Cuba: Comenzaron los traspiés

Plaza de la revolución el 30 de diciembre, 2014.
Plaza de la revolución el 30 de diciembre, 2014.

José Jasán Nieves Cárdenas  (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES — El performance “artístico” que planeó realizar Tania Bruguera en la Plaza de la Revolución, este 30 de diciembre, fue la primera de las muchas zancadillas que habrá de recibir el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, después de que el pasado 17 de diciembre Washington y La Habana hicieron pública esa voluntad.

La hora de la cita en el penúltimo día del año llegó y la Plaza continuó como estaba, soleada y muy poco concurrida. A lo lejos un grupo del siempre nutrido contingente de periodistas de medios extranjeros, aguardaba a los convocantes, que no llegaron. La detención domiciliaria y el arresto de algunos de los activistas que presuntamente “actuarían” en el performance de la Bruguera, congeló la propuesta que encerraba una provocación.

Desde que se dio a conocer la iniciativa por parte de la plataforma #Yotambienexijo se veía venir un escenario de confrontación y violencia, que podía haber tenido consecuencias muy difíciles.

Tania Bruguera, que arribó el sábado a La Habana, había recibido por parte del Consejo Nacional de Artes Plásticas la alternativa de mudar su performance hacia el Museo Nacional de Bellas Artes, un espacio no politizado; pero no la aceptó.

Lo sucedido en torno a esta “acción artística” que no atrajo a personas “de a pie”, y que además fue malograda por las varias detenciones de activistas disidentes –como al parecer ha sido el caso de A. Rodiles, E. Ávila y R. Escobar– fue también una muestra concentrada de lo complejas que se volverán las estrategias políticas, ahora que supuestamente terminó el enfrentamiento directo entre los dos gobiernos y que pasamos al terreno de las voluntades solapadas.

Querer montar una tribuna en uno de los espacios más simbólicos del relato épico de la Revolución cubana, sin su autorización y a contrapelo; e instar a que surja allí una tribuna de protesta al estilo Tahrir, en Egipto, Maidán, en Ucrania u Occupy Wall Street, en Nueva York, suena a intento de abofetear en los cachetes respectivos no solo al gobierno cubano, sino también a la parte del gobierno de Washington que está buscando desmontar la cara brutal que ha tenido la política hacia Cuba por más de 50 años. La provocación buscaba represión, no verdadero diálogo.

La jerarquía isleña actúa ahora sabiendo que el gobierno norteamericano modificó el método, y no el objetivo, de “cambio de régimen”.

Periodistas en la plaza.
Periodistas en la plaza.

Bruguera y sus patrocinadores han conseguido unos minutos de televisión y un rato de trending topic, en estos festivos días de fin de año. De paso propiciaron que muchos medios de comunicación reafirmen la imagen de las autoridades del archipiélago como limitadores de la libertad de expresión. No por gusto la bloguera disidente Yoani Sánchez felicitó con antelación en la tarde de hoy a la Bruguera: “le transmití que parte de su performance ya se ha hecho al revelar la censura”.

A solo días de haber inaugurado esta nueva etapa de relaciones bilaterales, el gobierno de Cuba tiene ante sí otra vez los mismos problemas: ¿Cómo asegurar gobernabilidad y soberanía frente a enemigo tan poderoso? ¿Cómo tramitar el deseo/derecho de libre expresión de cualquier cubano?

Esta saga solo acaba de comenzar. Es muy probable que regresen una y otra vez estas escaramuzas. Y habrá que ir tanteando nuevos tipos de respuestas que tiendan cada vez más a aliviar la hostilidad y ampliar los márgenes de tolerancias entre todos los concurrentes, mientras el juego sea limpio.

Hoy es un día lamentable donde imperó la rabia. Tania Bruguera no aparece aún al cierre de esta nota. Los activistas comienzan el reclamo por ella. Y da la impresión de que se abre otro círculo de ambigüedades, opacidades, distorsiones, de todos los lados… Justo lo que el pueblo cubano no merece, al pie de un año nuevo que debería ser, al menos en su alborada, un remanso de paz.


35 thoughts on “Cuba: Comenzaron los traspiés

  • el 2 enero, 2015 a las 1:44 pm
    Permalink

    Veamos, José Jasán,

    Supongamos que Tania va a la plaza, unos cuantos locos hablan por el micrófono, se acaba el asunto y todos se van a casa tranquilos.

    Entonces no se altera para nada el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, al contrario, se refuerza.

    Pero como el régimen optó por encarcelar a Tania, entonces sí que se compromete el acercamiento.

    Por otra parte, exactamente ¿por qué detuvieron a Tania? Lo pregunto porque eso de ofrecer un micrófono a quien quiera usarlo es perfectamente legal en todo el mundo, sin necesidad de pedir ningún permiso. Y hasta diría que es perfectamente legal en Cuba.

    Aunque bien pensado creo que han detenido a Tania por terrorismo, por el terror que infundió en el régimen ante la terrible amenaza de ofrecer un micrófono libre a los cubanos.

  • el 2 enero, 2015 a las 2:16 am
    Permalink

    En mi opinion cuando los USA son amigos ya se olvidan de derechos humanos pues en todo el mundo se violan, tenemos el caso de China, Arabia Saudita y muchos otros lo que no entiendo es, que vengan a decir que esto entorpeceria las nacientes relaciones pues a los 2 les interesa ahora, por que hacer las cosas asi?
    1- Podrian quitar la electricidad en la plaza y el microfono (si se lo daban) no funciona, pensando en eso hubieran llevado baterias entonces, pondrian una fila de “cubanos de a pie” que casualmente darian todos vivas a Fidel.
    2- Los arrestos lo hicieron a gentes conocidas por su disidencia y a otros que pasaron por alli y por casualidaaa…o por curiosidad tambien se unan al show no lo permitiran porque esta plaza es de Fidel…..jajajaj…estas calles son de Fidel….y la perla…..esta es tu casa Fidel….entonces con esa logica no se dan permisos si no lo autoriza Fidel.

  • el 2 enero, 2015 a las 1:57 am
    Permalink

    Para José Jasan Nieves: Se le aplicó una prueba de libertad de expresión a Cuba pero desaprobamos. No tenemos libertad de expresión. Al parecer el performance de Tania Bruguera podía tumbar la revolución, o sea, un acto artistico podia terminar destruyendo el socialismo en Cuba. Por qué la seguridad del estado le tiene tanto miedo a este performance. Quiere decir que el socialismo es muy débil?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *