Mujeres denuncian agresiones sexuales en Cuba

Fernando Bécquer / Foto: Facebook

HAVANA TIMES – Las denuncias de mujeres que publicara el medio independiente El Estornudo en un reportaje investigativo Cinco denuncias de abusos sexuales contra Fernando Bécquer, parecen haber despertado las alarmas del #metoo en Cuba.

El reportaje recoge los testimonios de cinco mujeres que cuentan haber sido abusadas sexualmente por el trovador años atrás. Bécker, al parecer, acudía a la religión para recomendar a sus víctimas limpiezas, despojos, consultas, en las que había felaciones, toqueteos, eyaculaciones, cunnilingus y otras prácticas sexuales, amparado en la supuesta sanación de las muchachas.

Sus presas eran jóvenes de 18 a 23 años, generalmente seguidoras del grupo de trovadores que amenizaban las peñas estudiantiles.

Bécker (1970) es un cantautor de formación autodidacta que ha desarrollado su carrera musical principalmente en pequeños espacios del país, lugares muy concurridos por adolescentes y jóvenes.

También es autor de algunas canciones con un lenguaje agresivo con respecto a las mujeres. Es miembro de la Asociación Hermanos Saíz, se presenta asiduamente en festivales de trova como el Longina y otros que se desarrollan en diferentes provincias del país. Tiene solo dos álbumes editados: Cubano por donde tú quieras y El negro de tu vida.

Las agresiones sexuales sufridas por mujeres en Cuba son mayormente invisibilizadas por la prensa, las instituciones estatales y las figuras políticas, aunque ocurren con frecuencia.

Si bien estas denuncias se basan solo en los testimonios, hay patrones que se pueden distinguir: el empleo de una posición de poder e influencia del presunto acosador para lograr colocar a las denunciantes en una posición de vulnerabilidad. El uso de la religión como excusa para la realización de actos lascivos. Y que no se empleara la fuerza física para materializar los deseos del presunto perpetrador y tampoco se produjo penetración en ninguno de los casos denunciados.

En el Código Penal vigente en Cuba los abusos lascivos sancionan (de tres a cinco años de privación de libertad) las conductas de quienes «sin ánimo de acceso carnal, abuse(n) lascivamente de una persona de uno u otro sexo», y concurran o no algunas de las circunstancias del artículo 298 del CP que regula el delito de violación.

Los delitos sexuales se producen en la intimidad. Son sancionados muchas veces con una única prueba directa: la declaración de la víctima. Exigir otra prueba adicional a la víctima implica trasladarle a ella la responsabilidad de la investigación y contribuye a que las denuncias legales no se produzcan. 

Las mujeres acosadas y violentadas sexualmente prefieren no situarse en el terreno complicado de una investigación policial y judicial donde sabe se le juzgará sin ser autora del delito, sino víctima. Las investigaciones penales de estos delitos son revictimizantes.

La víctima de un abuso sexual es investigada para determinar si es una víctima inocente, creíble, que no ha provocado. Si es una víctima apropiada será examinada en su vida sexual anterior. Le será exigido probar más allá de cualquier duda razonable que se ha resistido, que no ha consentido.

El Código de Familia cubano en su Artículo 26, regula el trato entre cónyuges, y se restringe a la violencia de género desde la perspectiva de las relaciones matrimoniales, dejando fuera otras variantes violentas para quienes no estén unidos por matrimonio formalizado. No se reconocen en este cuerpo legal los efectos de la violencia psicológica o el trato cruel físico o psíquico, como sí lo hacen otros ordenamientos jurídicos de la región

Tampoco en materia de derecho penal existe alguna sección de normas que proteja a las mujeres, ni la violencia intrafamiliar se tipifica como delito único, se llega a él infiriéndolo por varios tipos penales, pero no existe como bien jurídico especial en algunos de los títulos del código.

Delitos como el ejercicio arbitrario de derecho, homicidio, asesinato, aborto ilícito, lesiones, abandono de menores, incapacitados y desvalidos, privación de libertad, amenazas, coacción, violación de domicilio, delito contra el derecho de la igualdad, violación, pederastia, abuso lascivos, proxenetismo y trata de persona, ultraje sexual, incesto, estupro y corrupción de menores son aplicados en la protección a la mujer víctima de violencia de género.

El feminicidio no está incluido en la legislación penal, pues se valora como asesinato con el agravante de parentesco con la víctima, lo que tiene como principal defecto que sustrae del delito de feminicidio el componente del género como motivación y deja a la deriva un delito que va en aumento.

La legislación penal cubana tampoco incluye la figura delictiva del acoso, mucho menos cuando este tiene lugar a través de medios informáticos, lo que se conoce como ciberacoso. Las mujeres en estos casos carecen de herramientas que garanticen su protección efectiva, pues en las Unidades de la Policía se niegan a radicar denuncia y existe una total impunidad.

No obstante, las mujeres cubanas pueden acudir a la figura del “ultraje sexual”, que sí está prevista en el artículo 303 del Código Penal. Establece que “se sanciona con privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas al que a) acose a otro con requerimientos sexuales”. Sin embargo, la experiencia indica que al formalizar una denuncia bajo este artículo es nula o escasa la posibilidad de que se logre una sanción para el acosador.

Como dato curioso, las instituciones no se han pronunciado hasta ahora, y a través de publicaciones en facebook, varios amigos cercanos al trovador han dado un giro político al suceso. Intentan defender a Bécquer con el argumento insostenible de que está siendo atacado por «enemigos de la Revolución». El propio trovador ha echado mano a ese recurso, su única respuesta a las denuncias ha sido: “yo no creo nada, yo creo en la Revolución”.

El giro político viene porque todo sale a la luz en un medio independiente, El Estornudo. Cuba no acepta la prensa independiente, de hecho es constantemente fustigada por el Gobierno que la acusa de ser financiada por el enemigo (Estados Unidos). Una de las denunciantes ha dicho que también acudió a varios periódicos oficiales y aún espera respuesta.

A raíz de estas denuncias públicas se han sumado más mujeres que dicen fueron manipuladas, agraviadas o al menos sufrieron un intento de parte de Bécker. El Estornudo ya anunció que trabaja en el procesamiento de los datos.

*Con informaciónes de El Toque y El Estornudo.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


One thought on “Mujeres denuncian agresiones sexuales en Cuba

  • el 13 diciembre, 2021 a las 8:47 pm
    Permalink

    Yo también sufrí una violación cuando era muy joven, y sé todo lo que implica, pero hay que ser muy ingenua para dejarse embaucar por una religión que incluye sacrificio de animales, y se usa mucho para hacer daño a las personas, nada bueno puede salir de esas prácticas. Un toqueteo imprevisto puede ocurrir, pero dejarse hacer sexo oral y demás cosas, ya es el colmo de la estupidez. Algunas de las víctimas fueron abusadas hace más de 10 años, creen acaso que habrá efecto retroactivo? Lo dudo mucho, aqui no funciona nada de eso. A Fernando Bécquer lo conocí personalmente hace años por un novio mio que era su amigo, él me decia que Bécquer no era una persona muy inteligente, que se habia hecho trovador para vivir del cuento. No me gustan sus canciones porque son banales y tienen sabor a machismo.

    Ah, otra cosa, sus conversaciones eran muy sosas, así que ha utilizado la religión para seducir, perdón, quise decir abusar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *