Guantánamo, Cuba, y el esfuerzo de controlar el Covid-19

Fotorreportaje por Reynaldo La O

HAVANA TIMES – Una nueva pandemia azota a la humanidad, y por su letalidad y rápida propagación provoca un giro total en el planeta, afectando las actividades económicas, políticas y sociales de cada nación. 

En apenas tres meses de su aparición, la Covid-19 ha cobrado la vida de más de 50 mil personas por el todo el mundo y el número de contagios asciende considerablemente, una batalla en la que el ganador sigue siendo el virus.

En Cuba, más de doscientos son los casos confirmados positivos hasta esta semana, los cuales son atendidos en los centros hospitalarios de aislamiento, además de sus contactos. Actualmente, el Ministerio de Salud del país trabaja para el control de la enfermedad y evitar su propagación. Quedarse en casa, sigue siendo la mejor opción.

Sin embargo, una parte de los cubanos no acatan esas medidas, violan lo establecido y así ponen en riesgo su vida y la de todos aquellos que le rodean.

En Guantánamo, por ejemplo, multitudes siguen ocupando las calles en busca de alimentos, mientras otros tantos rastrean artículos no tan necesarios en tiempos actuales de contingencia epidémica. Prevalece el uso incorrecto del nasobuco, embarazadas y ancianos en medio de tumultos, cuando lo correcto es quedarse en casa pues son los de mayor riesgo.

El Estado no ha ofrecido una alternativa para que las personas tengan comida y productos de higiene doméstica y personal suficiente para no tener que salir continuamente a buscarlos y esperar en largas colas. Lo mismo pasa con los medicamentos y las desabastecidas farmacias. Las autoridades piden disciplina, pero no presentan alternativas.

Estos son algunos ejemplos de lo que se está viendo en las calles de Guantánamo.

(Haga clic en una imagen para ver la galería.)

 

One thought on “Guantánamo, Cuba, y el esfuerzo de controlar el Covid-19

  • La amenaza es seria. Según las últimas informaciones el virus, a pesar de ser pesado por su tamaño, puede quedarse suspendido en el aire por un rato (airborne), así que una simple conversación de una persona enferma cerca de otra puede contaminarla, o alguien que pase cerca también. Lo mejor es quedarse en casa y designar a alguien que haga los mandados y a su vez que esté separado del resto de la familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *