Buscando amapolas

Por Emilie Vardaman

HAVANA TIMES – Justo después del amanecer, las tres intrépidas Ladyranchers nos subimos a mi auto todo terreno llamado Luna.

Mi rancho de 0.4 hectáreas de tierra se encuentra en el lado estadounidense de la frontera mexicana, y actualmente, tres mujeres viven en el.

La mañana estaba fresca y nublada, pero se esperaba que despejara.

Nos dirigimos desde nuestro pequeño pueblo en la frontera mexicana, a través de McNeal, Elfrida, y justo al norte de Sunsites en busca de unos campos de amapolas de California. Recordando la belleza del año pasado, quería compartirla con las dos mujeres.

Una hora después, estábamos allí, estacionados al otro lado de la carretera del Servicio de Helicópteros JH, justo en la esquina de Wylie Coyote Road y Horse Country Road. De Verdad.

 

Pero las amapolas aún dormían. La fresca mañana y el nublado comienzo del día las habían dejado incapaces de abrir todavía.

Excepto por una.

Entonces esperamos. Caminamos un poco y encontramos algunas otras cosas para fotografiar.

 

 

 

Hacía bastante frío, así que volvimos a subir al auto y comimos nuestros bocadillos. Bueno, al menos yo lo hice. Devoré todo lo que había traído: el extremo de una bolsa de pretzels de mantequilla de maní, una barra energética con marañones, cerezas y banano.

Finalmente se calentó el día y las amapolas se abrieron y llenaron los campos.

 

Y no solo amapolas.

 

 

Alrededor de las 10:30, decidimos regresar al sur haciendo una parada rápida para fotografiar los restos de un antiguo molino de viento.

 

Echamos gasolina en Elfrida porque los precios eran mucho más bajos que en Bisbee, pueblo cercano de mi casa.

 

Pasamos un campo arado y listo para sembrar y uno ya sembrado.

 


 
Esta parte del condado es conocida por el algodón, aunque es un cultivo absurdo para cultivar en el desierto. Se necesitan más de 5000 galones de agua para producir 1 kg de algodón. ¡No es de extrañar que nuestro nivel freático esté cayendo! Y luego vimos un campo: parecía que algunas pacas de algodón habían explotado antes de ser recogidas.

 

Pronto estábamos cerca del desvío a Whitewater Draw. ¿Por qué dejarlo pasar?

 

 

Nido de orugas de carpa

Ninguna grulla ya que todas se habían ido al norte. Pero había cientos de mirlos de cabeza amarilla.


 
Y luego la estrella del espectáculo: ¡mamá lechuza y sus bebés!

Puedes ver un segundo bebé escondido detrás del primero.

 

El bebé tímido todavía se escondía detrás de mamá.

En camino a casa, otro viejo molino de viento.

Amapolas, Whitewater, mirlos, búhos y dos viejos molinos de viento. Estábamos saciados durante los últimos veinticinco minutos camino a casa.

 

(Haga clic en una imagen para ver la galería.)

 

Un comentario sobre “Buscando amapolas

  • y las amapolas? no las recolectaron para hacer lo que ustedes en california saben hacer?

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.