“Simpatizantes de Ortega crean redes solo entre ellos”

Las redes sociales juegan un rol crucial en cómo se informa hoy la sociedad. Confidencial | Agencias

La periodista e investigadora Mildred Largaespada explica que los azul y blanco tienen más “libertad” para conversar en las redes

Por Vladimir Vásquez (Confidencial)

HAVANA TIMES – En el debate de redes sociales, los denominados azul y blanco, el amplio grupo de opositores a Daniel Ortega y Rosario Murillo, son los que dominan los temas de conversación sobre Nicaragua. En cambio, los seguidores de Daniel Ortega mantienen sus propias redes de propaganda. En estos se integran solo los que simpatizan con el régimen, reveló la periodista e investigadora en comunicación Mildred Largaespada.

Durante una entrevista en el programa Esta Noche, Largaespada expresó que los grupos afines a Ortega han creado “una red (de comunicación) nueva, pero solo entre ellos”, y agregó que “es una red de propaganda con la que se conectan entre ellos y con la que pretenden que más nicaragüenses se integren pero que simpaticen con la causa de Ortega”.

Según la periodista, el grupo de azul y blanco no solo usa las redes sociales para hablar de temas políticos. También amplían la conversación hacia temas de adopción de animales, denuncian casos de abuso sexual o incluso pueden llegar a hacer denuncias sobre temas de vehículos mal estacionados.

Todo esto, explicó, es parte de la libertad que tienen los sectores azul y blanco para discutir cualquier tema en las redes sociales. Como consecuencia, es más fácil que cualquier persona pueda empatizar con esos temas y sumarse a cualquier causa, lo que enriquece las conversaciones.

“Mientras que los orteguistas en la red que han creado, solamente emiten propaganda orteguista.  Tienen muy limitado el uso de la red, casi como que no la utilizan, porque si solo la utilizan para hacer propaganda están dejando por fuera todo un mundo amplio”, expresó Largaespada.

El debate en las redes sociales

Largaespada publicó recientemente dos reportajes en CONFIDENCIAL, uno en el que habla sobre el debate público que existe en las redes sociales que han funcionado como una válvula de escape para todos aquellos que desean expresarse libremente tras la censura de los espacios televisivos y físicos.

En el otro reportaje, la investigadora hace un repaso por las cuentas trol y las cuentas falsas que existen en las redes sociales, y da una serie de recomendaciones de lo que debería hacer cada persona al encontrarse con uno de estos: “hay que bloquearos”, explica.

Ella ejemplifica el caso de la entrevista del aspirante presidencial costeño George Henríquez Cayasso, quien fue celebrado por su naturalidad al dar una entrevista al medio digital Divergentes, y recibió apoyo de todo tipo en las redes sociales “hasta que entraron los troles y dijeron: —Pero es negro.”, relata Largaespada.

“Un par de troles y un grupo de gente que no sabe tratar con troles pueden desvirtuar el debate político, poner en gris las ideas interesantes y darle brillo a opiniones irrelevantes. Los troles se quedaron felices, consiguieron su objetivo y un enorme protagonismo. Porque eso es lo que buscan: romper la conversación y llamar la atención”, escribió Largaespada en el artículo titulado Troles, cuentas falsas y bots maliciosos: las plagas del debate público en las redes.

Reportar a troles

Junto a estos troles, la investigadora identifica también a los grupos organizados, que provienen del orteguismo que intentan desvirtuar las conversaciones y se pueden identificar, indica, porque muchos llegan con diferencia de segundos a unirse a conversaciones en las redes.

Aunque muchos crean que reportar a un troll no tiene mayores consecuencias, la investigadora recuerda que para las cuentas que son reportadas y que tienen, por ejemplo, más de 1000 seguidores, sería un golpe duro que las plataformas como Facebook o twitter suspendan esos perfiles, no así para aquellos que se crean cuentas alternas para continuar con el discurso.

Sin embargo, alega que es mejor siempre reportarlos, bloquearlos o ignorarlos, de tal manera que su discurso no se siga esparciendo por las redes.

“Los troles son gente que tiene cuentas reales y pueden ser cuentas anónimas, pero son personas que tienen ganas de irrumpir en la conversación con temas banales o agresivos, pero la intención de alguien es entrar y llamar la atención hacia ellos”, dijo Largaespada en el programa con el periodista Carlos Fernando Chamorro.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *