Palabras de una cubana tatuada

Por Yudith Vargas Riverón (El Toque)

Jóvenes cubanas tatuadas al estilo de las pin-up girls. Foto: Yudith Vargas Riverón

HAVANA TIMES – “Yo no pienso donar mi piel a la ciencia”, dijo la pelirroja al vendedor de fosforeras. El tipo le había dado la lata por los tatuajes que pululaban en su piel inmaculada, piel virgen de tintas hasta los 26 años, piel que pertenecía -por demás- a una joven profesora de la universidad.

La joven profe tatuada no parecía ni masoquista, ni yonqui, ni nada. Más bien parecía ratoncito de biblioteca con sus grandes lentes nerd y sus muchos libros bajo el brazo. Pero tenía tatuajes. Muchos. “Demasiados para su profesión”, recalcó el curioso fosforero intolerante.

Ella se encogió de hombros y pensó cuán poco favor le hacían a la sociedad esos esquemas mentales plagadísimos no de tatuajes, sino de tabúes y rechazo por lo diferente, lo que no-se-conoce. También razonó que bien poco le interesaba la opinión de los intransigentes, de los que juzgan a otros, guiados por dictámenes estéticos venidos a menos.

Aquella joven profesora soy yo

Yo, que soy mujer de 30 años, graduada de Historia del Arte, exprofesora, actual curadora. Yo, que no fumo nada ni bebo alcohol, ni soy adicta al dolor ni a las agujas. Yo que soy mujer cubana viviendo en Cuba. Yo, que provengo de un pueblito de campo y mi familia se opuso, opone y opondrá a todos y cada uno de mis tatuajes. Yo, que soy sorda a los comentarios que mis tatuajes producen en determinados círculos sociales. Yo, que fui rechazada en cierta empresa de “prestigio” porque (y cito): “Eres bajita y tatuada”. Como si ellos contratasen modelos de Victoria´s Secret.

¡Hay tantos modos de discriminación! Ese es el mantra que guía mis actuales esfuerzos por promover el tatuaje como medio de expresión artística y mecanismo de empoderamiento femenino. El tatuaje, hoy, es un arte.

Cartel de la exposición GRL PWR, realizada el 8 de marzo de 2017 en Zenit Tattoo Studio/ Diseño: Liz Capote y Diana Carmenate.

La historia que lo vincula con marinos y delincuentes ya es eso: historia. Por eso hace apenas un año fui curadora de la exposición GRL PWR, en la cual participaron los miembros de Zenit Tattoo, cuya artista gurú es una joven, cubana, graduada de Arquitectura. ¡¡Tomaaaaaaaaaaa!!

GRL PWR captó la atención de medios nacionales y extranjeros: nunca antes en Cuba se había celebrado el 8 de marzo como una fecha propicia para el activismo social, en este caso, feminista.

Hace un par de semanas realizamos la segunda edición, esta vez dedicada a las famosas pin-up girls, muchachas hermosas que engalanaban las páginas de las revistas estadounidenses de los años 30 y 40 del siglo XX; chicas que inspiraron las primeras tendencias artísticas dentro del tatuaje, para instaurar el llamado “tatuaje tradicional”, que es algo así como el Renacimiento para la historia del arte.

Fueron las pin-up el detonante: se nos sumaron ilustradores, diseñadores, fotógrafos y modelos, en el esfuerzo común de visibilizar, una vez más, a la mujer tatuada como epítome de empoderamiento femenino.

 

2 thoughts on “Palabras de una cubana tatuada

  • Me parece muy bien que se tatúe quien quiera sea hombre, mujer o cualquier cosa por el medio… pero creer que tatuarse “es un mecanismo de empoderamiento femenino” en un país epítome de la injusticia social y donde los únicos empoderados son ya tú sabes quienes… es ingenuo como poco.

    ¡Gracias Fidel!

    Pepe Pan

  • Yo personalmente no tengo ningun tatuaje ni intenciones de tenerlo. Pero es una tendencia actual o moda. A mi no me molestan y el que quiera hacerselo, es su maletin. No valoro a nadie menos por tenerlos o no.
    Lo que si es cierto es que si bien no estoy de acuerdo con que se discrimine a nadie por tenerlos o no, hay ciertas normas en oficinas de los gobiernos y companias en ese sentido. Conozco a alguien que tiene ambos brazos, la espalda y el pecho completamente tatuados, pero trabaja en una oficina de atencion al publico y usa una camisa de mangas largas que le cubre casi toda el area tatuada. Tambien usa piercing en las orejas, que se los quita cuando va a trabajar y se los pone cuando sale para la calle. Esas son las normas de su empleador y Ud las acepta o no. En mi empresa por ejemplo, se requiere el uso de mascaras protectoras cuando se transitan por ciertas areas, asi que nadie puede usar la barba; ni siquiera estar sin afeitar mas de 48 horas. Es mayormente por un tema de proteccion pero uno puede argumentar que un barbudo podria ser “discriminado” por que no acepta esa regla si quiere trabajar alli.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *