser tomado como elemento para vetar cualquier intento de promover al manager pinareño al seleccionado cubano absoluto.

Hace más de un año se informó que Víctor Mesa estaría en el puesto de mando nacional por al menos tres campañas, hasta el Clásico de 2015, pero la paciencia de los fanáticos en la Isla parece haberse agotado por las mil y una excentricidades del villaclareño.

Este reportero salió a las calles para palpar el sentir del pueblo, y confieso que para encontrar apoyo al mentor del equipo Cuba tuve que apoyarme en opiniones de amigos matanceros y otras vertidas por yumurinos en medios digitales, porque el rechazo es bastante generalizado.

Victor Mesa. Photo: Peter C. Bjarkman.

“A ese payaso tenían que haberlo quitado hace rato. Desde que armó el espectáculo en el Latinoamericano, que toda Cuba vio por televisión con ofensas serias a los árbitros, y luego puso a pitchear a un jugador de cuadro, tirando el juego a relajo”, nos dijo Dubiel, seguidor de Industriales.

“Todo lo que hizo en su carrera deportiva, que fue muy buena, lo está destruyendo desde que se fue para Matanzas”, añade Gerardo. “Cuando dirigió Villa Clara tenía sus malcriadeces pero no a este punto, no le convino para nada que lo nombraran director del Cuba, porque parece que el cargo se le subió a la cabeza. Hace y deshace y nadie le llama la atención.”

“Yo creo que eso es lo peor de todo. Si quien está por encima de ti no te hala las orejas, vas a seguir haciendo lo mismo como si estuviera bien. En los últimos años las indisciplinas se han multiplicado y no quiero echarle la culpa a Víctor, pero sí tiene mucha parte de responsabilidad, porque mientras más alto sea tu cargo, mejor ejemplo debes dar, y él hace todo lo contrario”, apunta Conrado, panadero de profesión.

“Todo eso es verdad”, me dijo vía telefónica desde Matanzas mi amigo Dodenis, “pero nadie puede poner en duda su trabajo. Con sus métodos, que pueden gustar o no, alcanza resultados. En el mismo Clásico estuvimos a cuatro outs de colarnos entre los cuatro grandes, cuando en el anterior quedamos mucho más lejos y fuimos dominados todo el tiempo por Japón. Este nombramiento trae ruido en el sistema, porque si Urquiola no va a ser el director, para qué lo ponen a trabajar con los talentos que podrían ser regulares en el 2015”.

“Con Víctor no ha pasado nada, no dirige el equipo al tope porque será en Cuba, cuando haya otro evento en el exterior, desgraciadamente, volveremos a tener al Profe desprestigiando la imagen del país en el mundo. Ahora ponen a Urquiola, para que se crea que lo están estimulando, cuando el tope tenga beneficios económicos, aparecerá Compay Segundo”, comentó otro aficionado en un sitio digital.

“No es para enamorarse tampoco de Urquiola, porque tuvo su oportunidad con el Cuba en 2011 y no ganó el Mundial, y fue tercero en los Panamericanos. Entonces, ¿cuál es su resultado internacional? Es verdad que aquí gana, pero al final el objetivo es que gane títulos fuera, no aquí”, me dijo un colega yumurino.

“Yo no sé si Urquiola va a ganar, ya de entrada lo que le dieron fue una papa caliente, pero por lo menos va a dejar una mejor imagen, porque Víctor tarde temprano va a querer hacer allá afuera lo que hace aquí y eso va a ser tremenda vergüenza para Cuba”, opina Francisley, dependiente de una tienda.

En este sentido, un aficionado matancero escribió en un foro: “Si Urquiola pierde, miles de justificaciones, si gana uno aunque sea, a elevarlo, y fuego de nuevo con Víctor, sin análisis de composición de ambos equipos, sin nada objetivo. Igual pasó con el torneo de Harlem, nos metimos 14 años sin ganar y nadie dijo nada, Víctor lo ganó después de tanto tiempo y no tenía meritos. O como cuando Urquiola dirigió Matanzas, solo pudo bajarlo del 16 al 14 y no pasó nada, Víctor lleva dos subcampeonatos consecutivos y es malísimo. Cosas de científicos.”

