Raúl Castro: Una década al mando de Cuba

Por Guillermo Nova (dpa)

Carlos Valenciaga, apareció en la televisión estatal para anunciar que el líder cubano había sido sometido a una operación y delegaba el Gobierno en su hermano menor Raúl.
Carlos Valenciaga, apareció en la televisión estatal para anunciar que el líder cubano había sido sometido a una operación y delegaba el Gobierno en su hermano menor Raúl.

HAVANA TIMES — Pocos cubanos olvidan cuando hace 10 años el entonces secretario personal de Fidel Castro, Carlos Valenciaga, apareció en la televisión estatal para anunciar que el líder cubano había sido sometido a una operación y delegaba el Gobierno en su hermano menor Raúl.

Aquel 31 de julio de 2006 marcó un antes y un después en la historia de la Cuba socialista, aunque la vida cotidiana de los cubanos se ha visto poco alterada una década después de las primeras incertidumbres que se crearon sobre el futuro de la isla.

Retirado del poder, Fidel Castro se ha dedicado este tiempo a ejercer de “soldado de las ideas” desde sus artículos periodísticos conocidos como “Reflexiones” y que publica la prensa oficial cubana.

Mientras, Raúl Castro, de 85 años, ha impulsado desde el Gobierno unas reformas consideradas como “pragmáticas”, aunque sin renunciar al socialismo. Los dirigentes cubanos aseguran que los cambios internos son una “actualización del modelo económico y social” que está en “perfeccionamiento”.

Pero ha sido en política exterior donde ha cosechado uno de sus mayores éxitos. El 17 de diciembre de 2014, Castro y el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciaron que ambos países tendrían embajadas después de más de 50 años de su cierre.

Tras décadas de conflicto, los dos “enemigos ideológicos” restablecían las relaciones diplomáticas y marzo de este año dejó una foto histórica, cuando Castro recibió a Obama en el Palacio de la Revolución de La Habana.

“No es un cambio, pero sí es una actualización de la política exterior que sigue siendo esencialmente contrahegemónica”, asegura a dpa el analista y ex diplomático cubano Carlos Alzugaray.

Durante estos 10 años, las reformas económicas que el Gobierno de Raúl Castro impulsa buscan centrar la intervención del Estado en las áreas estratégicas como el turismo, la industria o las investigaciones científicas.

En cambio algunos servicios están ahora en manos de pequeños empresarios, desde que en noviembre de 2010 Castro autorizó “el trabajo por cuenta propia” para 178 actividades.

Entre las ocupaciones más comunes figuran la venta de alimentos, transporte, venta ambulante y alquiler de viviendas. Seis años después de la medida, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social tiene registrados a más de medio millón de trabajadores autónomos en la isla.

En las calles, muchos cubanos consideran que las reformas son con cuentagotas y los ritmos lentos.

“Es verdad que podemos comprar y vender casas, entrar a los hoteles y muchas más cosas, pero si el salario no te alcanza ¿para qué te sirve?”, dice a dpa Jorge Carlos, un joven habanero que se conecta a internet vía wifi en un céntrico parque de la capital.

“Las reformas son positivas y van en la dirección correcta, pero creo que han sido demasiado lentas e insuficientes”, afirma el analista Alzugaray.

Castro, en un discurso transmitido por la televisión cubana, aseguró que “el principio de que nadie quedará desamparado condiciona en gran medida la velocidad de la actualización del modelo económico cubano”.

“Es atendible el razonamiento de que es preferible hacerlo sin prisa para no equivocarse, pero también hay que tener en cuenta que el tiempo no está a favor, sino más bien en contra”, señala Alzugaray.

Durante su presidencia, Raúl Castro ha dosificado sus apariciones públicas, concentrándolas en las reuniones del Comité Central del Partido Comunista de Cuba o en las sesiones plenarias de la Asamblea Nacional. También se le ha podido ver recibiendo a otros mandatarios.

Su estilo de Gobierno se caracteriza por discursos breves y concisos, en los que suele ser poco complaciente, y que se han centrado mayoritariamente en los problemas internos del país.

Apremiado por los tiempos, Raúl Castro ha manifestado públicamente su intención de pasar el testigo en 2018 a una generación más joven, nacida después del triunfo revolucionario de 1959.

Por el momento, el elegido para la sucesión en el Gobierno es el actual vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, de 56 años, quien ha transitado por todos los escalones partidistas y gubernamentales.

Raúl Castro pidió establecer un límite de dos mandatos, de cinco años cada uno, para todas las posiciones de alto rango, una idea que aún debe reflejarse en la Constitución.

Para ingresar al influyente Comité Central del Partido Comunista (PCC) fijó un límite de edad de 60 años y para desempeñar cargos directivos, el máximo está en los 70 años. Asegura Castro que las medidas son para garantizar “el rejuvenecimiento sistemático en todo el sistema de cargos partidistas”.

Analistas como Alzugaray consideran que “hay cambios en la forma de operar del sistema político”, pero señala que será necesario “dar un paso fuerte en los próximos dos años para reformar la Constitución y modificar el sistema electoral para que refleje la verdadera situación del país”.

Raúl Castro es consciente de la premura de los tiempos, según lo reconoció hace algunos años. “O rectificamos o ya se acaba el tiempo de seguir bordeando el precipicio, nos hundimos, y hundiremos el esfuerzo de generaciones enteras”, alertó.


11 thoughts on “Raúl Castro: Una década al mando de Cuba

  • el 4 agosto, 2016 a las 5:08 am
    Permalink

    “Fidel eligió a Raúl y éste a su vez a Canel que, aunque no tenga 80 años, encarna la aspiración de los dinosaurios, la de mantener el castrismo más allá de la presencia física de los Castro…”.

    ¿Inmanencia del alma? ¿El alma como algo intangible, generalmente preñado de malas intenciones? Porque, según el propio Marx, “el alma no es más que el conjunto de las relaciones sociales (políticas, económicas, NdR)”

    Según su enunciado, los Castro son malos y coñoemadres porque sí.

  • el 31 julio, 2016 a las 7:28 pm
    Permalink

    toyalmente de auerdo contigo. Artículo irrelevante que no va al fondo del problema. Lo de Cuba es trágio y el post se limita a reflejar los argumentos del régimen y sus razones.

  • el 31 julio, 2016 a las 9:14 am
    Permalink

    Ojala sea cierta la noticia de esta reserva petrolera, pues de no serlo veo mucha miseria agravada en nuestro pueblo en los proximos años. Al parecer Castro I sento al hermanito menor y esta gobernando otra vez con su demencia senil incluida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *