Capital de Cuba exige control de crisis de la basura

La Habana no cuenta con sistemas integrales de clasificación y reciclaje de sus desechos. Intercepción del barrio residencial El Sevillano, municipio de Diez de Octubre.   Foto: Archivo IPS-Cuba

Mientras el gobierno territorial exige cumplir regulaciones urbanas, crecen las denuncias por las irregularidades en la recogida de la basura.

Por IPS Cuba

HAVANA TIMES – Las denuncias en las redes sociales sobre la situación de la basura en la capital de Cuba aumentaron exponencialmente desde inicios de este mes de septiembre y dieron un nuevo giro esta semana con una publicación del Portal del Ciudadano de La Habana sobre un reglamento para preservar la higiene en La Habana.

Replicado en medios de comunicación locales de amplia audiencia, el texto anuncia la entrada en vigor de la Resolución 87/2022 del Gobernador de La Habana que, el 10 de junio pasado, estableció el Reglamento para el Ornato, la Higiene y los Servicios Comunales en el territorio capitalino de más de 2,1 millones de habitantes.

Entre otras medidas, el documento incluye multas por violar el horario establecido para arrojar los desechos en los contenedores; ocasionar daños a los depósitos colectivos de recogida de desechos domiciliarios; y verter escombros, materiales de la construcción, residuos de poda y objetos en desuso en la vía pública o áreas de uso común.

Además de que “se demoran días para recoger la basura en la esquina de mi cuadra, tienen uno o dos tanques (contenedores) máximos que se llenan en un día. Resuelvan primero los problemas que también hay con el poco abastecimiento de tanques de basura para luego cuando quieran poner una multa lo hagan con razón”, opinó Yeniset Soutuyo en la red social Facebook.

Más de 70 comentarios publicados en menos de 24 horas en la página del Canal Habana, televisora de la capital, insisten en dos aristas del asunto: está muy bien que se tomen medidas con la población, pero primero se deben garantizar servicios eficientes de recolección de desechos en la urbe.

Entre las alternativas propuestas en las redes sociales está involucrar a cooperativas y pequeñas o medianas empresas privadas en los servicios. Parque del reparto habanero de Santos Suárez.

Vergüenza contra basura

La información del Portal del Ciudadano de La Habana sucedió a la saga de testimonios, imágenes y denuncias que acompañaron a una publicación realizada en su página personal de Facebook por el periodista del diario Juventud Rebelde, José Alejandro Rodríguez, bajo el título Vergüenza contra basura.

“Alerto sobre la actual crisis de la basura, que ya no admite más espera en muchos barrios de la capital, sin que Servicios Comunales brinde una explicación a la ciudadanía. Porque entre basura no se puede vivir. No nos merecemos vivir así”, asegura Rodríguez en su texto del pasado domingo 4 de septiembre.

Con una larga trayectoria en la promoción de espacios periodísticos de canalización de inquietudes de la ciudadanía, Rodríguez reconoce la existencia de “indisciplina social” y problemas económicos acumulados, pero, al mismo tiempo, llama a brindar información a la población y buscar alternativas en sectores no estatales.

“Lo que sí no puede aceptarse es vivir entre la basura días y días, con el consiguiente desánimo y el malestar que va generando”, añadió el periodista.

A la galería de fotos publicada por Rodríguez de varios contenedores desbordados de basura en el barrio residencial de El Sevillano, en el municipio de Diez de Octubre, se sumaron otras similares compartidas por colegas y seguidores de diferentes zonas de la ciudad y de otras provincias como las orientales Guantánamo y Santiago de Cuba.

“Es un verdadero dolor de cabeza y sucede en todo el país (…) En la calle donde vivo, en el medio de Santa Clara, es vergonzoso. Nos vamos a enfermar. Habrá que buscar otras fórmulas para la recogida de desechos sólidos”, comentó la periodista Dalia Reyes Perera desde la capital de la provincia central de Villa Clara.

Acera aledaña a la entrada del policlínico habanero Louis Pasteur

Responsabilidades compartidas

“Las medidas deben estar bien pensadas y contar con las personas. Yo vivo sola y trabajo lejos. Salgo de la oficina tarde y a veces me demoro tres horas para llegar a la casa. Llego ya de noche y tendría, a esa hora, que atravesar varias cuadras oscuras para llegar al tanque”, comentó a la Redacción de IPS Cuba Raquel Pérez, vecina del municipio Cerro.

Según las últimas orientaciones publicadas en los medios de comunicación en 2020, en La Habana las personas están autorizadas a extraer la basura de sus hogares entre seis de la tarde y diez de la noche. Y los equipos de servicios comunales deberían hacer sus recorridos por los 105 consejos populares de la ciudad con regularidad.

Sin embargo, habitantes de varias zonas de la capital atestiguan que a veces pasa más de una semana sin que se recoja la basura, los depósitos se desbordan y la insalubridad crece.

“A inicios de 2022 pusieron ocho tanques plásticos nuevos en el parque de la esquina. Ya quedan cuatro. Es cierto que hay personas que les roban la tapa, las ruedas, los tornillos, pero también es verdad que los trabajadores de comunales los dañan al tirarlos o que se compran tanques de muy baja calidad”, añadió Pérez.

Así, a los problemas con los contenedores y la regularidad de los servicios, se suma a veces la distancia a recorrer para botar los desperdicios domésticos. “No importa que la mayoría de los pobladores, por demás adultos mayores, tengan que caminar hasta 10 cuadras para encontrar un depósito”, alertó María Julia García Caso en el intercambio con Rodríguez.

Necesidad de soluciones integrales

Según el I Informe Voluntario de Cuba sobre la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el país trabaja en una propuesta de reordenamiento de los servicios comunales a partir de un sistema empresarial subordinado a los gobiernos provinciales y municipales, en dependencia de la estructura que se decida a nivel local.

“Al cierre del 2019, más de 8 millones de habitantes de las zonas urbanas contaban

con servicio de recolección de desechos, lo que representa el 77 % de la población” de más de 11,1 millones, añade el documento oficial.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.