“Critiquen, o no permitan algún exceso de Víctor si ocurriese, pero nada tiene que ver eso con lo que les saca a los jugadores, el ejemplo lo tenemos reciente con Matanzas y el ultimo Clásico, en el cual el equipo Cuba estaba como hacía rato, acabando”, puso otro. “No se ganó, pero no es culpa de él que Norberto González no fuera capaz de aguantar una ventaja dos inning, o que Frank Camilo tirara a tercera con Yuliesky detrás, ni que a este se le cayera la pelota y mucho menos es culpa del DT que Cepeda se ponchara, el monstruo cubano en eventos internacionales. Ese fue el trampolín del Pito Abréu a la MLB y de algún otro que anda por allí. Entonces, dejémonos de boberías, el DT del Cuba tiene que estar al menos un ciclo olímpico, para preparar un equipo, conocer errores, trazar estrategias, etc. El cambia y cambia de DT, es un gran error.”

“Por favor”, escribió otro, “dejen a vm32 tranquilo. Mérito y resultados les sobran para dirigir el Cuba y analicen mejor a Urquiola internacionalmente sus resultados, que no es la primera ves que dirige y les recuerdo el bronce en los panamericano de México y el ultimo Mundial, que fue un desastre. Para mí no es ganador con el Cuba.”

“Yo creo que al fin la Comisión seleccionó al director adecuado, espero que en la selección vayan los buenos no por regionalismo ni parentesco”, me comentó Vicente, jubilado de la construcción.

El debate está planteado, y parece lejos de cerrarse, al menos durará hasta el tope contra Estados Unidos, previsto en julio. Si Urquiola sale bien, entonces la polémica debe ser mucho más encarnizada, y pondría en aprietos a la vilipendiada Comisión Nacional.



5 thoughts on “Víctor Mesa divide a los fanáticos de Cuba

  • Caballero, siempre Víctor Mesa fue payaso y prepotente y arrogante. Es lógico esperar que con la edad y una pequeña cuota de poder se le exacerbara su personalidad barriobajera.

    Loro viejo no da la pata.

  • Conoci a VIctor MEsa en Holanda y me parecio un tipo con los pies en la tierra, alla en Cuba sera otra cosa pero cria cuervos y te sacaran los ojos.

  • En el caso de V’ictor Mesa al parecer se ha aplicado la t’ecnica del silencio por respuesta, esperando que se tranquilice el temporal que ha levantado su conducta, espermos que pronunciamientos traer’a la proxima serie nacional, incluido Higinio Velez y comparsa.

  • la culpa es de los que le permiten todo, velez y su camarilla deberían tomarse unas largas vacaciones para sí poder rescatar algo de la pelota cubana.

  • Hoy el que justifique la precesencia de V/M32 dirigiendo un equipo nacional es un loco como él, o un en buen cubano rendidor, cuando Roger Machado gano con el ripio de Ciego de Ávila dijeron que ese torneo era muy flojo, ahora gana Urquiola y muy sutil mente tratan de dejar ver que este equipo de Estados Unidos era inferior al otro. Señores la mayor experiencia sacada de este tope es la realidad de que este señor V/M32 nada debe hacer dirigiendo ningún equipo de beisbol en Cuba. El equipo cubano al último Clásico Mundial pudiéramos decir que estaba muy bien preparado y este señor nada pudo hacer. Digan la verdad señores de la prensa, desaparezcan a V/M32 de todo tipo de dirección el beisbol cubano, no se lo ha ganado y las oportunidades que tuvo lo que hizo fue tener a los equipos disgustados con su prepotencia. Vivan nuestros peloteros, el día a día en cualquier liga del mundo demuestra lo que son GRACIAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.