Esto no es un show televisivo

Por Yusimí Rodríguez

derechos-humanos-unoHAVANA TIMES — La novena sesión del Foro sobre Cuestiones de las Minorías del Consejo de Derechos Humanos de la ONU tuvo lugar 24 y 25 de noviembre, en el Palacio de las Naciones, en Ginebra. El tema fue Minorías en Situaciones de Crisis Humanitaria.

En la jornada del jueves 24 se realizaron dos paneles. Ambos fueron seguidos por numerosas denuncias de violaciones de derechos humanos contra minorías étnicas, lingüísticas y religiosas, por parte de organizaciones de la sociedad civil. Alarmante resultó la situación de los coptos en Egipto, que, según los oradores, son víctimas de odio y fanatismo religioso musulmán, promovido en libros de texto, que incitan, incluso, a comer la carne de quienes no profesen el Islam.

Minorías étnicas iraníes también denunciaron violaciones de sus derechos en su país. Hubo denuncias de ataques contra poblaciones indígenas en Bangladesh; de la población palestina que ve violados sus derechos en su territorio por los ocupantes israelíes; de población de origen africano en Mauritania y Turquía; de representantes de la sociedad civil mogola que refiere afectaciones a su ecosistema y desplazamiento por parte de las autoridades chinas.

La reacción de la Delegación de la República Popular China ante la denuncia de la sociedad civil mogola fue pedir al presidente del Foro que detuviera al orador, pues su discurso era politizado y evidenciaba una intención separatista. La moción de la delegación china fue secundada por representantes de los estados venezolano, ruso, iraní, pakistaní, cubano y libio.

A favor del derecho de la sociedad civil a denunciar violaciones, estuvieron las delegaciones oficiales de Estados Unidos, Austria y el Reino Unido. Cada intervención a favor de la sociedad civil fue aplaudida por los presentes.

El argumento de la delegación del Estado cubano para apoyar a la delegación china, fue que el tema del Foro era Minorías en Situación de Crisis Humanitaria. No tuvo en cuenta la necesidad de proteger a las minorías antes, durante y después de las crisis, planteada por los panelistas, ya que las minorías están en desventaja desde mucho antes. Las crisis humanitarias solo agravan su situación.

La representación de la Federación Rusa también pidió que las organizaciones de la sociedad civil se atuvieran al tema del Foro. Sin embargo, el lunes 21, durante el Foro de Democracia y Derechos Humanos, dedicado a la Participación de los Jóvenes en la Política, la representante rusa dedicó su intervención a la demagogia y el populismo que se impusieron en las elecciones de Estados Unidos. ¿Eso guardaba más relación con el tema de aquel Foro, que las denuncias de la sociedad civil sobre las violaciones de derechos humanos a las minorías con un Foro de Minorías?

Es llamativo, también, que la delegación oficial de Cuba, defensora de causas independentistas como la de Puerto Rico (opción que no cuenta con apoyo mayoritario en ese Estado Libre Asociado) y Cataluña, no se identifique con quienes no desean formar parte de la República Popular China.

La situación se repitió con denuncias por parte de organizaciones de la sociedad civil, que afectaban a los Estados de Egipto e Irán. Se tornó predecible qué delegaciones oficiales apoyarían a los representantes de estos estados, y cuáles, a los representantes de la sociedad civil, incluyendo las delegaciones oficiales de Canadá, Noruega y Suiza.

La representación cubana criticó el hecho de que unas delegaciones fueran aplaudidas al presentar sus mociones y otras, no (incluyendo la suya). “Esto no es un show televisivo”, afirmó el representante del Estado cubano.

Nadie, ni la joven representante de una minoría étnica en Irak, que afirmó haber denunciado las violaciones contra su etnia en dos sesiones previas de este foro, y nada ha cambiado, pensaría en este Foro como un show televisivo. Aplaudir es una forma de expresar aprobación.

El Foro es un espacio donde las organizaciones de la sociedad civil pueden expresarse con libertad, en muchos casos, con más libertad que en los propios países, incluido el nuestro. Aplaudir aquello con lo que nos identificamos es una forma de ejercer el derecho a la libre expresión. Por tanto, los presentes continuaron aplaudiendo a quienes apoyaban el derecho de la sociedad civil, pese a la queja del representante cubano, que, al parecer, quería aplausos también.

Pero igualmente es llamativo que el representante de Estados Unidos, donde las violaciones de derechos humanos y los crímenes de odio contra minorías afrodescendientes, comunidades hispanas, musulmanas y LGBTI, se han vuelto rutinas, apoyara tan fervientemente la libertad de expresión de la sociedad civil. Cabe preguntarse cómo habría reaccionado, si hubiese existido alguna denuncia por parte de las víctimas de continuas violaciones de derechos en su país.

Quizás, habría reaccionado como los representantes de las delegaciones de China, Rusia, Irán, Egipto, Turquía y Mauritania: intentando desmentir e, incluso, denunciar a los oradores de la sociedad civil.

También es posible que reaccionara como el representante de Colombia. Luego de haber afirmado que el Estado colombiano vela por los derechos de las víctimas y entrega ayuda humanitaria, y que en el nuevo acuerdo de paz contiene un enfoque diferenciado, con la inclusión de un capítulo sobre minorías, no intentó desmentir ni silenciar la crítica intervención de Erlendy Cuero Bravo, vicepresidenta de Afrodes, víctima directa del conflicto y, hasta el presente, de continuas amenazas.

Erlendy afirmó que existe una invisibilidad estadística de las minorías; el racismo caracteriza a la sociedad y a las instituciones; la violencia sexual contra mujeres afrodescendientes e indígenas ha sido una estrategia de todos los grupos armados; el gobierno colombiano ha formulado leyes que cumplen estándares internacionales, pero sigue fallando en el fortalecimiento de las comunidades.

La falta de tiempo impidió escuchar a otros oradores, pero quedó la idea de que los estados deben abordar el tema del empoderamiento de las minorías.
——-

Nota: El primer panel trató: Marco jurídico y conceptos claves, con presentaciones a cargo de Geoff Gilbert, profesor de Derecho Internacional, de la  Universidad de Essex; Sandra Krähenmann, investigadora de la Academia de Derecho Internacional Humanitario y Derechos Humanos, de Ginebra; Christine Knudsen, directora del proyecto Esfera, Carta Humanitaria y Normas Mínimas en la Respuesta Humanitaria, y Felipe González, profesor  de Derecho Internacional y expresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Durante la tarde: El respeto a los derechos de las minorías como medio de prevenir y mitigar los efectos de las crisis humanitarias, integrado por Volker Turk, Alto Comisionado Asistente de las Naciones Unidas para los Refugiados, responsable de Protección de Refugiados (UNHCR); Ojot Miru Ojulu, oficial de Abogacía en la Federación Mundial Luterana; María Luisa Silva, directora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en Ginebra, y la Señora Erlendy Cuero Bravo, vicepresidenta de la Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes).

 

 

 


5 thoughts on “Esto no es un show televisivo

  • el 8 diciembre, 2016 a las 4:46 pm
    Permalink

    “El argumento de la delegación del Estado cubano para apoyar a la delegación china, fue que el tema del Foro era Minorías en Situación de Crisis Humanitaria. No tuvo en cuenta la necesidad de proteger a las minorías antes, durante y después de las crisis, planteada por los panelistas, ya que las minorías están en desventaja desde mucho antes. Las crisis humanitarias solo agravan su situación.”

    —–En serio????????
    Que no me j….. Que aquí en cuba la tecnología que se usa es China… Y por otro lado, con un argumento así puedo concluir por qué en Cuba los derechos de las minorías (sexuales) siguen dentro de una gaveta.

  • el 8 diciembre, 2016 a las 6:41 am
    Permalink

    Excelente el post de Yusimí por la información que nos revela.Igualmente creo que el comentario del Bobo de Abela es excelente.Los periodistas cubanos deben dejar de hacer concesiones en los textos para complacer la policía política cubana. Sobra la hipótesis sobre la conducta de los EEUU que ni siquiera existió.
    Con relación a la posición de Cuba ya se sabe que apoya a todos los gobiernos dictatoriales del mundo.Por eso es alarmante que el gobierno de Cuba sea miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Habría que expulsarlo porque su expediente sobre los Derechos Humanos en Cuba es realmente violatorio de la mayoría de los Derechos económicos sociales culturales, civiles y políticos. Los tres primeros no son ni reivindicables ni justiciables los dos últimos están prohibidos en Cuba.Por eso el gobierno cubano viola la Convención contra la tortura de la ONU, habiendo ratificado su adhesión desde mayo de 1995.En los EEUU no es política de estado la violación de los derechos humanos.En Cuba en cambio es una política del Estado Partido, por sus leyes, y por la ausencia de protección en sus leyes para las víctimas, por la práctica de sus instituciones represivas policía, la seguridad del estado y los tribunales.Es la autoridad la que impone la violación y no hay manera de defenderse de estas violaciones estatales y partidarias.

  • el 8 diciembre, 2016 a las 6:37 am
    Permalink

    Yusimi, y de Cuba, que se dijo?

  • el 8 diciembre, 2016 a las 12:00 am
    Permalink

    Yusimí:

    Estás confundiedndo cosas. La actitud del gobierno cubano y sus amiguitos (no por casualidad los gobiernos más represores del planeta), ha sido siempre la misma, hipocresía y doble moral para ocultar la represión contra minorías étnicas, y sobre todo, contra el disenso. En estos países, desgraciadamente, existe una política de estado que conscientemente instrumenta, alienta y apoya estas violaciones. En el caso de EEUU, respondo tu pregunta: las denuncias a estas violaciones contra las minorías, ya hace rato que se han hecho miles de veces en todos los medios de difusión de EEUU, ya sea por periodistas o por particulares, o por los propios dolientes; y hay personas sancionadas o en vías de serlo, por esta causa. También es verdad que no todos los violadores resultan castigados, pero la libertad de expresión para denunciar estos hechos no tiene cortapisa alguna, para eso está la Primera Enmienda. Como dijera Kerry en La Habana , una cosa es que un policía, por decisión personal, cometa una violación de ese tipo, por ejemplo, y otra que exista una política de estado que contemple esas violaciones. En Cuba la política de estado ha discriminado Y discrimina conscientemente a cubanos por oponerse al gobierno, y a cubanos por ser cubanos ¿Y qué le pasa al que osa levantar la voz públicamente contra esto?.
    No confundamos.

  • el 7 diciembre, 2016 a las 10:32 pm
    Permalink

    Yusimi, para comenzar deberias explicar que hacias tu en ese foro de la ONU o si lo que reportas lo viste a traves de la TV. El tema es muy importante pues hay una corriente en el mundo que fomenta el odio religioso, etnico y contra los emigrantes.

    Este parrafo lo pusiste en el post pero no le encuentro ningun sentido. Limpieza ante la policia politica cubana?

    “…Pero igualmente es llamativo que el representante de Estados Unidos, donde las violaciones de derechos humanos y los crímenes de odio contra minorías afrodescendientes, comunidades hispanas, musulmanas y LGBTI, se han vuelto rutinas, apoyara tan fervientemente la libertad de expresión de la sociedad civil. Cabe preguntarse cómo habría reaccionado, si hubiese existido alguna denuncia por parte de las víctimas de continuas violaciones de derechos en su país…”

    En los USA como en cualquier pais que recibe anualmente cientos de miles de emigrantes ocurren casos de discriminacion y hasta crimenes de odio. Pero la diferencia es que en los USA eso son delitos graves que son sancionados en el codigo. Esa es la razon por la que no encontraste denuncias de la sociedad civil contra ese pais.

    En el caso de que estes en Ginebra, aprovecha y denuncia que en Cuba existe el decreto ley 217 de 1997 del Consejo de Ministros discriminatorio contra los orientales que intentan radicarse en la capital del pais. Tal vez pudieran considerarse minorias etnicas o culturales a nuestros santiagueros, guantanameros, granmenses, holguineros, que son deportados de forma expedita por el estado cubano dentro de su propio pais, en muchos casos ya teniendo una familia formada lo cual resulta mas denigrante e inhumano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *