Un año después, ¿qué sigue entre Cuba y EEUU?

Por Beatriz Juez

Ilustración por Yasser Castellanos
Ilustración por Yasser Castellanos

HAVANA TIMES (dpa) – La larga enemistad entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos no desapareció con el anuncio del deshielo bilateral. Los nuevos desafíos se van ahora cristalizando paso a paso un año después del histórico gesto de acercamiento entre los dos viejos enemigos ideológicos, consideran los expertos.

Mientras algunos ven más tareas pendientes del lado de La Habana, todos coinciden en que el anuncio del 17 de diciembre de 2014 dio incio a una nueva era entre ambos países.

“No hay que subestimar el valor del simbolismo”, comenta a dpa John McAuliff, director ejecutivo del Fondo para la Reconciliación y el Desarrollo. McAuliff recuerda que hace poco más de un año Estados Unidos no trataba directamente con Cuba en los foros internacionales y ahora ambos Gobiernos mantienen reuniones con frecuencia.

“Hemos logrado más progreso en un año que en los últimos 50”, dice también satisfecho James Williams, presidente de Engage Cuba, una organización a favor de levantar el embargo a Cuba y poner fin a las restricciones de viajes para los estadounidenses a la isla.

“Si se pone en un contexto de 54 años en el que no había habido ningún progreso en ninguno de los temas centrales en la relación, creo que las cosas se están moviendo a gran velocidad. ¿Nos gustaría que las cosas fueran más rápido? Desde luego”, analiza Williams.

“El progreso va más allá de simbolismo, que también es importante”, considera por su parte Michael Shifter, presidente del think tank Diálogo Interamericano.

Juan Carlos Hidalgo, analista de políticas públicas sobre América Latina del CATO Institute, advierte sin embargo que “mucho del entusiasmo alrededor de Cuba este año tiene más que ver con lo que está haciendo Estados Unidos sobre Cuba, que sobre lo que Cuba está haciendo sobre sí misma”. “Ahora el foco de atención está sobre la isla”, considera.

Los avances del último año, no obstante, eran impensables no hace mucho. En 12 meses, Washington y La Habana no sólo han abierto embajadas, sino que los dos países han llegado a acuerdo en materia medioambiental, han intercambiado prisioneros, se han producido avances en materia de telecomunicaciones y aviación y se ha conseguido un acuerdo para restablecer servicio postal directo, entre otros logros.

Castro y Obama se han reunido en dos ocasiones y han hablado varias veces por teléfono. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y los titulares de Comercio, Penny Pritzker, y de Agricultura, Tom Visalck, así como tres gobernadores estadounidenses han visitado la isla.

Estados Unidos ha relajado además el embargo y las restricciones de viajes de los norteamericanos a la isla. Y se ha presentado varios proyectos de ley en el Congreso para desmantelar el embargo a Cuba.

Sin embargo, todavía quedan muchas tareas pendientes tras mas de medio siglo de hostilidades.

Los expertos consultados por dpa coinciden en señalar que para que haya una normalización de las relaciones entre los dos países, Estados Unidos tiene que levantar el embargo y las restricciones de viaje para los norteamericanos. Cuba es el único país del mundo en el que los estadounidenses tienen prohibido hace turismo.

“El término normalización implica que hay una relación como cualquier otra, una relación normal”, considera Hidalgo. “El embargo es un acto de guerra económica”, apunta por su parte McAuliff.

Aunque el presidente Barack Obama ha tomado varias medidas para relajar las restricciones, no puede decretar por su cuenta su levantamiento total. Sólo el Congreso, donde tienen mayoría los republicanos, puede levantar el embargo en su totalidad.

“El próximo paso sería levantar el embargo, pero no creo que los republicanos tengan ninguna intención de hacerlo”, dice Wayne Smith, director del proyecto Cuba del Center for International Policy.

Smith, que lleva décadas abogando por un diálogo entre La Habana y Washington, recuerda que Estados Unidos todavía no ha nombrado embajador en Cuba porque los republicanos lo bloquearían.

“También está la cuestión de las compensaciones por las propiedades estadounidenses (nacionalizadas en la isla tras 1959) y las reparaciones que están pidiendo los cubanos por los costos asociados con el embargo económico. La cuestión de Guantánamo también tiene que tratarse en algún momento”, dice Shifter, quien considera que los temas más espinosos tienen que ver con democracia y los derechos humanos en la isla.

“Es fascinante ver cómo en muchos sentidos las cosas han progresado y cuántos desafíos quedan por delante”, concluye el presidente de Engage Cuba.


7 thoughts on “Un año después, ¿qué sigue entre Cuba y EEUU?

  • el 18 diciembre, 2015 a las 12:42 pm
    Permalink

    La gente no se va hasta en una palangana por la Ley de Ajuste, sino por lo mal que se vive en Cuba. Cientos de miles de cubanos han abandonado el país, ya no pór miedo que quiten la Ley de ajuste, como se cacarea ahora, sino sin conocer siquiera que esa ley existía.

    Decir que la Ley de Ajuste es “agresiva” no es más que una burrada: a nadie le ponen una pistola en la cabeza para que se vaya de Cuba; y el único culpable de que, por suerte, los cubanos tengan ese privilegio, es el gobierno castrista que con sus absurdos dignos de Kafka y su desprecio a todos los que no les lamieron las suelas, dejaba en un limbo a los que abandonaban el país, y que, en palabras del propio líder, no regresarían jamás. la Ley de ajuste no es más que una hija delas faltadelibertades y derechos imperante en Cuba desde que la banda decuatreros se adueñó del poder, creyó que Cuba era su finca particular, y trató a los cubanos como a una dotación de esclavos.

  • el 17 diciembre, 2015 a las 1:27 am
    Permalink

    Marlene
    Creo que no leiste bien ( o no interpretaste) mi comentario. Cuando me referia a cosas por resolver que no se resolvian en 5 minutos, hablo de las diferencias y conflictos que han habido entre Estados Unidos y Cuba durante 55 años. El resto del comentario (reformas raulistas, lentitud, etc) no creo que sea sustancialmente diferente a lo que mecionas con algunas pinceladas adicionales. En cuanto a reemplazar los suministros de petroleo desde Venezuela, etc es un possible scenario (negative) que enfrenta Cuba y que que tal vez coadyuve a reformas posteriores (o tal vez no). Saludos

  • el 16 diciembre, 2015 a las 6:15 pm
    Permalink

    ….que sigue???…que los usa eliminen el bloqueo y la famosa ley de ajuste cubano….mientras esas leyes agresivas y unilaterales continuen pues no habra un verdadero avance en las relaciones cuba-usa….mientras no haya un libre comercio y un libre y legal flujo de personas entre ambos paises pues no habra verdaderas relaciones…lo demas es puro blablabla….

  • el 16 diciembre, 2015 a las 7:31 am
    Permalink

    Javier, según tú no se hacen los cambios en 5 minutos ni en un año. El nuevo gobierno de Raúl Castro lleva 9 años en el poder( agosto 2006). Los Lineamientos no han servido más que para el maquillaje de la inercia.El elefante en una cristalería que es el estado cubano no ha cambiado en nada su lentitud e ineficiencia. Más grave aún ha demostrado que no tiene la menor idea de hacia adónde va( hace un quinquenio que una comisión desconocida elabora los fundamentos del “socialismo próspero y sustentable” sin haberlo consultado con la población).Han tenido tiempo suficiente para liberar las fuerzas productivas cubanas no una vez sino tres veces.Y henos aquí frente a un nuevo escenario de perder los subsidios venezolanos y no es ahora que el gobierno cubano tiene que prever los próximos escenarios. Si esto es así, estamos frente a un gobierno de improvisados e incapaces que enarbolan la bandera de la planificación centralizada y no planifican absolutamente nada más que consignas. Japón nunca ha tenido petróleo y lo importa todo, pero tiene una economía sustentable que le permite desarrollarse a ritmo acelerado y pagar el petróleo que necesita. Es que ningún país del mundo se sustenta con el subsidio de otro país hasta del papel higiénico.

  • el 16 diciembre, 2015 a las 6:43 am
    Permalink

    Nada mas por el hecho de que ambos gobiernos hayan comenzado a hablar en un plano de igualdad es un avance. 55 años de enfrentamientos no se resuelven en 5 minutos (ni en 12 meses). Ciertamente, aun muchas cosas que resolver y el tema de las reclamaciones de ambas partes puede tener soluciones relativamente simples como relativamente complejas. Eso podria allanar la oposicion del Congreso a levanter el resto de las sanciones. Repito, PODRIA pero no necesariamente sucederia. Las “reformas” economicas de Raul no han dado los resultados que el cubano de pie espera con la celeridad requerida. A diferencia de su hermano, Raul no implementa de golpe y prorrazo, pero se le esta acabando el tiempo y necesita imprimirle una ritmo un poco mas rapido. La situacion de Venezuela podria ser un catalizador para mover las fichas en otras direcciones tanto externa como internamente, porque aunque la Cuba del 2015 no es la de 1990 (como tampoco Venezuela se compara con la Antigua URSS), reemplazar 2/3 de su suministro de petroleo con los precios preferenciales y las facilidades de pago tan “generosas” de Venezuela es casi imposible y le va a abriria un tremendo hueco en el presupuesto, a menos que incrementen los ingresos y estimulen mas agresivamente la inversion foranea y nacional y eso no se hace en un dia (y maxima con las limitaciones de la Ley de Inversion Extranjera y con lo leeeennnnntoooo que es la aprobacion).

  • el 15 diciembre, 2015 a las 5:34 pm
    Permalink

    Desde los optimistas se ha avanzado mucho. Desde el realismo político no se ha avanzado más que en asuntos periféricos. El gobierno cubano ha perdido la oportunidad de avanzar en el deshielo con la política de Obama. No negocian, imponen sus condiciones sin haberlas consultado con la población cubana. Eso es lo peor de todo.De espaldas a los intereses de la población cubana que espera hace muchísimos años una normalización de relaciones, el gobierno cubano se mantiene en barricada. Buena metáfora la de “cristalización” del proceso de normalización para señalar que está detenido.
    Dando largas como siempre lo han hecho, parece ser que la consigna del gobierno cubano es perder tiempo, que gane un nuevo gobierno republicano, para entonces volver con la monserga de “David contra Goliat”. No aprenden ni con Venezuela.

  • el 15 diciembre, 2015 a las 1:40 pm
    Permalink

    Pienso que los acontecimientos que haran moverse a Raúl Castro será la caída de Maduro en Venezuela y de Dilma en Brasil.

    Raul Castro esta jugando con la buena voluntad de Obama para lograr una apertura en la Unión Europea y sacar a Cuba de la lista roja para recibir créditos internacionales. Castro II esta consciente que el Congreso no va a levantar el embargo hasta que no realice cambios serios hacia la democratización en Cuba y comience a pagar por las propiedades confiscadas en 1959.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *