“Teléfono Amigo” de Cuba: 20 años con las personas en crisis

Un proyecto desde la espiritualidad de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de Cuba

Vicente Morín Aguado  (Photos: Juan Suárez)

El Reverendo, Dr. Héctor Méndez, Pastor de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de Cuba
El Reverendo, Dr. Héctor Méndez, Pastor de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de Cuba

HAVANA TIMES — Era el año 1995, la economía en crisis, las personas también. Las estadísticas del suicidio se dispararon hasta superar en poco tiempo los dos mil casos por año, convirtiéndose en una importante causa de muerte. Aunque posteriormente descendieron ligeramente, aún es prioritario tratar a las personas en crisis.

“No concebimos a un enfermo mental, se trata de un individuo que en un momento determinado tiene una problemática y necesita afrontar sus criterios con un especialista. Los cubanos de a pie son nuestras visitas. La gente no se siente estigmatizada, nuestra labor es restaurar la salud emocional y espiritual de las personas, no se recetan medicamentos.”

Así concibe “Teléfono Amigo” la Máster en Ciencias Sicológicas Myriam Álvarez, luego de acercarse el proyecto a los veinte años de creado. De sus orígenes comenta el Reverendo, Dr. Héctor Méndez, Pastor de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de Cuba, ubicada en la calle Salud, # 222 en Centro Habana:

“Conocíamos de otros proyectos, entre ellos los que generalmente apoya la YMCA, Asociación de Jóvenes Cristianos con sede en los Estados Unidos. La diferencia resultó en no utilizar voluntarios, en Cuba era preciso que fueran profesionales de alta y reconocida calificación, lo cual no cambia su condición de trabajadores ajenos al pago por los servicios que prestan.”

vicente-3
La Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de Cuba.

“Teléfono Amigo” no cobra dinero, tampoco acepta regalos o cualquier otra prebenda, algo común en Cuba cuando se trata de los servicios médicos. Rápidamente esta peculiar manera de atención a la salud alcanzó notable éxito. El Pastor Méndez amplía:

“Comenzamos vía telefónica, pronto fue necesario abrir una consulta. La única propaganda fueron los propios consultados.”

Tratándose de un proyecto originado en una Iglesia Cristiana, surge la incógnita de su posible carácter sectario, religioso, pero de inmediato vuelve el Reverendo Presbiteriano a despejar dudas:

“No es sectario, a nadie se le pregunta sus creencias religiosas, filiación política, o preferencias sexuales. Eso sí, siempre una buena acogida, paz y tranquilidad interior, confidencialidad total, tanto en un documento previo que se firma entre el paciente y su médico, como la garantía del entorno.

Al salir de la consulta, una mujer aceptó opinar, mientras guardaba en su cartera un termo:

“Ya ven, esto es diferente a la consulta de un hospital. Aquí nadie viene a pedir favores, no es que te firmen recetas o documentos con el respaldo del médico para luego obtener alguna ventaja. Ni siquiera el termo de café aceptó.”

La sicológa Myriam Álvarez
La sicológa Myriam Álvarez

Luego de aportar 15 años de su vida en este experimento social, la Dra. Myriam confiesa la adquisición de un saber vital, de un aporte nuevo si se trata de lo antes aprendido en la universidad:

”Antes tenía el concepto soviético del ser humano como complejo bio-psico-social. Aquí comprendí la existencia de algo más, la espiritualidad, el alma de las personas, su mística individual, sus creencias y vivencias más profundas, difíciles de compartir con sus congéneres. No es sólo fe o religión, son las creencias de las personas en su vida particular.”

Es interesante el concepto de la Afrontación, aportado por nuestra entrevistada:

“Se trata del afrontamiento de lo que es la experiencia humana, de la relación entre el sicólogo y el paciente. No se enfrentan, se conocen, se comunican cara a cara. Una persona con experiencia profesional trata de ayudar a la otra.”

Vicente-4En Cuba los servicios de salud se muestran dentro y fuera del país como paradigmas de la superioridad del socialismo. Puede suponerse que un proyecto independiente sea un reto al anterior presupuesto, originando dificultades en su realización. El Pastor Méndez precisa:

“Nunca nos propusimos competir, no hay contradicciones con salud pública, no hay lucro, no hay proselitismo, solamente consejería pastoral. Hay buenas relaciones con la Facultad de Sicología de la Universidad de La Habana, el Centro de Investigaciones Sicológicas y Sociales de la Academia de Ciencias y el Centro de Bioética “Juan Pablo II”.

Por su parte, la Doctora Myriam Álvarez agrega:

Expongo mis experiencias en foros científicos organizados por las instituciones antes mencionadas, inclusive han reconocido el aporte de nuestro programa y ya es totalmente aceptada nuestra condición de pioneros en el país de lo que se conoce como Línea Ayuda.”

Se turnan tres profesionales, todas mujeres, contando además con un geriatra retirado, el Dr. Humberto Santander, quien aporta su afición por la medicina natural y una especial compresión hacia los seres humanos de la llamada tercera edad, quiénes suman el mayor porcentaje de personas en crisis.

El número de pacientes atendidos se acerca a los diez mil, las mujeres representan el 70 % y las personas de la tercera edad pasan de la mitad. ¿Por qué el sexo femenino?

vicente-5
El Reverendo, Dr. Héctor Méndez y la sicóloga Myriam Álvarez

“Las mujeres están más entrenadas en identificar problemas de salud que los hombres y socialmente están menos prejuiciadas a la hora de quejarse. No olvidemos que generalmente soportan cargas superiores diarias: trabajo, hogar, marido e hijos y a veces un esfuerzo adicional buscando ingresos extras o su propia superación.”

Considerando la extensa experiencia de la sicóloga que responde, es obligado preguntar por el suicidio. En cifras los casos pasan del centenar aunque es difícil contabilizarlos, dados los límites inexactos a la hora de diagnosticar tales trastornos:

“Cuando atendemos estados anímicos muy negativos, depresiones mayores, los consultados se remiten a un servicio de psiquiatría. Lo primordial es que vinieron, confiaron en nosotros y así se inicia el camino de su salvación.”

Vicente-6Teléfono Amigo responde diariamente al # 8668410, además, en las tardes se ofrecen consultas en el edificio de la Iglesia, calle Salud # 222, una construcción atípica para la ciudad, inspirada en la tradicional arquitectura anglosajona, con techos afilados cubiertos de tejas rojas y paredes adornadas por hermosos vitrales.

Con el adiós de las manos, viene la pregunta de aquel atrevimiento inicial, en abril de 1995. El Pastor Héctor Méndez y la Sicóloga Myriam Álvarez combinan sus respuestas:

“Muchas veces nosotros mismos nos auto limitamos, pero cuando las cosas se hacen con transparencia, con honestidad, con responsabilidad y amor, no hay por qué preocuparse. Se pone el amor, que nace de la fe cristiana, esto no es un modo de ganarse la vida, es una obra misionera. No hay metas, no hay cifras previstas.”
——
Vicente Morín Aguado: [email protected]

 


3 thoughts on ““Teléfono Amigo” de Cuba: 20 años con las personas en crisis

  • el 28 enero, 2015 a las 2:33 am
    Permalink

    En los años 70 un siquiatra uruguayo, cuyo nombre no recuerdo, hizo un encuesta entre cubanos, con la cual detectó que nuestra población resultaba en extremo propensa a la histeria. Como era de suponer, los resultados no se publicaron.

  • el 26 enero, 2015 a las 10:50 am
    Permalink

    Un buen ejemplo de lo que puede hacer la ciudadanía, sin la intervención del Estado.

  • el 26 enero, 2015 a las 8:28 am
    Permalink

    Hermosa labor la de estas personas, Dios les bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *