“Se vende” una nueva película cubana

Janis Hernandez

HAVANA TIMES — La nueva película cubana Se vende, con dirección de Jorge Perugorría. El conocidísimo actor, resultado director apuesta por el slogan que muestra el cartel de su filme: …cuando la muerte es el pretexto para hablar de la vida…

Con reparto de lujo Dainelis Fuentes como Nácar, compartiendo el protagonismo con el mismo Perugorría, en el personaje de Noel. Secundados por las excelentes apariciones de Mirtha Ibarra como la madre, Mario Balmaseda, como el padre y Yuliet Cruz, como la amiga.

Parodian una vez más la vida cotidiana del cubano, donde hay que activar la inventiva para sobrevivir. Nácar que visita todos los domingos la tumba de sus padres, donde conversa con el espíritu de su madre, tiene una revelación que se convertirá en dilema: vender la bóveda familiar.

Si tenemos que sacrificar a los muertos para darle de comer a los vivos, es la razón que le da la madre a la compungida muchacha. A los cadáveres que estamos aquí, nos incinera, y vende la bóveda, sentencia el espíritu de la señora, que trata de ayudar económicamente a su hija.

En los 70, vendió la casa en la playa que habían dejado los abuelos cuando se fueron del país. En los 80, convenció al marido de cambiar las prendas heredadas de la familia por chavitos, en la famosa Casa del Oro y la Plata.

Con la crisis de los 90 y viuda, permutó la casa del Vedado, por una en la Habana Vieja y un dinerito arriba, para ir tirando hasta el fin de siglo. Ahora en los 2000…, desde el más allá solo puede ayudar a su hija sugiriéndole que venda la tumba.

Nácar decide acometer la acción, con las constantes exhortaciones de la amiga. Y con la ayuda de Noel, un artista plástico frustrado que vende libros en la Plaza de Armas, con el que ha empezado una relación amorosa.

Pero en el cementerio, le explican que los turnos para exhumación y cremación de cuerpos están dándose para dentro de un año. Ante tal demora ¿qué hacer? La amiga le dice que además de la bóveda, puede vender los cadáveres, y así ganará un poco más de dinero.

Cuando pagan a unos sepultureros para sacar los esqueletos, descubren que dos de ellos han sido robados. Por suerte quedan sus padres, pero el papa está en estado de momificación natural (el cuerpo totalmente conservado, quizás por exceso de medicamentos ingeridos)

Llevan los cadáveres a la casa y por un anuncio colocado en Internet, empiezan a llegar cientos de personas a comprar la osamenta. Religiosos para sus prendas. Una científica para dar una conferencia. Un actor para usar la cabeza como utilería al interpretar Hamlet. Y muchos más, sin aclarar el propósito.

Después de vendido el esqueleto materno. El cuerpo momificado del padre es usado por el novio en una exposición de artes plásticas. Encerrado en una urna y muy parecido a Lenin, hace exclamar a uno de los presentes: …nos ha traído de vuelta el realismo socialista…

Es esa la trama de esta comedia del absurdo. Otra visión lastimosa de Cuba, pero desde la perspectiva del sarcasmo y el humor. Nácar sueña que está siendo enterrada viva, nadie oye sus gritos. La cámara encuadra el cartel colocado en la tumba: Se vende.

One thought on ““Se vende” una nueva película cubana

  • “Se Vende” es una mala pelicula que abusa de los cliches que se tienen acerca de Cuba, de los cubanos pensando solo en templar, la gente que ante la necesidad economica no tiene escrupulos de vender hasta los huesos de sus muertos, la critica barata al “socialismo de barricadas” como una etapa “superada” en la historia de la Isla. Siento haber comprado la pelicula porque fue dinero botado. Al final me quedo un mal sabor de boca y la extrana certeza de que cualquiera con presupuesto (Perrugorria) puede ser productor de cualquier bodrio cinematografico y que a pesar de ser un mal producto, no tendra problemas en que se la exhiban en los cines. Por lo demas, ni me dio mucha risa porque los chistes eran bastante aburridos y predecibles. No me fije ne los creditos, pero me pregunto quien habra sido el guionista porque deberia ciertamente dedicarse a otra cosa como arreglar uñas o hacer coquitos, porque escribiendo guiones no llegara muy lejos, al menos en un contexto donde haya gente competente e igualdad de oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *