Las Grandes Ligas de béisbol, pendientes del acuerdo EEUU-Cuba

Por Daniel García Marco (dpa)

Yasmany Tomas when still in Cuba.  He was recently signed by the Arizona Diamondbacks for 68.5 million dollars.
Yasmany Tomas when still in Cuba. He was recently signed by the Arizona Diamondbacks for 68.5 million dollars.  Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — Las Grandes Ligas de béisbol están pendientes del acuerdo alcanzado por Cuba y Estados Unidos para retomar relaciones, aunque el mantenimiento del embargo seguirá impidiendo la normal llegada de peloteros desde la isla.

“La MLB está siguiendo de cerca el anuncio de la Casa Blanca”, dijo el miércoles la liga estadounidense en un comunicado en el que admitía no tener suficientes detalles para una evaluación.

Pese a que quizás haya ahora más libertad para viajar a ver jugar a un pelotero cubano, para ficharlo seguirá siendo necesario que el Departamento del Tesoro le dé una licencia. Y el paso previo es haber huido de la isla a un tercer país y declararse agente libre para fichar y recalar en Estados Unidos.

El camino de la marcha suele implicar a bandas de traficantes a los que los jugadores pagan cuantiosas sumas a la espera de un contrato millonario en las Grandes Ligas.

Rara vez los peloteros explican los detalles de las aventuras. Es el caso de Yasiel Puig, de Los Angeles Dodgers y cuya salida está siendo objeto de investigación en los tribunales de Miami y que podría ser objeto de una película.

Una productora de Hollywood compró los derechos del impactante relato publicado por la revista “Los Angeles Magazine”: tras varios intentos fallidos, salió de Cuba con la ayuda de unos contrabandistas que trabajaban para un peligroso cartel mexicano de la droga y que lo llevaron hasta la península del Yucatán en una lancha rápida.

El retraso en el pago del patrocinador del pelotero provocó que la banda mantuviera cautivo a Puig durante 20 días.

Dos personas se han declarado ya culpables de haber conspirado para sacar a Puig de la isla y hacerlo llegar a Estados Unidos.

Pese a las medidas anunciadas por el presidente, Barack Obama, el embargo comercial y financiero, vigente desde 1961, sólo puede ser levantado por el Congreso, algo que difícilmente ocurra en los próximos años.

Puig es sólo uno de los 25 jugadores nacidos en Cuba que jugaron la temporada que concluyó en octubre.

Muchos de ellos han firmado grandes contratos, ya que los equipos ven a Cuba como el mayor vivero de talento.

El último en escapar de la isla y llegar a las Grandes Ligas ha sido Yasmany Tomás, que acaba de firmar un acuerdo por seis años con los Arizona Diamondbacks por 68,5 millones de dólares.

Tomás, que acaba de cumplir 24 años, escapó de Cuba en junio siguiendo el camino de otras grandes estrellas de la isla como Puig, José Fernández José Abreu o Rusney Castillo. Llegó primero a Haití y luego pasó a República Dominicana, donde entrenó durante los últimos cuatro meses. Tras recibir el permiso del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en septiembre, pudo someterse a las pruebas de los equipos de las Grandes Ligas.

Tomás no batió el récord de mayor cantidad de dinero firmado en un primer contrato a un jugador internacional, que está en posesión de su compatriota Rusney Castillo, quien en agosto acordó unirse a los Boston Red Sox por 72,5 millones de dólares.

Se espera que en los próximos días o semanas equipos de las Grandes Ligas cierren los fichajes de Yoan Moncada y Andy Ibáñez, otros peloteros cubanos que escaparon de la isla y buscan triunfar en Estados Unidos.

El gobierno cubano ya permite que sus peloteros puedan fichar por la liga de México o de Japón y pagar un impuesto por sus ganancias.

La fuga a Estados Unidos les impide volver para jugar con el equipo nacional de Cuba, lo que ha lastrado el rendimiento de la otrora potencia.

Antonio Castro, hijo de Fidel Castro y dirigente de la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol (WBSC por sus siglas en inglés), ya pidió que los peloteros cubanos que huyeron de la isla y se convirtieron en profesionales para actuar en las Grandes Ligas puedan jugar con la selección.

“Necesitamos cambiar en los dos lados, tenemos que hacer algo realista, tenemos que hacer algo por nuestros jugadores… No es bueno para los atletas, para las familias, para nadie. Perdemos a esos jugadores, no pueden volver a jugar con el equipo nacional, ¿por qué?”, se preguntó Castro, hijo del ex líder cubano, en un reportaje sobre el béisbol cubano que emitió la cadena estadounidense ESPN en octubre de 2013.


One thought on “Las Grandes Ligas de béisbol, pendientes del acuerdo EEUU-Cuba

  • el 20 diciembre, 2014 a las 10:21 am
    Permalink

    Pirense y no esperen q abran las negociaciones, los q se piren y firmen ahora ppdran negociar directamente con los equipos y al fin y al cabo como las relacciones van a mejorar van a poder entrar y salir cuando les de la gana. Los q esperen hasta q habran van a tener q negociar mediante la comision y tony castro, ya vieron como les metieron el cambio a 2×1 esta semana, preparense pal q le van a meter a lis deportistas.

    Saludos, Luis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *