Secuestran un Jeep para pedir rescate en Mayarí

Por Osmel Ramírez Álvarez

HAVANA TIMES – Ya se ha hecho habitual en Mayarí el secuestro de animales, especialmente caballos, para luego pedir rescate a sus dueños. Es la versión cubana del crimen organizado de México, Colombia o El Salvador que vemos por las noticias.

Jóvenes, casi niños, reclutados por “la mafia lugareña”, pasan cerca de los potreros y al menor descuido del que pastorea, se cubren con una camiseta el rostro, se montan y ya está robado.Acto seguido, usando algún intermediario, piden un rescate que generalmente representa la mitad del precio que podría tener en el mercado informal, que ya es el formal.

Estos mafiosos comenzaron robando y matando vacas y bueyes para vender su carne a la población, ávida de proteínas. Pero desde hace un tiempo se les hace más negocio pedir rescates.

Los cocheros, que viven de explotar sus caballos en el transporte público, están obligados a tener ahorros en espera de un eventual robo y pago de rescate. Es raro aquel que no haya pasado ya por esa experiencia dolorosa y algunos incluso varias veces en los últimos años.

Pero los delincuentes ya han dado un paso mucho más atrevido, debido al nivel de impunidad que poseen. Hace varias semanas robaron un jeep todoterreno de los años 50.

El propietario, Leonardo González, se hallaba en su propia casa alimentando a sus animales en el fondo del patio y “el “yipe” estaba parqueado en su garaje”. Vive en Piedra Gorda, un barrio rural con pocas casas, al lado de las ruinas de los Planos Inclinados, por donde descendía el mineral de níquel para ser trasladado vía férrea hasta la fábrica de Nicaro.

“Fue sin duda un robo hecho por varias personas, porque debieron empujarlo con cuidado hasta fuera de mi casa y lo arrancaron lejos, para que yo no escuchara el ruido del motor”. –comentó con pesar el perjudicado.

Se sabe que pidieron un rescate de 5 mil CUC y el dueño se negó a pagarlo en un inicio, pues es muy indignante e incorrecto ceder a estas prácticas delictivas. Luego, con la sangre más fría, entendió que a través de la policía todavía nadie ha logrado recuperar nada. Si no pagas lo desmantelan en piezas y las venden. Finalmente negoció y pagó 4 mil CUC, que son 100 mil pesos cubanos. ¡Toda una fortuna en Cuba!

Debido a que en nuestro país no se importan autos de forma comercial, libremente desde el triunfo de la Revolución, cualquier cacharro viejo tiene un precio exorbitante. Ese jeep antiguo, por estar en malas condiciones, solo está valorado en 15 mil dólares. Con una pasadita de mano puede llegar a los 25 mil.

Su propietario lo heredó de su padre, un antiguo terrateniente que lo compró en la Agencia antes del 59. Por suerte también heredó la parte de la finca que le dejó la Reforma Agraria y como es muy trabajador, contaba con dinero para pagar el rescate. Los ladrones seguramente lo sabían de antemano.

Para recuperarlo tuvo que trasladarse a otro municipio, aledaño por las montañas (Mayarí Arriba o Segundo Frente, como se llama oficialmente). Allí, en un monte firme, lo tenían escondido. Es en verdad un precedente muy peligroso este robo-secuestro. La delincuencia ha ido ganando en organización y sus actos se vuelven más osados.

Una de las pocas cosas “positivas” que ha tenido el asfixiante control social del sistema político cubano es que evitaba el crimen organizado. Pero este y muchos otros hechos demuestran que ya no es exactamente así. La gente teme que en cualquier momento se atrevan a secuestrar personas, especialmente niños.

Sería el comienzo del fin de la tranquilidad ciudadana en Cuba y de un flagelo difícil de desarraigar cuando toma demasiada fuerza. Ojalá podamos evitarlo.


4 thoughts on “Secuestran un Jeep para pedir rescate en Mayarí

  • el 6 septiembre, 2017 a las 7:02 am
    Permalink

    ABC: tienes todo el derecho de dudar, pero el que no tiene oportunidad de mentir soy yo, eso en el caso de que fuese un inventor de historias, que no lo soy. Mis artículos son leídos no solo por ustedes, también por la seguridad del estado en Mayarí. Ellos están locos que yo cometa un error, pero me apego a la verdad y no puedo poner en boca del afectado que pagó el rescate, porque es un delito ceder al chantaje de los bandidos y lo perjudicaría; ni puedo ir a la policía a pedir información como pasa en donde sea que vivas. Estamos en Cuba amigo. Tristemente esta información es cierta, muy cercana a mi propia casa, así como el temor con los niños, la gente habla constantemente de ello y hasta el jefe de la policía, hace un tiempo atrás, así lo advirtió pidiendo colaboración con ellos. Pero la gente no confía porque es muy raro que ellos resuelvan un caso, solo toman notas y se van. Te enteras de qué fue y sin investigar te dicen que no hay pruebas. Es un desastre esta impunidad. A mí mismo me ha pasado. A todo el mundo le roban, yo en los últimos 5 años he sido robado varias veces: una turbina de riego, cinco cerdos en el corral de hierro supuestamente protegidos, utensilios domésticos, sembrados, un serrucho, y recientemente, hace como una semana se metieron en mi cuarto de desahogo y me robaron varias cosas. Ojalá fueran historias inventadas, sería un alivio. Ah!, después que publiqué el artículo se robaron una moto con igual fin, por suerte el dueño la encontró gracias a un viejito honrado que los vio pasar, pero el viejito pagó cara su honradez, pues a los dos días los ladrones le limpiaron la casa cuando salió. La policía no encuentra a los ladrones aunque son sus propios vecinos.

  • el 5 septiembre, 2017 a las 10:55 am
    Permalink

    Pienso que esta historia puede ser cierta pero es muy superficial y le faltan fuentes, contrastes que la puedan dar credibilidad, es como hablar y hablar, pero aparte del implicado y de decir sobre otros hechos, le falta otros ejemplos concretos en boca de protagonistas, la versión de la fuerzas policiales que aquí tratan de poner en ridículo, si hay investigaciones en curso relacionados con casos como estos, cantidad de denuncias, hechos sin resolver, y bueno al final se deja un sabor de especulación bien dañino, que de caballos ahorita se roban niños u otros. Todo el que vive en Cuba sabe que a los niños se le cuidan, y cualquier caso delectivio que les afecte es prioridad.

  • el 5 septiembre, 2017 a las 6:28 am
    Permalink

    segun esta historia y muchas otras que uno conoce se demuestra que la policia cubana realmente en el fondo no esta trabajando y si esta historia es cierta seria conveniente que los dirigentes mas altos de la policia se llamaran a contar y reflexionaran acerca de esto por que de un caballo a un jeep y de un jeep a una persona (niño o viejo joven o adulto) hay un paso muy pequeñito

  • el 29 agosto, 2017 a las 5:15 pm
    Permalink

    El robo es tan habitual que se vuelve normal. A mí mismo me han robado muchas veces. Hace dos noches rompieron la parte de atrás de mi cuarto de desahogo y me robaron varias cosas valiosas, la bomba de fumigación del tabaco, los insecticidas y la pintura que compré para toda la casa. Es tremendo. Menos mal que no tengo caballos ni auto para pagar rescates. Aunque el auto si quisiera tenerlo aún teniendo que parquearlo en la sala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *