Guanabacoa, Cuba: ¿Una ciudad olvidada?

Gabriel Estrada Reyes

HAVANA TIMES — Ya hasta me cuesta trabajo escribir sobre Guanabacoa. ¿Será tal vez que no queda nada por decir? O quizás, ¿por esa fría sensación de saber que nadie escucha lo que se dice?

Lo cierto es que esta Villa que vio nacer a numerosas celebridades de nuestra cultura, ya no ofrece grandes motivaciones. Pero no siempre fue así.

Antes se reconocía entre sus habitantes como una ciudad fabulosa, legendaria, y así la aclamaban poetas, pintores, ciudadanos orgullosos todos del esplendor de Guanabacoa.

Una tierra fértil en la que sobraban los motivos para presumir. Cualquier argumento era válido: el desarrollo de la industria, sus aguas con poderes curativos, sus tradiciones fuertemente enraizadas.

Sin embargo, para aquellos que en la actualidad buscan algún rastro de esa romántica inspiración, la tarea no les resulta fácil, por lo que prefieren salir al encuentro de otros sitios.

Para los que hemos desarrollado el sentido de pertenencia por este pueblo solo nos queda la indignación y el ansia de alzarnos en cada tribuna posible para hacer que alguien impida, de manera eficaz, el deterioro de esta ciudad.

Cada día es peor. Siempre hay un algún muro en peligro inminente de derrumbe y la opción más viable suele ser tumbarlo antes de que mate a alguien.

Así pasó Guanabacoa de ser aquel sitio perfecto para el reposo, a este espacio que hoy conocemos, lleno de agujeros en su paisaje y donde casi no quedan evidencias de aquellas galas que le atribuyeron el apelativo de La Bella.

Si pensamos en la situación económica de nuestro país, que ha provocado que esta realidad se extienda a otros sitios de Cuba, encontraríamos pues, rápidamente, una justificación para ver con más calma este desastre. Pero para los que no están familiarizados con el devenir de Guanabacoa, existe una información que no es posible pasar por alto:

Esta ciudad y la Habana Vieja, son los únicos Centros Históricos Urbanos en todo el Occidente de la isla que poseen la distinción de ser Monumentos Nacionales.

¿Cómo?

Pues así mismo. Estamos asistiendo todos los días a la desaparición de un sitio patrimonial de este país.

No existe una calle en Guanabacoa por donde camines, que revele algún tipo de estrategia de conservación llevada a cabo por los organismos pertinentes.

Y aunque con el transcurso del tiempo la ciudad ha sufrido grandes transformaciones, muy pocas han sido en su beneficio.

En este sentido, el caso específico de las viviendas es ilustrativo de un fenómeno más amplio: la realidad económica nacional; pues las tristes intervenciones que se pueden observar, muchas veces no han sido fruto del desconocimiento, sino de la insuficiencia de materiales y de recursos necesarios para su buen restablecimiento.

Guanabacoa carece de una estructura corporativa organizada en función de la preservación de su patrimonio. Existen demasiadas instituciones que median entre la voluntad de conservar y su puesta en práctica. No hay una voz que dirija esta labor por tanto queda siempre inconclusa.

Varios son los ejemplos que ilustran este desdén, pero eso es tema para otro artículo. De momento, la idea de devolver la vitalidad a esta singular Villa es un argumento más que suficiente. Tal vez logremos que el olvido no termine por devorar de un solo bocado a Guanabacoa.

One thought on “Guanabacoa, Cuba: ¿Una ciudad olvidada?

  • Y si uno de esos vuelcos que tienen las sociedades se presenta en Cuba, Guanabacoa será el punto hacia donde desfilen quienes busquen vivir fuera de la parafernalia habanera pero con la cercanía a los requerimientos que se tienen de la capital… al tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *